Newtral
La Delegación del Gobierno como epicentro del conflicto catalán
Siguiente

La Delegación del Gobierno como epicentro del conflicto catalán

Las protestas por la sentencia del procés tuvieron como escenario la sede de la delegación que ostenta Teresa Cunillera

Foto: Flickr PSOE

Cataluña ocupó gran parte del debate de investidura de Pedro Sánchez, y el “conflicto catalán” condicionará en gran parte la acción del nuevo Ejecutivo. El acuerdo entre PSOE y ERC, cuya abstención facilitó la investidura de Sánchez, no contempla cambios en la figura del Delegado del Gobierno en Cataluña. No obstante, el edificio que ahora ocupa la titular del cargo, Teresa Cunillera, fue el centro de las protestas subsiguientes a la sentencia del procés. La acción del nuevo Ejecutivo en Cataluña quedará medida, de algún modo, en la figura del representante del Gobierno en la CCAA.

Lo más importante

El cargo de Delegado del Gobierno en Cataluña se define por la estabilidad. Desde 1982 ha habido 9 delegados del Gobierno, casi siempre en paralelo con los Ejecutivos. Por ejemplo, los Gobiernos de González se vieron representados en Cataluña por dos delegados: Francesc Martí (1982-1993) y Miguel Solans (1993-1996). En sus ocho años de mandato, Aznar tuvo también dos delagados -delegadas, en este caso- del Gobierno: Julia García Valdecasas (1996-2003) y Susanna Bouis (2003-2004). La segunda reemplazó a la primera en cuanto García Valdecasas fue nombrada Ministra de Administraciones Públicas.

Zapatero tuvo también dos delegados del Gobierno en Cataluña: Joan Rangel (2004-2011) y, solo por dos meses -hasta diciembre de 2011-, Montserrat García Llovera. Rajoy, por su parte, confió el cargo a María de los Llanos de Luna hasta 2016, cuando fue reemplazada -ya en pleno procés– por un veterano del Parlament de Cataluña como Enric Millo.

Millo fue reemplazado por la actual titular, Teresa Cunillera, en junio de 2018, tras prosperar la moción de censura que hizo presidente a Sánchez. Además, tradicionalmente, los Gobiernos centrales cuentan con ministros catalanes, sean del color que sean.

¿Cuál es el contexto?

En el anterior Gobierno de Sánchez, la llamada cuota catalana estaba representada en el Ministerio de Exteriores con Josep Borrell y en el Congreso y el Senado con Meritxell Batet y el filósofo independiente y federalista Manuel Cruz. Con Borrell ahora al frente de la diplomacia europea y Pilar Llop en la Cámara Alta, queda Batet, que repite como presidente de la Cámara Baja. 

En las pasadas semanas, los medios han publicado todo tipo de quinielas. Este viernes, se informó de que el ministro catalán en esta legislatura será el número dos del PSC, Salvador Illa. Muy cercano al líder del PSC, Miquel Iceta, su perfil encaja, según El Mundo, en el de un contrapeso a las sensibilidades soberanistas que se inclinan por el lado morado del Ejecutivo de coalición. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

Si los gabinetes ministeriales son el reflejo de una política, Cataluña ha estado representada en los diferentes ejecutivos por 18 ministros de distinto signo político:

  • En los dos gobiernos de Mariano Rajoy, el vallisoletano y afincado en Barcelona desde los 3 años, Jorge Fernández Díaz, fue ministro del Interior entre 2011 y 2016. Dolors Montserrat tomó el testigo catalán en el segundo mandato de Rajoy entre 2016 y 2018.
  • José Luis Rodríguez Zapatero designó en su ocho años de Gobierno a cuatro ministros catalanes: la primera ministra de Defensa (2008-2011) y de Vivienda (2007-2008), Carme Chacón; Celestino Corbacho (Trabajo, entre 2008 y 2010), Joan Clos (Industria, entre 2006 y 2008) y José Montilla (Industria, entre 2004 y 2006). 
  • José María Aznar tuvo tres titulares catalanes al frente de las carteras de Administraciones Públicas (Julia García  Valdecasas, 2003-2004) y Ciencia y Tecnología (Anna Birulés, 2000-2002). Josep Piqué ocupó los ministerios de Industria (196-200), Exteriores (2000-2002) y Ciencia y Tecnología (2002-2003). 
  • Felipe González contó con Narcís Serra como vicepresidente entre 1991 y 1995. En sus 13 años contó con Serra en Defensa (1982-1991), además de tener a Josep Borrell en Obras Públicas (1991-1996); a Jordi Solé Tura en Cultura (1991-1993); a Joan Majó en Industria (1985-1986), y a Ernest Lluch en Sanidad (1982-1986).
  • Los gobiernos de Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo contaron con cuatro ministros catalanes: Federico Mayor Zaragoza (Educación y Ciencia entre 1981 y 1982); Eduard Punset (Relaciones con las Comunidades Europeas entre 1980-1981); Joan Rovira (Sanidad entre 1979 y 1980) y Landelino Lavilla (Justicia entre 1977 y 1979).

#Fact 

Cunillera es una histórica exdiputada socialista en el Congreso. Se estrenó con 31 años cuando fue elegida por Lleida en 1982 y volvió a la Cámara Baja en 1996 para mantener su escaño hasta 2015. Entre 2008 y 2011 fue vicepresidenta primera, rol en el que sucedió a Carmen Calvo. Además, está considerada como una de las personas de confianza de Pedro Sánchez y Miquel Iceta.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente