Newtral
5-A, el día que no fue
Siguiente

5-A, el día que no fue

Las noticias que estaríamos contando si el coronavirus no hubiera asolado la vida del país

EFE (Chema Moya)

Si todo fuera normal, este domingo se estarían celebrando las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco. Quizá también conoceríamos la fecha de los comicios anunciados por Quim Torra para Cataluña y nos encontraríamos muy cerca de saber si, después de dos años, el Congreso volvería a aprobar unos Presupuestos Generales. 

Sin embargo, desde el 14 de marzo, vivimos una situación a la que hemos oído poner muchos adjetivos: excepcional, histórica, dura… en ningún caso normal, porque no lo es. A 5 de abril, España registra más de 12.000 fallecidos por el coronavirus y lleva tres semanas bajo un estado de alarma sin precedentes.

Imaginemos, sin embargo, que el COVID-19 no hubiera asolado la vida del país y que el único recuento del que se tuviera que informar fuera el de las noticias. Unas noticias que, en el día de hoy, hubieran sido estas.

Comicios vascos y gallegos

Galicia y País Vasco estarían viviendo una jornada electoral, con la incógnita de si el popular Alberto Núñez Feijóo se iba a alzar con la cuarta mayoría absoluta consecutiva y si el PNV mantendría el pleno de victorias. En caso de que así fuera, a medianoche la pregunta a responder sería si repetiría socio de Gobierno en la nueva legislatura u optaría por EH Bildu.

Los resultados también habrían permitido comprobar la eficacia de la lista conjunta de PP y Ciudadanos en los comicios vascos y calibrar cómo de grande era el agujero dejado por la destitución de Alfonso Alonso. De igual manera, habrían sido una prueba importante para los socialistas, en caída en las dos últimas citas con las urnas vascas y gallegas, y para VOX, ante sus primeras elecciones después del crecimiento experimentado el 10-N. 

El coronavirus llevó, sin embargo, a posponer estos procesos electorales. Tanto el lehendakari como el presidente gallego firmaron un decreto por el que dejaban sin efecto la convocatoria de los comicios, que se activará “una vez levantada la declaración de emergencia sanitaria”. Se desconoce cuándo ocurrirá esto; tampoco qué pasará, si dadas las circunstancias, las elecciones se celebran más allá de la fecha en la que se cumplen cuatro años desde los últimos comicios, el 25 de septiembre. 

Cataluña, con Presupuestos y fecha de elecciones

Si no hubiera habido sorpresas, Cataluña habría aprobado las cuentas para 2020 y, superado este paso parlamentario, el president de la Generalitat habría anunciado la fecha del adelanto electoral, como prometió. Porque, en su opinión, la actual legislatura “ya no tiene recorrido político”. 

Convocadas los comicios, estaríamos presenciando la carrera entre ERC y Junts por ver cuál de los dos discursos tiene mayor calado en los votantes independentistas: si el del diálogo con el Gobierno o el de la “lucha definitiva” que señaló Puigdemont en el acto masivo de Perpiñán. 

Podríamos atisbar si, finalmente, se reeditaría la coalición de PP y Ciudadanos en Cataluña, pues el líder popular marcó este cinco de abril como el día en que retomarían las conversaciones. El discurso de los socialistas sería mucho más previsible, teniendo en cuenta que su partido lidera el Gobierno nacional: defensa de la mesa de diálogo con el independentismo, apuesta por la España plurinacional y enumeración de las medidas sociales aprobadas por el Consejo de Ministros. 

Por su parte, VOX se enfrentaría a su primera cita autonómica en Cataluña, con el registro obtenido allí el 10N todavía presente: dos escaños y 243.640 votos (séptima fuerza). 

Sin embargo, el COVID-19 también llegó a Cataluña -segunda comunidad más afectada- y obligó a paralizar toda la vida allí, también la política. La Mesa del Parlament, siguiendo las recomendaciones sanitarias, acordó el 17 de marzo la suspensión de la actividad parlamentaria y, desde entonces, se han mantenido las reuniones mínimas de forma telemática. 

En su último informe, los letrados de la Cámara desaconsejaron la celebración de plenos a distancia, siendo precisamente la votación en este el único escollo que le quedaba a los Presupuestos para ser ratificados. A pesar del dictamen de los servicios jurídicos, la Mesa del Parlament ha iniciado la tramitación de una reforma del Reglamento para habilitar los plenos telemáticos, sin saber cuándo y cómo podría terminar aprobándose este cambio. 

La incógnita de las Cuentas nacionales de 2020

Hasta hace poco más de un mes, una de las amenazas para la estabilidad económica del país era que, como ocurrió en 2019, el Gobierno volviera a no conseguir los apoyos necesarios para aprobar unos Presupuestos Generales. 

El primer trámite -el de la votación de los objetivos de estabilidad presupuestaria- lo superó gracias al respaldo de ERC, pero las negociaciones para su apoyo a las cuentas apenas habían dado fruto. Aunque el Gobierno quisiera diferencia escenarios, el impacto de la actualidad catalana y la mesa de diálogo era inevitable y, en última instancia, la posición de los independentistas la terminaría definiendo la estrategia electoral. 

Por ello y por la velocidad a la que avanzaba el calendario, cada vez eran más las voces que apostaban por negociar directamente las cuentas del año que viene, que el Gobierno debería remitir a la Cámara antes del 1 de octubre. 

Pero llegó el coronavirus y todas estas noticias pasaron a un segundo plano, o a un quinto o a un sexto, porque la pandemia ha reordenado prioridades y centrado esfuerzos. Los partidos de la oposición han realizado diferentes críticas al Gobierno -esta semana centradas en la actuación “unilateral”-, pero no se cierran a terminar apoyando la convalidación de los Reales Decretos derivados de la aplicación del estado de alarma

Las comunidades autónomas, con independencia de quién esté al frente, se solidarizan con las más afectadas y les envían material sanitario. Y, cada día a las ocho de la tarde, los aplausos a los servidores públicos confirman un consenso social inédito desde hace muchos, muchos años. 

Noticias todas ellas del primer domingo de abril marcado -como todo- por la irrupción del COVID-19, pero impensables si hoy fuera, simplemente, cinco de abril a secas, un día que no es. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente