Newtral
Esperanza alemana para salvar el turismo internacional
Siguiente

Esperanza alemana para salvar el turismo internacional

Tras la cuarentena británica anunciada por sorpresa, buena parte de las expectativas por socorrer la temporada se centran en el país germano, otro de los grandes emisores de turistas a España

EFE/Atienza

El sector turístico español encara agosto con la desilusión de los últimos varapalos encadenados en el ecuador del verano. Si el horizonte ya se asomaba renqueante hace dos meses con las primeras perspectivas de la temporada estival, los rebrotes han terminado por derrumbar las pocas ilusiones que restaban para el turismo internacional. 

  • El agravamiento de la situación epidemiológica en España ha motivado al Reino Unido a activar el 26 de julio una cuarentena obligatoria de 14 días a los viajeros que hayan visitado cualquier punto del país. El Gobierno español negoció sin éxito excluir del veto a Canarias y a Baleares.
  • Al tiempo de comunicarse la restricción, varios turoperadores decidieron anular sus paquetes de vacaciones en el país. La compañía angloalemana TUI, el operador más grande de Europa, anunció la suspensión de sus programas con destino a la península del 27 de julio al 10 de agosto y a las islas hasta por lo menos el día 4.

Mermado el turismo británico –el mayor emisor de viajeros a España– tras la imposición de su cuarentena de dos semanas, merece la pena preguntarse qué dimensión cobrará la pandemia en otro de los mercados turísticos más importantes del país: el alemán.

Lo más importante

España recibió 1,13 millones de turistas alemanes en agosto de 2019, según el balance de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

  • Desde que se empezaron a recoger datos en 2001, Alemania ha enviado a España una sólida cifra de más de un millón de viajeros cada mes de agosto, excepto en 2009 y 2010, cuando la crisis financiera desplomó el dato más de un 15%.
  • Tras una recuperación progresiva, la recepción de turistas germanos experimentó otro descenso a partir de 2017, notablemente por los efectos de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils.

El sector prevé que el turismo internacional descienda significativamente con respecto a otros años por factores como las restricciones fronterizas, la peor situación económica o el miedo a la enfermedad.

  • La patronal española Exceltur estima que la demanda extranjera hacia España se reducirá un 61,8% para el conjunto del año con respecto a 2019. En junio, caerá un 98,6%; en julio, un 66,2%; y en agosto, un 58,9%.
  • El presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viaje Especializadas (ACAVE), Martí Sarrate, asegura que el sector vive ahora un nuevo “parón” tras la leve reactivación que había vivido después de la apertura de fronteras. Según el colegiado, las reservas ya estaban bastante “ralentizadas” y las noticias son cada vez más negativas, por lo que este nuevo golpe ha provocado que la temporada turística esté ya “totalmente” dirigida al mercado nacional.

Para peor suerte, el Ministerio de Exteriores alemán ha añadido a Aragón, Cataluña y Navarra a su enumeración de destinos “de alto riesgo” para el turismo “por las nuevas cifras de infección” en dichas comunidades.

  • La inclusión en el listado implica la obligatoriedad de someterse a un test gratuito en el mismo aeropuerto de llegada a Alemania a todo viajero procedente de dichas regiones.

¿Cuál es el contexto?

Los rebrotes de COVID-19 en suelo español han propiciado que distintos Gobiernos europeos desincentiven los viajes a España. La cuarentena británica anunciada por sorpresa y la lista alemana de zonas inseguras no son más que la cola de una serie cada vez más extensa de Estados que imponen algún tipo de limitación de desplazamientos al país.

  • El primer ministro de Francia, Jean Castex, ha recomendado “vivamente” a sus conciudadanos no visitar Cataluña “hasta que no mejore la situación sanitaria”.
  • Bélgica ha prohibido los viajes no esenciales a las provincias de Lleida y Huesca y obliga a quienes se encuentren ya allí a someterse a un test y a una cuarentena de 14 días una vez retornen al país.
  • Y en el resto de Europa, hay otros Estados además de Reino Unido que imponen, en distintas gradaciones, alguna modalidad de cuarentena para viajeros originarios de cualquier zona de España: Holanda, Irlanda, Noruega y Finlandia.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Salvaguardar o no el flujo de turistas alemanes dependerá particularmente de la evolución de los contagios en Baleares y, en menor medida, de la coyuntura en Cataluña y Canarias.

  • El archipiélago balear aglutina por sí solo cerca de la mitad de los viajeros germanos cada verano. En agosto de 2019 recibió el 54,25%, seguido a lo lejos por Cataluña (15,48%) y Canarias (14,86%).
  • De momento, solo los catalanes se encuentran en la lista de destinos desaconsejados por el Ministerio de Exteriores alemán.

Un rebrote agudo en Baleares podría echar a perder los buenos resultados del proyecto piloto de corredor seguro entre Alemania y las islas inaugurado el 15 de junio.

  • El programa permitió la llegada de 11.000 turistas germanos al archipiélago en apenas dos semanas.
  • En una minicumbre a finales de junio entre los titulares de Exteriores de ambos países, el ministro alemán Heiko Maas expresó su “admiración y respeto” por la preparación “exhaustiva” de España para poder recibir a los turistas de forma segura, a tenor de los resultados del corredor sanitario balear.

Para mantenerse a flote en el mercado turístico internacional, España debe igualmente hacer frente a Portugal, Grecia, Italia, Croacia y Francia, sus principales competidores en el Mediterráneo europeo.

  • España presenta a 31 de julio la cifra de contagios de COVID-19 más elevada de entre todos, muy superior a la de algunos de sus rivales: en positivos por cada 100.000 habitantes, los lusos registran 1,2 veces menos casos; los balcánicos, 4,9; y los helenos, 14,8.
  • Al mismo tiempo que suspendía sus paquetes de viajes a España, el turoperador TUI anunció que incrementaría sus vuelos a Grecia y a Turquía.

#Fact

Las previsiones del impacto económico de la pandemia en el sector turístico español son cada vez más pesimistas conforme avanza el verano.

  • Según Exceltur, la caída de la actividad en el sector se traducirá en 83.134 millones de euros perdidos en 2020.
  • Los datos que maneja el foro empresarial Mesa del Turismo reflejan sin embargo que la paralización puede costar más de 90.000 millones de euros solamente a finales de septiembre –y hasta 120.000 millones al término del año–, así como la destrucción de cerca de 1,5 millones de puestos de trabajo.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

1 Comentario

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente