Newtral
Los nacionalistas rompen el bipartidismo en Irlanda y aspiran a formar Gobierno
Siguiente

Los nacionalistas rompen el bipartidismo en Irlanda y aspiran a formar Gobierno

El Sinn Féin se impuso en votos a los históricos Fine Gael y Fianna Fáil en las elecciones generales irlandesas del 8 de febrero, aunque este último se ha erigido ganador tras la fase final del recuento

Foto: Aidan Crawley | EFE

El bipartidismo en Irlanda ha pasado a la historia. Los democristianos de Fine Gael y los centristas de Fianna Fáil contemplaron en las elecciones de este sábado cómo su nonagenaria hegemonía se resquebrajaba ante el auge inusitado de una fuerza ‘incidental’: el izquierdista y nacionalista Sinn Féin. La formación liderada por Mary Lou McDonald comenzó a despuntar desde los primeros momentos del recuento largo y complejo, conocido por contarse en días y no en horas y que tanto caracteriza el peculiar sistema electoral irlandés.

Pero el triunfo no fue definitivo. Los nacionalistas solo ganaron las primeras preferencias de voto. El lento recuento de sufragios, que comenzó el domingo y que concluyó este martes, ha arrojado una victoria final para el Fianna Fáil, líder de la oposición en la pasada legislatura con Micheál Martin. En cualquier caso, la foto final ha revelado una distribución parlamentaria homogénea que aleja a cualquier partido de la mayoría absoluta. Los irlandeses se acercan a un Gobierno en minoría o de coalición.

Lo más importante

“Si son democráticos, tendrían que hablar conmigo y dejar de relegar al Sinn Féin a los márgenes”, manifestó McDonald este lunes, en un mensaje dirigido a Fine Gael y a Fianna Fáil. “Hemos ganado el voto popular y la gente nos ha elegido para representarlos”. Con el escrutinio completo, el Sinn Féin se ha consolidado como segunda fuerza con 37 de los 160 escaños del Dail, la Cámara Baja irlandesa, aunque aglutina la mayor cantidad de votos, con un 24,53%.

Esto sucede debido al sistema de transferencia de votos entre aspirantes –procedentes de segundas y posteriores opciones expresadas en la papeleta– que hasta ahora habían beneficiado al bipartidismo. En estos comicios, el Sinn Féin presentó 42 candidatos de 160, frente a los 84 de Fianna Fáil y los 82 de Fine Gael.

Los centristas de Martin son ahora mayoría en la Cámara al obtener 38 escaños con un 22,18% de los votos, mientras que los democristianos del primer ministro, Leo Varadkar, quedan relegados como tercera fuerza con 35 asientos y un 20,86% de los apoyos. La participación en las elecciones ha sido del 62,9%.

¿Cuál es el contexto?

Parte del éxito de McDonald radica en su mensaje contra la austeridad, que ha logrado penetrar en las capas populares jóvenes y en el electorado de las zonas más deprimidas de Irlanda. Los discursos electorales se centraron en el malestar social suscitado por el deterioro de la sanidad pública y por el encarecimiento de la vivienda. Para solucionar dichos problemas, la líder del Sinn Féin se comprometió en campaña a aumentar la inversión pública, a congelar los alquileres y a construir hasta 100.000 hogares de propiedad estatal. Fianna Fáil y Fine Gael calificaron sus promesas de “populistas” y advirtieron de que semejantes medidas endeudarían el país.

De poco le han servido a Varadkar los progresos sociales logrados por su Ejecutivo en los últimos cuatro años. El alto ritmo de crecimiento de la economía irlandesa –de los más altos de la zona euro–, la reducida tasa de desempleo y los referéndums sobre el matrimonio homosexual y el aborto quedaron eclipsados por la campaña de sus rivales contra la situación precaria de los servicios públicos.

Varadkar convocó elecciones anticipadas el mes pasado tras considerar que era “el mejor momento para el país”. La concreción del Brexit y el acuerdo entre Londres y Dublín para desbloquear la crisis institucional en Irlanda del Norte fueron los motivos principales para adelantar las urnas, según explicó el propio jefe del Ejecutivo. Su partido, Fine Gael, gobierna en minoría desde 2016 con el apoyo de Fianna Fáil y de varios diputados independientes. Las dos formaciones ocupan la mayoría de los escaños del Oireachtas y se alternan en el poder desde hace décadas.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La paridad en el reparto de escaños entre el Sinn Féin, Fianna Fáil y Fine Gael les obligará a buscar apoyos para gobernar entre diputados independientes y formaciones minoritarias, como el Partido Verde o el Partido Laborista.

La meta de McDonald es formar un Ejecutivo progresista, aunque no descarta una coalición con democristianos o centristas. “Quiero tener un Gobierno para el pueblo. Lo ideal sería un Gobierno en el que no estén ni Fine Gael ni Fianna Fáil. He empezado a contactar con los otros partidos para explorar durante los próximos días nuestras posibilidades”, expuso el domingo la líder del Sinn Féin.

Martin y Varadkar, en cambio, han subrayado que no pactarán con los nacionalistas por su “pasado violento” en el conflicto norirlandés y sus políticas económicas, que tachan de “populistas y radicales”. El Sinn Féin es considerado el antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés), si bien McDonald sustituyó en 2018 al histórico dirigente Gerry Adams y representa a una generación sin vínculos con la lucha armada.

No menos importante es la promesa que la líder del Sinn Féin se ha comprometido a cumplir si consigue llegar al Gobierno: convencer a Londres para que acepte celebrar un referéndum sobre la reunificación de Irlanda, aspiración histórica del partido. El Brexit ha renovado los esfuerzos del Sinn Féin a este respecto, después de que la mayoría del electorado de Irlanda del Norte, donde es la segunda fuerza regional, votara en contra del divorcio con la Unión Europea en el referéndum de 2016. La posibilidad de una futura consulta sobre el futuro de la isla puede ser un condicionante para los partidos en las negociaciones con el Sinn Féin.

#Fact

McDonald ha obtenido el mejor resultado del Sinn Féin en unos comicios generales, después de varias legislaturas estancados como tercera fuerza nacional a la sombra de Fine Gael y Fianna Fáil. En las elecciones generales de 2016, con Adams de candidato, su partido logró el 33,8% de los votos y 23 diputados.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente