Newtral


¿Cómo piensa Reino Unido evitar una frontera dura con Irlanda?
Siguiente

¿Cómo piensa Reino Unido evitar una frontera dura con Irlanda?

Londres ha enviado un documento a Bruselas con ideas para desbloquear el principal nudo gordiano de un acuerdo negociado para el Brexit, mientras que la UE comienza a abrirse a conocer otras opciones.

El primer ministro británico, Boris Johnson | EFE

Después de  años debatiendo sobre el Brexit… ¿Sabes lo que es el backstop o la salvaguarda irlandesa? ¿Qué relación hay entre las fronteras de Irlanda y la salida de Reino Unido de la Unión Europea? Es un vínculo clave, y en realidad se trata del principal escollo a la hora de negociar con Bruselas las condiciones en las que se producirá el divorcio británico de la UE. Se trata del mecanismo de seguridad impuesto desde los acuerdos del Viernes Santo tras el conflicto irlandés, que evitaban una frontera física entre el Ulster y la República de Irlanda.

Cuando queda poco más de un mes para el 31 de octubre, fecha límite para la salida del Reino Unido de la UE, los negociadores británicos y de la UE pisan el acelerador para buscar un acuerdo de retirada in extremis que evite un Brexit duro, cuyas consecuencias plantean numerosos desafíos en la vida diaria de millones de británicos y de europeos. La Comisión Europea (CE) insistió el viernes en que está “abierta” a examinar cualquier propuesta británica que evite la frontera física en Irlanda. 

¿Por qué es importante?

“Todo animal vivo, todo alimento que entra en Irlanda del Norte procedente del Reino Unido entra no solo en Irlanda, sino también en el mercado polaco, alemán o danés de forma mecánica, automática, y nosotros debemos ejercer un control para proteger a los consumidores”. Esta era la divulgativa exposición del negociador europeo del Brexit, Michel Barnier, tras las negociaciones del pasado miércoles.

Londres había enviado un lote de propuestas redactadas por una comisión técnica de tories y laboristas, un documento con tres supuestos cuya condición de confidencial se exige por parte de los negociadores británicos. De acuerdo con The Guardian, estas ideas no vinculantes incluyen el uso de tecnología y esquemas de comercio confiables para facilitar los controles aduaneros fuera de la frontera y, entre otros asuntos, la necesidad de definir una zona sanitaria y fitosanitaria en toda Irlanda. Pero no hay soluciones concretas, y no las habrá antes del plazo de dos semanas sugerido por el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Finlandia, Antti Rinne, para condicionar que se agilice el trámite con margen suficiente para llegar a la cumbre europea del 17 de octubre con algo que poner sobre la mesa. 

¿Cuál es el contexto?

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, rebajó expectativas el jueves con la salvaguarda. “En lo referente a los arreglos alternativos, que nos permitan a nosotros y Reino Unido lograr los objetivos principales de la salvaguarda (…) si los resultados están, no me importa el instrumento”, dijo. “Si los objetivos se cumplen, todos ellos, entonces no necesitamos la salvaguarda”, agregó.

Irlanda del Norte vivió un conflicto entre 1968 y 1998 que enfrentó a los unionistas (protestantes en su mayoría y partidarios de mantener el nexo con Reino Unido) y los republicanos, eminentemente católicos pero menos numerosos y partidarios de la independencia o de integrarse en la República de Irlanda. Una de las condiciones del Acuerdo de Paz de Viernes Santo de 1998 era esta salvaguarda, difícil de conservar en tanto que la República de Irlanda continuará siendo parte del territorio de la UE y el Ulster (Irlanda del Norte) dejará de serlo. De manera que en la isla se permitía el libre tránsito de personas y bienes, pero el Brexit abre una brecha que obligaría a negociar controles fronterizos y de aduanas, lo que representa cierto peligro tras tres décadas de violencia. [El medio estadounidense Vox lo explica muy claro en este vídeo]

¿Qué hay que tener en cuenta?

La ex primera ministra británica Theresa May acordó mantener la totalidad del Reino Unido en la unión aduanera de la UE el tiempo que fuera necesario hasta encontrar una solución, lo que no era negociable para algunos diputados británicos en el Parlamento de Westminster. La razón de su oposición es evitar que Irlanda del Norte quede alineada con normas comunitarias si no hay un acuerdo sobre la relación comercial tras un periodo de transición, lo que es inaceptable para políticos euroescépticos, como el primer ministro, Boris Johnson. 

#Fact 

¿Y cómo votó Irlanda del Norte en el referérendum del Brexit de 2016? El 44% abogó por abandonar la UE y el 56%, por quedarse. El cómputo total de apoyos a la salida de la UE fue del 51,9% frente al 48,1% de votos por el no.


¿Aceptará la UE la propuesta británica de solución para la frontera de Irlanda del Norte?
Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente