Newtral
¿Llevamos años de recortes en sanidad? Los engaños más comunes al analizar los datos
Siguiente

¿Llevamos años de recortes en sanidad? Los engaños más comunes al analizar los datos

La pandemia del coronavirus se ha encontrado con un sistema sanitario con menos recursos, pero no todos los datos que se difunden son correctos. Te explicamos cómo han variado el gasto público, el porcentaje destinado a conciertos, los hospitales, las camas y el personal que trabaja en salud


Ahora que todas las miradas apuntan a la sanidad y se hace evidente la necesidad de contar con un sistema robusto, nos habéis preguntado por las cifras de recortes en el gasto público y cómo se refleja en la calidad de nuestro sistema de salud. 

Pero los datos no son iguales para todas las comunidades autónomas ni tampoco siguen una tendencia exacta, sino que varían en función de los años que se comparan. Además, los expertos explican que el gasto no siempre es el mejor indicador para medir la calidad del sistema, por lo que no todas las interpretaciones son válidas. 

Existen otras variables que explican mejor las cifras y su contexto, como el gasto por habitante o la variación del personal sanitario en función de sus condiciones laborales. Por eso, hemos recopilado los datos que publica el Ministerio de Sanidad sobre cómo han variado el gasto público, el gasto destinado a conciertos, el número de hospitales y camas, y el personal en instituciones sanitarias y hemos hablado con tres expertos para entender cómo se deben interpretar las cifras para evitar los engaños más comunes.

Analizar el gasto desde el máximo alcanzado

Entre 2008 y 2018, el último año con información disponible, el gasto consolidado en sanidad pública ha aumentado un 6,6%. Pero si se compara solo un año después, de 2009 a 2018, el gasto sanitario solo ha aumentado un 0,67% en nueve años. Como reflejan los datos, no ha sido un aumento continuado y por eso las cifras varían tanto dependiendo de los años en que se miren. 

En 2009 hubo un pico en el gasto de 70.672 millones de euros y hasta 2018 no se había vuelto a recuperar esa cifra. Por eso, los expertos recomiendan hacer la comparación entre el último año en que el gasto creció con la cifra más reciente para comprobar la variación, como señala Álvaro Hidalgo, experto en Economía de la Salud en la Universidad de Castilla-La Mancha.

«Para evitar sesgos es mejor analizar los datos desde el máximo, el último año en el que el gasto sanitario crece en términos generales. Desde el 2002 el gasto consolidado va aumentando hasta el 2009. El gran ajuste del gasto está en el año 2010, y a partir de ahí empieza a bajar hasta 2013-2014, que se va recuperando», explica. 

Las cifras también varían mucho entre comunidades autónomas, desde el aumento de un 16% en Baleares entre 2009 y 2018 hasta la reducción del 7,8% en Castilla-La Mancha.

En casi todas, el gasto sanitario iba en aumento hasta 2008 y 2009, cuando se empiezan a sufrir recortes, y desde entonces solo la mitad de las comunidades han conseguido remontar sus mejores cifras en los últimos años.

Gasto real mejor que presupuestos

Mientras que los presupuestos se basan en previsiones de las comunidades autónomas y Hacienda, los expertos indican que es importante ver la diferencia entre lo que se proyecta y lo que finalmente se gasta. Por eso, empleamos como referencia el gasto consolidado o gasto real, que se publica en la Cuenta Satélite del Ministerio de Sanidad.

«Los dos datos son indicados, pero depende para qué. Si quieres ver la votación inicial, lo que en principio van a emplear las comunidades, tienes que ver los presupuestos. El problema es que, como los presupuestos no se cumplen y las comunidades se terminan endeudando, el dato real es el de los gastos consolidados», señala Hidalgo.

Jaume Puig-Junoy, profesor de Economía de la salud en la Universitat Pompeu Fabra, coincide. «Los presupuestos son un manifiesto de intenciones que acostumbra a diferir de lo realmente llevado a cabo», explica. Por eso, «es mejor juzgar a los decisores públicos por lo que hacen que no por lo que dicen que van a hacer».

En cualquier caso, advierte que «siempre es necesario poner las cifras absolutas en términos relativos (en relación con las necesidades: población, población ajustada por necesidad de atención) y no confundir recursos con resultados ni con eficiencia»

En contexto: gasto por habitante

Para ver las cifras en contexto, hay que observar la variación del gasto en relación con la población y como porcentaje del PIB. En promedio, la cuota de gasto público de las comunidades autónomas destinado a sanidad no ha crecido nada en los últimos diez años, se mantiene en un 5,5% del PIB; todavía lejos del 6,1% que se alcanzó en 2009, antes de sufrir el golpe de la crisis. 

Ninguna comunidad ha conseguido superar las cifras que tenía entre 2009 y 2011. Castilla y León es la única comunidad que ha recuperado el mismo porcentaje que tenía antes de la crisis. Por el contrario, Castilla-La Mancha y Madrid son las que más redujeron el porcentaje del PIB destinado a gasto sanitario. 

[«Madrid está destinando el mayor presupuesto de su historia a Sanidad»]

Otro de los indicadores clave es el gasto por habitante. En 2018, el gasto sanitario promedio de las comunidades autónomas era de 1.416 euros por habitante, solo 20 euros más que en 2009. País Vasco, Asturias y Navarra son las comunidades con mayor gasto por habitante, mientras que Andalucía, Madrid y Canarias se encuentran a la cola.

Además, siguen existiendo desigualdades entre las comunidades. Por ejemplo, cuando se reflejan las cifras de aumento del presupuesto sanitario en la Comunidad de Madrid, no se explica que Madrid era y sigue siendo la segunda comunidad con menor gasto por habitante y la que destina un menor porcentaje de gasto sobre el PIB a sanidad, con un 3,7%, mientras que comunidades como Murcia o Asturias destinan más del doble de ese porcentaje, un 7,6%.

Más gasto no implica más calidad

Pensar que el gasto sanitario tiene un efecto directo e inmediato en la salud no es tan claro, advierten los expertos, para quienes más allá del presupuesto, existen otras variables que influyen en el sistema de salud, como la dieta o el estilo de vida. 

En España, el gasto sanitario representa un 9,1% del PIB (6,5% público y 2,6% privado), por debajo del promedio europeo, de 9,9%. Sin embargo, los indicadores de esperanza de vida se sitúan entre los más altos del mundo

Por eso, los expertos advierten que hay un tope de gasto para lograr la calidad óptima. «Está probado que la contribución adecuada está en torno al 10%, lo demás depende de la prevención, hábitos, alimentación, genética y otros factores que inciden en la salud. Por tener más oferta de camas o de hospitales no significa que tengas un mejor sistema sanitario», señala Hidalgo, para quien la relación entre gasto sanitario y sanidad no es uno a uno. 

«En España quedamos siempre primeros o segundos en los rankings porque tenemos buena esperanza de vida y un gasto que está dos o tres puntos por debajo que otros de Europa, si comparas ambos, lo que pasa es que sales muy bien». 

Por ejemplo, Estados Unidos gasta un 17,7% del PIB en Sanidad, incluyendo seguros privados y programas públicos como Medicare o Medicaid, casi el doble que España, y su esperanza de vida es cuatro años menor

Además, indica Puig-Junoy, «si hay mucha utilización inadecuada o innecesaria o muchos efectos adversos de la propia atención sanitaria, podemos gastar mucho y obtener resultados poco deseables. Si se gasta de forma adecuada y productiva (buena capacidad de resolución clínica) un sistema será más eficiente, aunque gaste poco».

Más personal pero en peores condiciones

El personal en instituciones sanitarias públicas ha aumentado un 5% entre 2009 y 2019, según el Ministerio de Función Pública. Aunque los datos que ofrece el Ministerio difieren de los que registra cada comunidad, pese a que el primero refleja las cifras que le entrega cada autonomía. 

[Las dudas sobre la variación del personal sanitario en Madrid]

Pese a ello, la tasa de personal sanitario, 3,9 médicos y 5,7 enfermeros por cada 1.000 habitantes, se mantiene por debajo de otros países europeos como Alemania (4,3 y 12,9) o Austria (5,2 y 6,8). 

Además, el gasto dedicado a la remuneración del personal solo ha crecido 0,2 puntos porcentuales en este periodo. En concreto, los años que siguieron a la crisis, el gasto en retribución al personal sanitario sufrió una fuerte caída, con una reducción de 3.477 millones de euros (11%) entre 2009 y 2014.

Por eso, los expertos indican que es importante observar otros indicadores. Por ejemplo, hay otro elemento clave en el análisis de las cifras sobre el personal sanitario: el porcentaje de interinidad en el sistema sanitario. Hidalgo señala que «hay personas que llevan 20 o 25 años trabajando en la sanidad pública y no tienen consolidada su plaza, y eso sí es un problema grande». 

Al igual que con los otros datos, existen grandes diferencias entre comunidades autónomas. Hay cuatro comunidades que han perdido personal en ese periodo: Valencia (9,3%), La Rioja (4,9%), Andalucía (2,3%) y Castilla y León (1%). Por el contrario, las que más lo han aumentado son Castilla-La Mancha (32,1%), Baleares (28,8%) y Navarra (22,5%).

Hospitales y camas en descenso

En cuanto a las cifras de hospitales y camas, las cifras también hay que analizarlas con cautela. En 2019, en España solo había dos hospitales más que hace diez años, según el Catálogo Nacional de Hospitales del Ministerio de Sanidad. Aunque la forma de contabilizarlos en el Catálogo también ha variado, ya que algunos de ellos se han integrado como complejos hospitalarios.

En cualquier caso, la tasa de hospitales por habitante se ha reducido de 19,2 en 2000, a 17,1 en 2019 por cada millón de habitantes. Esta cifra se sitúa muy por debajo de la media de la OCDE, que cuenta con una tasa de 29 hospitales por cada millón de habitantes.

Las camas hospitalarias también han disminuido a lo largo de los años, pasando de 365 por 100.000 habitantes en 2005 a 337 por 100.000 habitantes en 2019. Aunque la proporción de camas públicas se ha mantenido estable en un 67%.

Lo cierto es que la mayoría de los hospitales del país son privados. En torno al 59% de los 806 hospitales en España pertenecen al sector privado. En cualquier caso, Salvador Peiró, especialista en Salud Pública y presidente de la Fundación Instituto de Investigación en Servicios de Salud, señala que «hacer hospitales políticamente renta, pero desde el punto de equilibrio hay que pensarlo más, dónde se hace, qué especialización van a tener, cómo va a encajar con los demás», considera. 

Beatriz González López-Valcárcel, especialista en Economía de la Salud y profesora en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, indica que «ni más hospitales ni más camas equivalen a mejor sanidad». «El número de camas hospitalarias refleja cuánta gente puede estar durmiendo por la noche, pero cada vez más la capacidad hospitalaria se basa en la actividad durante el día. Los más avanzados tecnológicamente son los que tienen menos camas, pero mucha actividad. Tampoco es lo mismo tener 4 hospitales de 100 camas que uno de 400. No son indicadores buenos, ninguno de los dos. Si de verdad quieres saber si se está haciendo bien o mal, más que cuánto gastan, hay que mirar indicadores de calidad, como las cesáreas en embarazos de poco riesgo».

La mortalidad evitable o las complicaciones en tratamiento de enfermedades crónicas son otros de estos indicadores, precisa Puig-Junoy. 

El gasto en conciertos

Los conciertos con instituciones privadas para que presten asistencia a una población asignada del Sistema Nacional de Salud acaparan el 11,2% del gasto público en salud, 8.093 millones de euros. Aunque el porcentaje casi no ha variado en los últimos 10 años, sí lo ha hecho en algunas comunidades autónomas, como en Baleares, donde el gasto destinado a conciertos ha aumentado un 170%, o en Madrid, que ha crecido un 83%.

 [¿Cómo funcionan la Sanidad pública y la privada?]

Hidalgo advierte que no hay evidencia de que los conciertos ofrezcan una sanidad mejor o peor que la pública. «Aunque la prestación se dé a través de conciertos con la sanidad privada, los que se están beneficiando son usuarios de la sanidad pública. Lo que tendríamos que ver es si lo que se está haciendo en los conciertos es más o menos eficiente, y aquí hay de todo. Sí beneficia a los ciudadanos, pero no aumentando la estructura de la Sanidad Pública, solo en cuanto a asistencia. El problema es si derivan cosas esenciales o no», explica Hidalgo.

Tanto Hidalgo como López-Valcárcel coinciden en que se trata de un debate ideológico. «Los conciertos están en la Ley General de Sanidad para complementar la prestación del servicio público cuando no tiene capacidad de hacerlo, de forma complementaria, para aliviar listas. El peligro es que si se abusa de esto deja de ser complementario y se descapitalizan los hospitales públicos».

Uno de los motivos por los que la administración regional destina un monto a conciertos es que el mantener el nivel de deuda pública que se les exige  no le permite hacer ciertos niveles de inversiones, por lo que requieren del sector privado para extender el servicio, según el Informe del Sistema Sanitario, 2018

El documento también refleja que las inversiones de capital se redujeron de un 3,1% del gasto total en sanidad pública en 2010 a un 1,3% en 2014. Aunque la caída ha sido desigual, desde el 93,6% de recorte en Extremadura, al 14,5% en Castilla y León.

¿Se pueden atribuir los recortes a un solo partido?

La evolución de la sanidad y su gestión se pueden atribuir políticamente al Gobierno nacional, pero en realidad  las competencias dependen de las autonomías y la mayor parte del gasto público que se destina al Sistema Nacional de Salud es gestionado por las comunidades autónomas (92,7%).

López-Valcárcel considera que, al ser competencia de las comunidades autónomas, las variaciones en el gasto no se pueden atribuir por completo al Gobierno nacional. «El Gobierno central puede tener una pequeña parte de la responsabilidad si no ha planificado bien, pero la responsabilidad de cómo se ejecuta es de las comunidades».  

Aunque añade que «hay comunidades que dicen que la financiación del Estado es insuficiente y por eso no pueden destinar lo que quieren; pero son ellas las que tienen que priorizar».

Gasto público frente a gasto privado

La mayoría de los indicadores apuntan a una tendencia clara: el gasto sanitario público ha ido perdiendo terreno frente al privado.

Entre 2009 y 2017, el gasto público en salud como porcentaje del PIB se redujo en un 9,1%, mientras que el privado ha aumentado en un 18%, según la Estadística de Gasto Sanitario Público.

Estudios de salud que no evalúan la sanidad 

Uno de los errores más frecuentes es citar un estudio alegando que España está entre los países con mejor sistema sanitario cuando en realidad el estudio mide otras variables, como salud o esperanza de vida. En muchos casos, esos anuncios confunden ‘health’, referido a salud, con ‘healthcare’, sistema sanitario, pero algunos políticos los utilizan como si fueran lo mismo. 

[No, el Foro Económico Mundial no sitúa a España «con la mejor sanidad del mundo»]

[«En la Comunidad de Madrid tenemos la mejor sanidad de Europa»]

«Los índices que hablan del mejor sistema sanitario de Europa o del mundo están mirando indicadores como la esperanza de vida o la mortalidad infantil, que tienen algo que ver con el sistema sanitario, pero no exclusivo», explica Hidalgo. 

En la mayoría de los casos, los sistemas no son comparables entre sí solo mirando algunos indicadores, ya que varían aspectos como la estructura, la cobertura o la cartera de servicios. 

López-Valcárcel recomienda observar los índices de Mortalidad innecesariamente prematura y sanitariamente evitable (MIPSE), que analiza los fallecimientos y en qué casos se podrían haber evitado con una mejor capacidad tecnológica médica, como por ejemplo, morir de diabetes por debajo de cierta edad. 

Fuentes:

Metodología:

  • Metodología sobre los catálogos:
    • Los hospitales se han eliminado del catálogo del año en el que son cerrados. Esta decisión viene motivada porque en los datos agregados que Sanidad da en sus reportes no se tienen en cuenta los hospitales en su año de cierre.
    • Los hospitales catalanes de la Xarxa Hospitalària d’Utilització Pública (XHUP) se contabilizan como concertados.
    • Los complejos hospitalarios se contabilizan como un hospital en lugar de contar el número de unidades que lo conforman.
  • Para separar públicos de los privados, de los que luego se separan los conciertos según lo indicado en el catálogo, realizamos la siguiente división:
    • Públicos: Entidades públicas, Seguridad social, Ministerio de Defensa, Comunidad Autónoma, Ministerio de Interior, Municipio, Diputación o Cabildo.
    • Privados: Privado benéfico (Iglesias), Privado no benéfico, Otro privado benéfico, MATEP y Privado benéfico (Cruz Roja).
  • No se tienen datos de presupuestos de Ceuta y Melilla, y de ninguna CCAA en 2019.
  • Puedes descargar los datos aquí: https://github.com/Newtral-Tech/datasets/tree/master/sanidad

14 Comentarios

  • Hablan mucho de política, y olvidan que la política nacional no es necesariamente la misma que la autonómica o municipal. La salud gratuita y universal no es autosostenible. Esto no es cuestión de política, es cuestión de capacidad operativa y de recursos -son limitados y finitos (y dejo aparte a los recursos humanos pues los sueldos son tema laboral, no sanitario).
    Además, Sanidad requiere de una colaboración y coordinación impecables con 17 sistemas de salud, tarea muy compleja si además tenemos en cuenta la desigualdad que hay en la población entre los «ministerios» autonómicos. En España hay más de 6,800 municipios con menos de 5,000 habitantes. Sería iluso esperar el mismo desarrollo de infraestructura sanitaria, o la misma capacidad operativa que en Madrid por ejemplo, con 6.642 millones de habitantes.

  • Me gustaria conocer que en muchas partes del analisis se hace referencia «segun indican los expertos» ¿ quienes son esos expertos?
    Porque las cifras y los datos se pueden analizar y coger fechas segun interesen y observo que se hace mucho incapie en la comunidad de madrid y por otras se pasa de puntillas y se mete al pais vasco este tiene su concierto y hace de su capa u sayo

    • Cuando hablamos de Sanidad, hay un factor vital que quizás por obvio, siempre olvidamos.
      Sanidad se encarga de la financiación del sistema sanitario. Realiza otras funciones adicionales, pero las responsabilidades en materia de política, regulación, planificación y organización para los sistemas regionales de salud corresponden a las Consejerías de Salud, los «ministerios» autonómicos. El organismo de coordinación es el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pero el Consejo solo puede formular recomendaciones. Es el servicio regional de salud el que asume la responsabilidad de la planificación operativa, la gestión de la red de servicios y la coordinación de la prestación de asistencia sanitaria.

      Si quieres conocer a los expertos solo has de profundizar a partir de las fuentes referidas. Hay muchos y variados, según el organismo, el propósito del análisis, los indicadores utilizados, etc. El verdadero experto es el científico de datos que trabaja con los datos disponibles. Hay datos abiertos, cerrados, ocultos, secretos, perdidos y olvidados. Mencionas Madrid y el País Vasco, 2 de los 17 “ministerios” de salud, y puede haber una razón tan simple como la cooperación o la transparencia. Todas las CC AA han de tener un portal de transparencia, y para poder funcionar de manera efectiva, todas requieren de una buena cooperación en materia informativa con el Ministerio. La falta de transparencia puede ser debida a muchos y variados factores. Fíjate en portales de distintas CC AA y verás que varía considerablemente. El País Vasco hace una buena labor por ejemplo, mientras que hay portales sin actualizar desde hace más de cinco años.

  • Si, de acuerdo se han hecho recortes en Sanidad, y en muchas otras cosas, pero todas las autonomías , del color que sean, hay que decir que los recortes no son por gusto, es por falta de dinero, la izquierda culpa al PP claro como no, Mariano Rajoy, y lo dicen porque después de 7 años se creen que la gente no tiene memoria, pero cuál fue el porque de los recortes, como dejo zapatero España, en la banca rota y quien tubo que sacar las castañas del fuego, el PP sea como fuere el PP tubo que arreglar los desman s de Felipe González, los de Zapatero, y ahora tendrá que arreglar los del tándem Sanchez-Iglesias y es es así, la historia sé repite.

    • Vale, ya puedes dormir tranquilo: la «culpa» no ha sido del PP. Pero igualmente estamos j…..

    • Desde luego hay que tener cuajo para seguir repitiendo la cantinela de que Zapatero dejó España hecha unos zorros. La crisis de 2007-2008 fue mundial y no solo de la España de Zapatero. Él no fue el que propició que la economía de este país estuviera fundamentada en el ladrillo. ¿Acaso olvidas que quien permitió por ley edificar donde se quisiese fue Aznar? Con la estructura productiva del país era lógico que se sufriese la crisis más que en otros lugares. La mala suerte que está teniendo la izquierda en este país es que llegan las crisis internacionales cuando gobierna ella. Con González la cosa iba bien hasta que llegó una crisis internacional, con Zapatero, más de lo mismo, y ahora el maldito coronavirus. Las soluciones del PP ya son conocidas, recortes para los servicios sociales (los más usados por las clases menos favorecidas) y ventajas al capital «para fomentar la riqueza» (no hay más que ver el aumento de millonarios en plena crisis mientras la pobreza asolaba a las clases media y baja, ¿y qué decir sobre las grandes fortunas en paraísos fiscales que luego son amnistiadas?) En fin …

  • Empezad por tener los trabajadores del sector contentos, que no tienen ni el sueldo que tenían hace 10 años! No os da vergüenza? Lo digo porque sabiendo como esta la cosa a mi se me caen las lagrimas y se me caería la cara de vergüenza si estubiera en el lado del gobierno o en el de la persona que encubre datos como quien escribe estos artículos.
    Sabes por que dificultades económicas pasan los que han salvado la vida de todo el mundo? los héroes de España? Y desde hace muchos años. Para que se les pague con aplausos a las 20h y luego no se les haga caso.
    A mi madre le quitaron un 5% del sueldo hace mas de 10 años, se jubiló hace unos 5 años y ya nunca lo recuperara ni le contará para su jubilación ni nada. Ese famoso 5% no se les ha devuelto aún a nadie, aún ahora lo están pidiendo. En 10 años a los trabajadores del sector sanitario español no sólo no se les ha subido el sueldo sino que se les ha quitado un 5% de este. Algunos pasaron de pensar que bien, casi cobro mil euros haciendo horas extra, a pensar que con eso no tienen ni para el alquiler de su piso, que es lo que pasa ahora, 10 años mas tarde… Y eso que se supone que son funcionarios, no?

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente