Newtral
La Luna, 51 años (y tres pandemias) después
Siguiente

La Luna, 51 años (y tres pandemias) después

La llegada de tres hombres al suelo de la Luna cumple 51 años. El mundo se ha dado la vuelta varias veces desde entonces. Una pandemia, de hecho, se declaró meses antes de lanzar la misión Apolo 11 que, como la vida, siguió su curso marcando un hito que el mundo espera repetir (lo la propia Luna y Marte) cuyas misiones se han visto entre paréntesis por la crisis del coronavirus.



Hace un año el mundo era distinto y la Luna la misma de siempre. La naturaleza nos ha enseñado, eso sí, que las cosas no son como empiezan, sino cómo acaban. La historia de la Luna en sí no empezó bien.

A un tremendo cataclismo planetario debemos su existencia. Un planeta enorme debió de chocar con nosotros cuando aún no estábamos. Y un trocito de Tierra desprendido se quedó para siempre bailando cara a cara con este insignificante trozo de roca caliente que es nuestro planeta en el cosmos.

Hace un año nos abrazábamos todavía recordando un éxito mayúsculo de la humanidad que cumplía 50 años. Pero Tampoco empezó bien la carrera lunar.

A un año vista del lanzamiento de la misión Apolo 11, en Hong Kong se estaba iniciando una pandemia de gripe que para diciembre de 1968 había matado casi a un millón de personas en todo el planeta.

El 16 de julio de 1969 ya se estaba lanzando la nave y el 20, tocando Luna. El mundo cambió y no lo hizo entonces una pandemia que, contrariamente a otras gripes, estaba afectando mucho a gente mayor.

Los murciélagos de la Luna

Hoy nos plantearíamos si unos potenciales astronautas estarían llevando virus consigo a la Luna o a Marte. El tratado del Espacio Ultraterrestre es claro. Nos obliga a la desinfección de las naves. Pero entonces no había tantos remilgos. Ya es difícil que virus o bacterias cabalguen a lomos de cohetes y aguanten. Pero no imposible. ¿Y si en la Luna ya hay vida terrestre?

Litografía de los falsos hombres-murciélago de la Luna de 1935
Litografía de los falsos hombres-murciélago de la Luna de 1935 | NY Sun

Hace un año escuchábamos a la astrónoma Eva Villaver, autora de Las Mil caras de la Luna. Eso creyeron en 1835, cuando un fake colado en un periódico de Nueva York hizo pensar que en la Luna se habían observado, viviendo, colonias de murciélagos. Hombres murciélago, en realidad. Como para no pensar que fuera territorio de virus. 

Hace un año hablábamos con un ministro sin mascarilla ni traje espacial que lo protegiera. Hablábamos de pseudociencias y vacunas sin imaginar que tendría que ser esta la primera preocupación para la mermada y maltratada ciencia de un país que ahora la reza como quien alza su mirada a los dioses de las constelaciones, esperando un milagro.

Hace un año las vidas negras importaban. Y hace 50, cuando un grupo de mujeres afroamericanas hacían los números que permitieron poner a tres hombres sobre la Luna. 

A 20 de julio de 2020 la tierra está en fase llena. Mientras que la Luna hoy está nueva, desde allí, esos murciélagos de ficción o unos supuestos árboles lunares de los que también os hemos hablado, nos verían en todo nuestro esplendor desde el suelo selenita. Tierra llena. Esperemos no tener que vaciar recurrentemente sus calles.

Y, pase lo que pase, pensemos que ella, allí arriba, nos recordará que seguirá saliendo cada noche que le toque. Y que ella mismo es la historia de algo que empezó verdaderamente mal.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente