Newtral


De un canal de cine en casa a una de las más prestigiosas factorías de series: la historia de HBO
Siguiente

De un canal de cine en casa a una de las más prestigiosas factorías de series: la historia de HBO

El 8 noviembre de 1972 empezaba sus emisiones en Pennsylvania un canal de pago que distribuía películas de terceros a sus abonados. En ese momento nadie se imaginaba que terminaría siendo una de las más grandes fábricas de series

8 de noviembre de 1972. Hoy se cumplen 47 años del inicio de emisiones de HBO en la localidad de Wilkes Barre, Pennsylvania. Ese día, a través del servicio de cable, se suscribieron 365 familias. En ese momento se trataba de un canal de estreno de películas sin cortes de publicidad.

HBO es el acrónimo de Home Box Office. Esta expresión en la jerga profesional se refiere a la taquilla de las salas de proyección. Con esta denominación se alude al sentido del servicio que consiste en tener desde casa acceso a una especie de sala de cine de estreno.

El nacido en Wilkes Barre es uno de los primeros canales premium de la historia de la televisión. Se abría la posibilidad de poder contratar un canal específico mediante el pago mensual de una cantidad determinada. 

La campaña de lanzamiento del canal se hizo basada en el slogan Different and First (“Diferente y primero”). La idea era resaltar el hecho de que se trataba de un canal diferente que ofrecía las películas en televisión antes de que se emitieran en los poderosos canales convencionales en abierto. 

El servicio de HBO se extendió rápidamente y tuvo un gran éxito. La costumbre de consumir películas de estreno desde el salón de estar en casa en lugar de desplazarse hasta los cines se empieza a convertir en un hábito para muchos espectadores. El problema fue que derivado de ese éxito empezaron a llegarle las complicaciones.

HBO empezó a tener tres problemas. Empezaron a salirle competidores a raíz de su éxito. Los precios de las películas que compraban empezaron a subir por la competencia. Al repartir el mercado con otros canales similares, no tenían producto suficiente de estreno para llevar la programación todo el año.

Cómo arrasar en nuevos mercados: las series originales

En 1990, los directivos de HBO tomaron una decisión que marcaría la historia del medio televisivo. A la vista de las dificultades que encontraban para desarrollar su modelo se plantearon empezar a producir y emitir series originales para su emisión exclusiva en el canal. La primera de ellas se titulaba Dream On (Sigue soñando). Se trataba de una original comedia creada por dos jóvenes, Marta Kauffman y David Crane, que llegó a España a través de Canal +. En 1994, tras el éxito de Dream On, ambos fueron contratados por Warner y NBC para desarrollar un nuevo proyecto: Friends.

Los abonados a HBO valoraron muy positivamente la inclusión de series originales en el servicio. Los directivos del canal vieron abrirse una extraordinaria ventana de oportunidad. Con este tipo de producciones conseguían no depender de comprar películas en el mercado y, además, contar con material en exclusiva al que sólo podían acceder sus suscriptores.

En 1997, el canal que ya incluye películas, series y otros programas especiales pensó en lanzar una gran campaña que explicase que pese a ello no se trataba de un canal convencional en abierto. Consiguieron dar con un slogan que se ha convertido en legendario con el paso de los años: HBO, It’s not TV («HBO, no es televisión»). Con este claim se pretendía explicar la idea de lo que significaba pagar por un servicio exclusivo, diferenciado de la televisión tradicional.

La forma de producir las series también era distinta en HBO frente a la televisión convencional. Cada temporada la componían solamente entre 10 y 13 episodios que se estrenaban semanalmente. En 2013, Netflix, una empresa de alquiler de películas vía streaming en ese tiempo, copió la idea de HBO y empezó a producir sus series originales con el estreno de House of Cards. Las plataformas OTT empezaron a desarrollarse ante la creciente oferta actual.

Desde 1990 hasta hoy, HBO se ha convertido en una de las factorías de series más prestigiosa del mundo. Muchos de los títulos de sus producciones han marcado la historia del medio televisivo y han obtenido todo tipo de reconocimiento por parte de la crítica y el público en todo el mundo. Entre ellos destacamos Sex and the city (1993), The Sopranos (1998), The Wire (2002) y Game of Thrones (2011).

Fuentes:

The HBO Effect (English Edition), Dean J. DeFino

It’s Not TV: Watching HBO in the Post-Television Era (English Edition), Marc Leverette

Hombres fuera de serie: De Los Soprano a The Wire y de Mad Men a Breaking Bad. Crónica de una revolución creativa (Ariel), Brett Martin, Jorge Paredes

Watch it while it lasts: our golden age of television, Ian Leslie, Financial Times (13/04/2017)

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente