Newtral


Los temporales meten a España en el ‘top 40’ del riesgo climático
Siguiente

Los temporales meten a España en el ‘top 40’ del riesgo climático

España sube nueve puestos en el escalafón de países más vulnerables a la emergencia climática en 2018. En el acumulado de las últimas décadas, estamos en el 29, tras las regiones en desarrollo azotadas por tifones y sequías más graves.

Inundación en Los Alcázares por la DANA de diciembre | M. Guillén, Efe

Lo que para países del Índico o el Pacífico –estados insulares, algunos– era una emergencia hace años, se empieza a percibir como riesgo climático real en países muy poblados más industrializados. Japón encabeza este año el escalafón mundial de zonas más vulnerables ante el calentamiento global, según Germanwatch, la ONG que anualmente dibuja el ranking de países más golpeado por los eventos extremos.

Loading…

En su informe, presentado en la Cumbre del Clima de Madrid COP25 destacan que los mares y sus vientos han azotado a su población en forma de tifones, como le ha ocurrido a Filipinas, segundo en la tabla del riesgo climático.

Sin embargo, otros mares más tranquilos empiezan a calentar este calamitoso top 100, según aumenta la temperatura de sus aguas: el Mediterráneo y, con él, España, entran entre los primeros 40 por primera vez, según los datos de 2018. Junto a ella, Grecia e Italia, por razones similares y el factor de la sequía.

En concreto, se planta en el puesto 38 desde el 47 del año anterior, conforme al trabajo presentado este miércoles en la Cumbre del Clima de Madrid COP25, por la ONG teutona.

Según David Eckstein, coautor del informe, en el ascenso tienen un papel muy importante las fuertes lluvias, las tormentas y las inundaciones, especialmente en el este peninsular y Baleares (en 2018). Es decir, este trabajo aún no incluye los datos de pérdidas materiales y humanas derivadas de la DANA de septiembre y la actual, en áreas parecidas a las de 2018.

Temporales y olas de calor en Europa

Como nos explicaba aquí el climatólogo Jonathan Gómez Cantero, «hay zonas costeras que tienen mayor erosión por estas precipitaciones y vemos muchos casos en los que nos quedamos sin playas» porque las arrastra el agua.

Para este geógrafo que participó en el estudio de AEMET de atribución al cambio climático, «si además le sumamos la subida del nivel del mar, la orla costera de la península y de muchas zonas del mundo van a quedar afectadas».

Atendiendo solamente a los datos del último decenio, España escala hasta el puesto 29, desde el 34, en cuanto a vulnerabilidad. Como otros países europeos, y en la línea del informe presentado este martes por la OMM, el calor extremo es la otra pata de las vulnerabilidades de los países del ‘norte global’.

«Las olas de calor fueron una de las principales causas de los daños en 2018. De los diez países más afectados en 2018, Japón, Alemania e India sufrieron un prolongado período de calor», señalan en el trabajo. «La evidencia científica reciente ha establecido un vínculo claro entre el cambio climático y la frecuencia y severidad del calor extremo».

En Europa, por ejemplo, la probabilidad de que se produzcan olas de calor extremas es entre 10 y 100 veces mayor que hace un siglo. Debido a la falta de datos, los efectos de las olas de calor «pueden estar infrarrepresentados, por ejemplo en el continente africano».

En Europa, la probabilidad de que se produzcan olas de calor extremas es hasta 100 veces mayor que hace un siglo, como este verano.

Sin embargo, explican desde Germanwatch, «el índice no debe confundirse con un sistema de clasificación completo de la vulnerabilidad climática, representa una pieza importante en el rompecabezas general de los impactos relacionados con el clima».

Por ejemplo, no tiene en cuenta aspectos importantes como el aumento del nivel del mar, donde la costa española vuelve a presentar problemas en zonas concretas por la proximidad de las zonas habitadas a las aguas. No tanto porque vayan a quedar totalmente sumergidas poblaciones enteras, como que se vean afectadas por inundaciones más recurrentes, justo ante el efecto combinado de temporales fuertes (gotas frías, con o sin DANA).

En este sentido, el informe tampoco considera el derretimiento de los glaciares o mares más ácidos y cálidos.

Mucho peor en países pobres

Siete de cada diez países que han tenido que afrontar desastres naturales en las últimas dos décadas estaban en vías de desarrollo. Puerto Rico (con 150 muertes de media anual), Myanmar (con 7.052) y Haití (274) fueron los más afectados a largo plazo. Le siguen Filipinas, Pakistán, Vietnam, Bangladesh, Tailandia, Nepal y República Dominicana.

Loading…

Para Eckstein, el problema con el que se suelen encontrar es que no tienen tiempo para recuperarse. Por ejemplo, de huracanes o tifones. La comunidad científica, alrededor del Panel Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático (IPCC), cree que podrían intensificarse los ciclones tropicales en la situación de emergencia climática. De ahí que la ONG reclame mecanismos financieros efectivos.

Uno de los asuntos a tratar políticamente en esta Cumbre del Clima de Madrid es justamente cerrar un mecanismo que compense las pérdidas derivadas de la emergencia climática. Un reto es medir qué son y en qué proporción daños claramente identificables con el calentamiento global y que supone millones de desplazados cada año.

“La COP25 debe abordar la falta de financiación adicional para ayudar a las personas más pobres y a países a afrontar las pérdidas y daños. Son los más afectados por los impactos del cambio climático y carecen de la capacidad financiera y técnica para hacer frente a las pérdidas y daños”, ha añadido Laura Schaefer, de Germanwatch, en la presentación.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente