Newtral
La ley educativa de Rajoy restó a padres y madres capacidad de vetar actividades complementarias
Siguiente

La ley educativa de Rajoy restó a padres y madres capacidad de vetar actividades complementarias

La reforma del PP restó capacidad de participación a padres y alumnos en las decisiones que se toman en el centro educativo, lo que colisiona ahora con el “veto parental”

La polémica por el veto parental ha vuelto a sacar a la luz el debate sobre la participación de los padres y madres de los alumnos en las actividades complementarias que se desarrollan en las escuelas. Mientras que desde el PP se argumenta ahora que esta medida trata de garantizar «la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos», como señaló Pablo Casado, la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobada en 2013 con el único apoyo de ese partido, les quitaba capacidad de decisión. 

De hecho, la LOMCE suprimió el poder de los padres y madres para aprobar o no el programa general anual (PGA), en el que figuran las actividades complementarias y extracurriculares que ahora están en discusión. 

Sin embargo, existen diferencias entre ambos mecanismos: el veto parental busca que los padres tengan la facultad de aprobar o rechazar las actividades a título individual, mientras que en el consejo escolar los padres tenían que consensuar esa decisión con los profesores y otros miembros.

Ahora, algunos de los expertos consultados por Newtral.es cuestionan que el PP reclame el veto parental y advierten que el mecanismo formal establecido por la ley para canalizar la decisión de los padres es el consejo escolar, no el veto.

Lo que cambió la LOMCE

La Ley Orgánica de Educación (LOE), vigente de 2006 a 2013, regulaba en su artículo 127 las competencias del consejo escolar y, entre ellas, registraba: “Aprobar y evaluar la programación general anual del centro sin perjuicio de las competencias del claustro de profesores, en relación con la planificación y organización docente”.

Cuando se aprobó la LOMCE, en 2013, se limitó el papel del consejo escolar a un “órgano consultivo” y se eliminó la palabra “aprobar” del artículo 127.b, dejando solo la facultad de “evaluar” la programación general anual.

Qué es el consejo escolar 

La Ley se refiere al consejo escolar como el órgano de participación de la comunidad educativa “en el control y gestión de los centros sostenidos con fondos públicos”, y está conformado por el director, profesores, representantes de la Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), alumnos en el caso de secundaria y personal de administración y servicios.

Por eso, como señala Belén Espejo, experta en Política Educativa de la Universidad de Salamanca, “llama la atención que ahora se les quiera dar protagonismo a los padres y, sin embargo, se les quitara representatividad en el consejo escolar, que es el órgano formal”, señala. “El pin es una cuestión muy ideológica; en el marco normativo se anuló la participación de los padres”, añade.

“La LOMCE es la responsable de retirar a los padres y madres la ‘capacidad decisoria’”, agrega Antonio Bolívar, catedrático especializado en Innovación y Mejora de la escuela de la Universidad de Granada, que también cuestiona ahora la demanda de un nuevo instrumento de decisión al margen del mecanismo formal establecido por la ley.

Diferencias con el veto parental

A diferencia del consejo escolar, donde los padres participan de forma colectiva con los profesores, el veto parental busca que éstos recuperen el poder de aprobar o no, y que puedan decidir de manera individual, sin tener que llegar a acuerdos con los profesores ni con los demás padres. Eso ha provocado que algunas organizaciones aboguen por ambas vías.

Por ejemplo, la Confederación católica nacional de padres de familia y padres de alumnos (Concapa) defiende que el consejo escolar “recupere su peso y los padres tengan la responsabilidad real para sacar algún tipo de iniciativa relevante”, como explica el presidente de la organización, Pedro José Caballero. Pero, a la vez, reclama que se apruebe el veto parental.

“Antes, la sociedad que teníamos no es la que tenemos ahora; ahora tenemos una sociedad mucho más plural. Nosotros apostamos por la pluralidad en todos los centros educativos, lo que tenemos que defender es la libertad educativa, que los padres, según sus criterios, puedan elegir si están de acuerdo con esas charlas”, añade.

Leyes educativas que dan y quitan

Espejo recuerda que el argumento para limitar el poder de los padres en el consejo escolar fue que no tenían la capacidad para tomar decisiones sobre la formación complementaria de sus hijos.

Incluso, el exministro de Educación, José Ignacio Wert, señaló que había un «concepto abusivo e invasivo de comunidad escolar» y que «la comunidad educativa no puede ser una comunidad democrática, porque el proceso educativo no es democrático», advirtió en una conferencia en la FAES en 2010

El exministro de Educación, José Ignacio Wert, señaló que había un "concepto abusivo e invasivo de comunidad escolar".
El exministro de Educación, José Ignacio Wert, señaló que había un «concepto abusivo e invasivo de comunidad escolar».

La LOMCE buscaba dar más autonomía de gestión a los centros a través de la figura del director, que salía fortalecida al limitar las facultades del consejo escolar, similar a lo que recogía la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) en 2002, señala Espejo.

“Con el PP se le dan unas atribuciones [al director] que no están en correspondencia con la realidad de las escuelas. Se sirve del modelo europeo, pero ahí hay ya una trayectoria, un desarrollo más ajustado al poder que se le da al director”, advierte la docente. 

Antonio Viñao Frago, doctor en Derecho y catedrático de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad de Murcia, coincide: “El PP era y es partidario de reforzar las direcciones de los centros y restringir los derechos de participación de padres, profesores y alumnos. Quiere unas direcciones más fuertes hacia adentro, aunque ante la administración sean más débiles”.

Aunque reconoce que nunca se ha alcanzado un derecho de participación total, tanto la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) de 1985, como la Ley Orgánica de Educación (LOE) del 2006, aprobadas por gobiernos socialistas, “forman parte de la cultura de la participación, que es algo que se genera no en España solo, sino en Italia y Francia en los años 70”. “En estos casos la idea es que cada centro forma una comunidad y quienes forman parte de ella tienen derecho a participar”, explica.

Fuentes:

1 Comentario

  • Cualquier charla, taller o seminario sobre un tema relacionado con el desarrollo físico, social, moral, sexual y/o psicológico del alumnado se pueden plantear de dos formas:
    a) desde el ámbito de la tutoría con el alumnado, en el caso de la enseñanza secundaria obligatoria, que se realiza en el horario regular destinado para ello (1 hora a la semana). Por ejemplo, se realizan talleres sobre los riesgos de las redes sociales en adolescentes, sobre inteligencia emocional, resolución de conflictos,… Estas actividades vienen recogidas en el Plan de Orientación y Acción Tutorial de los centros y forman parte del Proyecto Educativo.
    b) como actividad complementaria, por ejemplo para celebrar una efeméride o abordar un contenido curricular en profundidad en la que se invita a un experto/a. Por ejemplo, una charla sobre hábitos de alimentación saludable a la que acude personal sanitario (pediatra) a impartirla durante el horario regular a propuesta del docente de ciencias naturales.
    Ambas opciones, como actividad de tutoría o complementaria, son obligatorias para el alumnado, ya que se realizan en el horario lectivo y están recogidas en la PGA y aprobadas en Consejo Escolar. Por tanto, ninguna de ellas requiere autorización de las familias o tutores legales. Si el alumnado, siendo menor de edad, tiene que desplazarse fuera del centro escolar, se tiene que solicitar una autorización para que pueda salir del centro (no para recibir la actividad) por parte de las familias.
    Otras cuestión diferente son las actividades extraescolares, que se realizan fuera del horario lectivo y que son totalmente voluntarias.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente