Newtral


Qué es el llamado «pin parental»: un ‘veto parental’ para charlas contra la homofobia solo con autorización de los padres
Siguiente

Qué es el llamado «pin parental»: un ‘veto parental’ para charlas contra la homofobia solo con autorización de los padres

Se trata de un papel que permite a padres vetar actividades que no sean impartidas por docentes de los centros. Es la condición de VOX para apoyar los presupuestos

Una autorización firmada por los padres es el requisito que desde el pasado mes de septiembre rige las charlas a las que los escolares de la región de Murcia pueden asistir o no en sus centros educativos cuando no son impartidas por docentes. Se trata de un folio, aunque lleve nombre de dispositivo tecnológico, que regula desde el actual curso la asistencia, por ejemplo, a un taller contra la homofobia

La Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia dio instrucciones en septiembre a los centros educativos de la comunidad autónoma para aplicar el “veto parental” y que todas aquellas actividades, dentro o fuera del currículo educativo, que fueran impartidas por personas ajenas al claustro fueran comunicadas a las familias y así manifestar si estaban disconformes con la asistencia de sus hijos.

Así queda reflejado en las resoluciones del pasado 29 agosto que envió la Consejería de Educación por la que se dictaron las instrucciones de comienzo de curso a los centros de educación infantil, primaria, secundaria y bachillerato. 

El punto 25 en el caso de las instrucciones dadas a centros de secundaria y el punto 15 en los centros de educación infantil y primaria estipula cómo deben tener lugar las actividades complementarias de las programaciones docentes y, además, establece que de todas aquellas que vayan a ser impartidas por personas ajenas al claustro del centro educativo se dará conocimiento a las familias «por medio de una relación detallada que los tutores de los distintos grupos de alumnos facilitarán a padres y madres al inicio del curso con objeto de manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades». 

Ahora una medida impulsada por VOX pretende oficializar, a través de un decreto, la instrucción que se dio por parte de la inspección educativa al inicio de este curso escolar el pasado año y que el veto parental se convierta en norma. 

Qué es el «pin parental»

El «pin parental», tal y como lo ha denominado VOX, consiste en un documento oficial de la Consejería de Educación y Cultura donde se recoge la conformidad o disconformidad de los padres en la participación de sus hijos en todas las actividades impartidas por personas ajenas al centro educativo.

Desde la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Murcia critican que el veto parental, en realidad, “funciona ya de facto en varios centros”. Explican que mientras algunos de los colegios han tomado la instrucción de inspección educativa a “rajatabla” pidiendo permiso a los padres para toda actividad extracurricular, otros son más flexibles y solo piden el permiso para algunas “charlas contra la LGTBifobia”. 

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras (PP)

Da igual el asunto de la charla, defienden desde la Consejería de Educación. En la práctica la medida impedirá que los alumnos acudan sin autorización paterna a talleres contra violencia de género o que un estudiante en base a las creencias religiosas de su familia no asista a una clase de primeros auxilios o a una conversación con una exalumna que vuelve para compartir sus éxitos académicos y laborales. 

Aplausos del Foro de la Familia

La medida ha sido aplaudida por asociaciones como Foro de la Familia, que considera que el veto parental permite “preservar a nuestros hijos de toda contaminación ideológica que nada tiene que ver con su formación” defendiendo que si un padre debe firmar la autorización para que su hijo acuda a una excursión, también debe hacerlo “si se va a impartir una formación extracurricular” ya que los “colegios están, en muchas ocasiones, siendo rehenes de esos “colectivos”. 

Han sido las asociaciones LGTBI las que más han criticado la medida, que se traduciría en decreto tras la solicitud de VOX. Las asociaciones No Te Prives y Asfagalem se sumaron en noviembre a la denuncia de la FELGTB en contra del veto parental y demandaron ante el Defensor del Pueblo su «intervención de manera urgente» para poner fin «a la vulneración de derechos que se están cometiendo con las nuevas instrucciones de inicio de curso por parte de la Consejería de Educación de Murcia».

La propuesta de VOX 

La formalización del veto parental tras la solicitud de VOX era una de las líneas rojas para apoyar la investidura de Fernando López Miras (PP) como presidente de Murcia y como condición para apoyar ahora los presupuestos de la región: ”Impulsaremos medidas para garantizar que ningún menor de edad participe en actividad pública alguna sin el consentimiento manifiesto de los padres”. Las medidas, según explican fuentes de la Consejería de Educación de Murcia, quedarán traducidas en un decreto en los próximos meses. 

Para VOX el objetivo del veto parental, tal y como puede leerse en su web, es que ante “el evidente adoctrinamiento en ideología de género que sufren nuestros menores en los centros educativos” y “una educación afectivo-sexual que incumple flagrantemente el artículo 27.3 de la Constitución Española” sea necesaria una autorización expresa de los padres para que sus hijos asistan a los talleres o charlas que traten estas materias. 

Fragmento del «pin parental» que Vox ha subido a su página web

El acuerdo de apoyo quedó traducido en el discurso de investidura de López Miras en que “los padres deben dar su consentimiento a la asistencia o no de sus hijos a charlas, talleres o actividades escolares no regladas relacionadas con contenidos éticos, sociales o sexuales”, algo que el presidente de la Región de Murcia consideró “aceptable”.

El consejero de Presidencia, Javier Celdrán, ha asegurado esta semana que “hay consenso” entre los socios del Gobierno regional (PP y Ciudadanos) y Vox en la implantación del veto parental porque, según dijo, garantiza la libertad de los padres sobre la educación de sus hijos. 

El caso andaluz

El Gobierno andaluz anunció también su intención de regular un veto parental. Al menos a ello se comprometió con Vox, según se desprende del documento firmado entre PP y VOX en enero de 2019.

Sin embargo, a día de hoy, la Consejería de Educación no dispone de ninguna normativa o instrucción interna que regule ese derecho a veto pese a que en el acuerdo se especificara que “se procederá a impulsar la igualdad de oportunidades en el sistema educativo que permita a las familias educar a sus hijos en libertad, sin imposiciones de ningún tipo, mediante el establecimiento de una autorización expresa de las familias para la participación de sus hijos en actividades complementarias, en base a los preceptos consagrados en la Constitución Española”.

Fuentes de la Consejería de Educación andaluza han asegurado a Newtral.es que, por ahora, no existe ningún plan para desarrollarlo.

Fuentes: 

  • Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Murcia (FAPA)
  • Acuerdo de Vox para apoyar la investidura del candidato del Partido Popular a la Presidencia de la Región de Murcia.
  • Discurso de investidura de Fernando López Miras
  • Consejería de Educación de la Región de Murcia
  • Vox 
  • Acuerdo entre el Partido Popular y Vox para la investidura del presidente de la Junta de Andalucía 
  • Consejería de Educación de la Junta de Andalucía 
  • Foro de la Familia

2 Comentarios

  • Menuda bazofia de web. Un supuesto verificador de bulos… Que difunde sus propios bulos.

    Ni el pin parental es un veto ni las charlas que pretende evitar son «contra la homofobia». El pin lisa y llanamente es un axioma de la democracia, es el backstop de la libertad frente a la tiranía y las ínfulas despóticas del poder. Punto. Nadie puede obligar a mi hijo a asistir a talleres en los que se le enseña a descubrir su supuesta homosexualidad, a pervertirse y a excitar una sexualidad incomprensible y prematura en un niño. Quienes se oponen al pin parental no son moralmente mejores que los jerarcas del régimen saudí, que impone a sus súbditos el islam suní en su versión más fanática y persigue a quienes no creen en dicha religión.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente