Newtral
La doble seguridad de los aeropuertos en tiempos de pandemia
Siguiente

La doble seguridad de los aeropuertos en tiempos de pandemia

A los ya conocidos protocolos de seguridad, se añaden ahora exhaustivos controles sanitarios y cuarentenas. En algunos lugares el incumplimiento conlleva cárcel

Foto: Ernesto Mastrascusa | EFE

Alberto viajó esta semana de Zúrich (Suiza) a Londres (Inglaterra), y de ahí a Gibraltar para volver a su casa, en Cádiz. En ninguno de los aeropuertos, relata, le tomaron la temperatura ni le sometieron a un test de detección de COVID-19. Sin embargo, su experiencia habría sido totalmente diferente de haber viajado a Hong Kong.

En esta isla, región semiautónoma de China, los pasajeros de cualquier vuelo, según indican en la página web del aeropuerto, deben pasar varios controles: se les toma la temperatura, se les realiza un test de saliva para diagnosticar si la persona tiene COVID-19 y se les obliga a cumplir una cuarentena de 14 días. Además, todo aquel que aterrice en el aeropuerto de Hong Kong debe entregar un formulario sobre su salud.

Para ello, cada viajero debe acceder al formulario online, aquí, donde explican que, una vez rellenado, generará un código QR que la persona deberá llevar en su móvil y enseñarlo al personal del Departamento de Salud. Este código QR es válido durante 24 horas. 

Este formulario funcionaría como una declaración jurada, ya que en caso de “proporcionar información falsa o engañosa” supondría un delito, hecho que podría conllevar no solo una multa económica, sino también pena de cárcel. En este documento sobre el estado de salud del viajero, que puedes consultar aquí, has de marcar si tienes cualquier de los síntomas que se asocian al COVID-19 o a detallar si alguna vez has dado positivo en un test de diagnóstico de esta infección. 

A prisión por incumplir la cuarentena

La posibilidad de ir a prisión no se contempla solo si el viajero falsea algún dato de este formulario, sino también “por romper la orden de cuarentena obligatoria”, tal y como especifica el Gobierno de Hong Kong en su página web: “Este delito podría castigarse con una pena máxima de seis meses de prisión y una multa de 25.000 dólares [dólares hongkoneses, que serían cerca de 3.000 euros]”. De hecho, animan a la población a denunciar a quienes crean que están rompiendo la cuarentena a través del e-Report Centre o llamando al 1823. 

En su web, el Departamento de Salud anuncia los casos de aquellos que han quebrado la obligatoriedad de cuarentena. Solo entre el 18 y el 21 de mayo, este organismo oficial ha publicado tres casos de viajeros que han ido a prisión por este delito. Se trataría de dos hombres de 60 y 68 años respectivamente, así como de una mujer de 48, que habrían sido condenados a cuatro semanas de cárcel en el caso de los dos primeros, y a 10 días en el segundo.

También en la isla de Hawái, el Gobierno obliga a los viajeros que entren en la región a guardar cuarentena durante 14 días. Su incumplimiento, como detalla en su web el Departamento de Turismo, conllevaría una multa de 5.000 dólares (unos 4.600 euros) y/o una pena máxima de prisión de un año.

Otros países con 14 días de cuarentena

En España, según la última Orden ministerial, también es obligatoria una cuarentena de 14 días. Sí se puede salir para adquirir “alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad”, así como para acudir a “centros o establecimientos sanitarios”.

Sin embargo, en Hawái solo sería en caso de emergencia sanitaria, tal y como establece la orden que cada viajero debe cumplimentar y firmar. Para la adquisición de alimentos y otros productos de necesidad, las autoridades indican que es necesario pedir a alguien que te las lleve hasta la puerta del alojamiento. 

Según informaba The Guardian el pasado lunes, el Reino Unido también baraja la posibilidad de requerir a los viajeros una cuarentena de 14 días. Sin embargo, según el diario británico, “todavía no se ha anunciado una fecha de implementación”.

En España, como decíamos, sí es obligatorio, así como en Hong Kong y Hawái. También en Corea del Sur, donde, además, hay que descargarse una aplicación de autodiagnóstico, según explicitan en la web de la Embajada de Corea del Sur en Países Bajos. Tal y como indican, en el aeropuerto serán sometidos a test tanto los viajeros que llegan a Corea del Sur y muestran síntomas compatibles con el COVID-19 como aquellos que, aun siendo asintomáticos, son de un vuelo procedente de Europa. 

Una vez realizado el test, aquellos que den positivo serán “hospitalizados o puestos en cuarentena y monitorizados, según la severidad de los síntomas”. Quienes den negativo en el test comenzarán su cuarentena de 14 días en su casa o alojamiento. No indican, eso sí, cuáles serían las consecuencias por incumplir esta orden de aislamiento. En España, los viajeros que llegan a nuestro territorio por vía aérea también deben guardar cuarentena de 14 días. El Ministerio de Sanidad indica a Newtral.es que “cada caso se estudiaría de manera individualizada” si una persona rompe la orden. 

Según informaba Moncloa el pasado 15 de mayo, la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) debe distribuir a las compañías aéreas un documento, elaborado por el Ministerio de Sanidad, que los pasajeros deben cumplimentar. En él “deberán plasmar sus datos e identificar el lugar en el que van a realizar la cuarentena”. “La documentación incluye además una pequeña encuesta epidemiológica. A su llegada a España, los pasajeros deberán entregar este documento”, señala el comunicado.

Desde el Ministerio de Sanidad han facilitado el documento a Newtral.es [puedes consultarlo aquí], cuya encuesta epidemiológica incluye información sobre contacto con casos confirmados de COVID-19 o familiares que hayan visitado un hospital (por cualquier motivo) en los últimos 14 días.

Aeropuerto de Riga, Letonia. Foto: Tom Kalnins | EFE

En Austria, la cuarentena no es necesaria si el viajero presenta “un certificado médico negativo para la prueba del COVID-19 (de no más de cuatro días)”, según recoge el aeropuerto de Viena en relación a lo decretado por las autoridades sanitarias. Quienes no tengan este certificado deberán guardar una cuarentena de 14 días para lo cual, la persona debe firmar un documento donde se compromete a hacerlo.

Aquellos residentes (o con permiso de residencia) en Austria que lo deseen, en previsión de dar negativo y no tener que guardar cuarentena, pueden someterse a una prueba PCR en el aeropuerto de Viena. Los resultados, advierten, tardan en llegar “entre tres y seis horas”, puede que incluso más “debido al gran número de test que realizan”. El test corre a cuenta del viajero: 190 euros. Para ello, hay que pedir una cita con anterioridad escribiendo por e-mail o llamando por teléfono, indican en la web del aeropuerto vienés.

En Dinamarca, según el Ministerio de Asuntos Exteriores, no es obligatoria la cuarentena de 14 días si acabas de llegar al país, sino que se “recomienda encarecidamente” hacerlo. En Irlanda, en cambio, es obligatoria, excepto si viajas desde Irlanda del Norte, si eres trabajador esencial o si tu país de destino es otro y simplemente haces escala. 

Según indica el Gobierno irlandés en su web, es necesario rellenar un formulario con tus datos personales, con los datos de tu contacto de emergencia, así como con la dirección del lugar en el que pasarás la cuarentena. En este documento alertan de que durante esos 14 días, las autoridades pueden ponerse en contacto contigo para verificar que estás cumpliendo la cuarentena

Test en aeropuertos

Además de Corea del Sur y Austria, hay otros países que someten a pruebas de COVID-19 a los viajeros recién llegados —en Austria solo de manera voluntaria y previo pago—. En Hong Kong también es obligatorio. Además de un control de temperatura a su llegada al aeropuerto, los pasajeros han de someterse a un test de saliva de detección del COVID-19

Los resultados llegan el mismo día (si el vuelo aterriza por la mañana) o al día siguiente (si es un vuelo que aterriza al final del día). En este segundo caso, los viajeros son enviados al Regal Oriental Hotel a pasar la noche hasta que se les comunica el resultado por teléfono. Si el resultado es negativo, pueden abandonar el hotel y comenzar la cuarentena de 14 días en su casa o alojamiento; si da positivo, será enviado al hospital. 

En España no se realizan test pero sí se toma la temperatura a los viajeros que llegan a cualquiera de los aeropuertos que reciben vuelos internacionales (13 en total). Según explica el Ministerio de Sanidad, “la temperatura umbral a utilizar será de 37,5°C”.

“Si se registrara fiebre, la toma se repetirá varias veces para confirmarlo, ya que puede haber muchos factores que influyan, desde el estrés o la deshidratación producidos por el viaje a la necesidad de refresco de los termómetros”, añade Sanidad. Si se confirma la sospecha de un caso de COVID-19, “se le derivaría a la comunidad autónoma para confirmar el diagnóstico”. 

También en el aeropuerto de Viena (Austria) se realiza el control de temperatura corporal a todos los pasajeros, y en el de Heathrow (Londres, Inglaterra), también comenzaron a hacerlo el pasado 20 de mayo, tal y como indican en su web: “En principio solo se realizarán a los pasajeros de llegadas, pero se analizará la posibilidad de hacerlo con los que salen”. 

Desde el aeropuerto de Heathrow aclaran que están probando esta tecnología de control de temperatura corporal, por lo que si se detecta fiebre en un pasajero, no se detendrá a ningún viajero, sino que se recomienda seguir las principales medidas de seguridad: “Cuarentena, evitar viajes no imprescindibles y mantener la distancia social”.

También el aeropuerto londinense de Stansted indica en su web que “se están llevando a cabo algunas pruebas de detección de temperatura para probar esta tecnología”. “Los resultados no serán comunicados a los clientes ni serán utilizados para decidir si un cliente puede viajar o no”, añaden.

Sin embargo, el aeropuerto de Gatwick, también en Londres, no ha implementado esta medida porque, según señalan en su página, han seguido las recomendaciones de la Public Health England, organismo que, basándose en la evidencia científica, no considera que sea “un método efectivo para proteger la salud pública”.

En Irlanda, tal y como se puede leer en la web del aeropuerto de Dublín, no se realizará ningún tipo de control de temperatura a pasajeros: “No es un método de control apropiado en este momento. Las autoridades sanitarias irlandesas señalan que este tipo de método de detección en aeropuerto no es recomendada ni por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (CEPCE)”.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente