Newtral
Custodia y régimen de visitas durante el estado de alarma: preguntas y respuestas
Siguiente

Custodia y régimen de visitas durante el estado de alarma: preguntas y respuestas

El Consejo General del Poder Judicial estableció que corresponde al juez decidir sobre la modificación de custodias y visitas. Al no haber una unanimidad de criterio, las juntas sectoriales de jueces han tomado decisiones distintas en cada territorio

Imagen: Shutterstock

El estado de alarma decretado en todo el territorio nacional ha planteado dudas sobre los regímenes de custodia y visitas. ¿Se deben mantener las visitas entre semana? ¿Y las pernoctaciones? ¿Qué ocurre cuando uno de los progenitores tiene una orden de alejamiento sobre la madre del menor?

En relación a esto, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) emitió el pasado viernes un comunicado para tratar de unificar criterios. El CGPJ daba una serie de directrices, en su interpretación del Real Decreto 463/2020 —por el que se declaró el estado de alarma— concluyendo que las juntas sectoriales de jueces de cada territorio pueden establecer pautas conjuntas.

Y así ha sido. Las diferentes juntas sectoriales de jueces han establecido actuaciones conjuntas, pero hay disparidad de criterios en los distintos territorios en cuanto a cómo compaginar el estado de alarma —que obliga al confinamiento— con las visitas, estancias y custodias. Te lo explicamos

¿Qué establece el estado de alarma?

El artículo 7 del Real Decreto 463/2020 establece diferentes posibilidades en cuanto a la libertad de circulación de personas. Y una de las posibilidades es “la asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables”.

El documento no concreta los aspectos relacionados con la salida de menores a la calle para que puedan trasladarse a otro domicilio parental para visitas y estancias. Sin embargo, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, dijo el pasado viernes en comparecencia que “por regla general, tendrán que seguir cumpliéndose los acuerdos establecidos en medidas cautelares o en sentencia definitiva sobre la tenencia de los progenitores”.

Esto podría cambiar, según el ministro Campo, cuando la situación vaya “en detrimento del menor”, siempre y cuando así lo haya decidido el juez tras oír al fiscal. Campo también señaló en su comparecencia que no tiene por qué haber limitaciones, pero añadía: “Hay veces en que esa determinada flexibilización determinaría —estoy pensando en traslados de ciudades— una incomodidad tan grande que, a lo mejor, es preferible una restricción de ese derecho fundamental que tiene el menor a relacionarse con sus padres”.

¿Qué dice el Consejo General del Poder Judicial?

El CGPJ, en su comunicado el pasado viernes, señalaba que “corresponde al juez la decisión pertinente acerca de la suspensión, alteración o modulación del régimen de custodia, visitas y estancias acordado en los procedimientos de familia”.

Escarlata Gutiérrez, fiscal de la Sección Territorial de Manzanares (Ciudad Real), explica a Newtral.es que “el CGPJ habla de todo tipo de situaciones, tanto de aquellos regímenes de custodia o visita que se han resuelto por un juzgado de familia como por aquellos que se han resuelto por un juzgado de violencia de género”. Sin embargo, hay diferencias entre una y otra situación que explicaremos más adelante.

El magistrado Joaquim Bosch, que ejerce como juez de primera instancia e instrucción en Moncada (Valencia), apunta a Newtral.es que “se equivocan quienes plantean estos conflictos desde la perspectiva de qué padre tiene más derecho, porque lo que prevalece es la salud del menor y su interés al libre y adecuado desarrollo de su personalidad”. “Para el menor es positivo tener contacto con ambos progenitores, salvo que haya circunstancias excepcionales”, añade Bosch.

En este sentido, Bosch explica que “el Real Decreto prevé que estos desplazamientos de menores, en principio, estarían justificados”: “Siempre prima el interés superior del menor: si se va a poner en riesgo su salud de alguna manera, obviamente no. Pero si los domicilios no están alejados y se hace con cuidado, en principio entendemos que estarían justificados”.

El pasado lunes, la Fiscalía General del Estado emitió un comunicado sobre “la incidencia del estado de alarma en la ejecución del régimen de visitas en supuestos que son competencia del Juzgado de Violencia sobre la Mujer”. En él señalaba que “si el régimen de visitas fuera de solo unas horas al día y sin pernocta, los y las fiscales solicitarán la suspensión temporalmente por no resultar ni proporcionado ni razonable con la duración de la visita el tiempo de exposición del menor en la vía pública para la entrega y recogida”.

El comunicado añade que “se valorarán excepciones cuando la visita tuviera una duración de al menos ocho horas y se trate de desplazamientos breves tanto en tiempo como en distancia, y siempre atendiendo al interés superior del menor”.

La fiscal Susana Gisbert, especializada en violencia de género, concuerda con Bosch en que “hay circunstancias donde puede ser fácil realizar el traslado de los menores”. “Pero hay que tener en cuenta que no es lo mismo un caso en el que uno y otro progenitor vivan a 20 kilómetros y tengan que usar transporte público a que vivan en la misma calle, o que el niño tenga asma o no lo tenga”, añade Gisbert.

«Aunque la nota de la Fiscalía General del Estado hable de regímenes acordados vía juzgados de violencia de género, entendemos que se aplica también en aquellos regímenes acordados por juzgados de familia”, explica la fiscal Susana Gisbert a Newtral.es.

La fiscal Escarlata Gutiérrez entiende que “en situaciones generales, donde no ha concurrido violencia de género, puede haber un acuerdo entre los progenitores y que se suspendan, por ejemplo, las visitas entre semana, alargando quizá un poco los fines de semana”.

Estas visitas entre semana “se suspenderían de manera informal o verbal, sin tener que hacer una modificación de convenio”, ya que “las modificaciones de convenio son para situaciones persistentes en el tiempo y, por suerte, estamos ante una situación coyuntural”.

“En situaciones de este tipo no se está comunicando a los juzgados, sino que los progenitores llegan a un acuerdo entre ellos. En custodias compartidas se supone que hay una buena relación, dentro de lo que el divorcio supone, por lo que los progenitores pueden alcanzar acuerdos y ver a futuro cómo se compensan algunas visitas. Sobre todo, hay que flexibilizar para que prime el interés del menor”, añade la fiscal Gutiérrez.

El comunicado de la Fiscalía General del Estado señala que los progenitores pueden acogerse al artículo 158 del Código Civil. “Este es un procedimiento especial que se resuelve inmediatamente en una comparecencia, y que se emplea para realizar un cambio en el régimen de custodia, visitas o estancias cuando hay un cambio extraordinario de situación”, explica la fiscal Susana Gisbert.

“Los progenitores están en su derecho de acogerse al 158, pero quizá el CGPJ debería dar mejores directrices porque no es cuestión de colapsar los juzgados”, apunta Gisbert.

En este sentido, el magistrado Joaquim Bosch señala: “La realidad es que nos están llegando muchas peticiones acogiéndose al 158. Tanto por parte de progenitores que piden la suspensión del régimen de visitas alegando que trasladar al menor puede ser perjudicial para su salud como por parte de los que piden que el régimen de visitas se mantenga porque es perjudicial para el menor no ver a uno de sus progenitores”.

¿Qué ocurre en los casos que son competencia de un Juzgado de Violencia sobre la Mujer?

En primer lugar, cabe aclarar que no todos los regímenes acordados a través de un Juzgado de Violencia sobre la Mujer se dan en exparejas donde hay una condena por violencia de género, según explica a Newtral.es Cira García, magistrada en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Albacete: “En la mayoría de los casos sí hay condenas por violencia de género, pero puede ocurrir que la denuncia haya sido archivada o el acusado absuelto y que, aun así, la demanda de divorcio y el régimen de custodia o visitas curse a través del Juzgado de Violencia sobre la Mujer”.

“Es decir, si se presenta una demanda de divorcio y en ese momento hay una causa penal de violencia de género, ese divorcio lo lleva el Juzgado de Violencia sobre la Mujer. Luego puede ocurrir, como decíamos, que la causa penal se archive o que se absuelva al denunciado, pero el divorcio y, por tanto, todo el tema de custodias y visitas, lo siga llevando el juzgado de violencia de género”, añade García.

La magistrada señala esta diferencia para entender que aunque la nota de la Fiscalía General del Estado se refiera a todos los regímenes que son competencia de estos juzgados, no todas las situaciones son iguales: “En muchas de ellas, el padre tendrá una orden de alejamiento o de prohibición de comunicación con la madre, pero en algunas otras no”.

Tanto la Fiscalía General del Estado como el CGPJ señalan en sus comunicados que en los casos en los que las visitas se hagan a través de un Punto de Encuentro Familiar (PEF), estas se verán “alteradas”. ¿En qué sentido? En primer lugar, el PEF puede servir como punto de encuentro para la entrega y recogida de un menor (porque pesa una orden de alejamiento y, por tanto, el padre no puede acercarse a la madre ni a su domicilio). Pero también como lugar donde el progenitor puede estar con su hijo o hija durante unas horas bajo supervisión de un profesional.

Así, en el segundo caso (visitas que se realizan en el PEF bajo supervisión), estas quedan suspendidas temporalmente tras decretarse el cierre temporal de estos centros.

En el caso en que el PEF sea el punto de entrega y recogida del menor para que los progenitores no se crucen, estas entregas y recogidas deberán hacerse a través de una tercera persona que cada progenitor haya designado. Habitualmente, hay un profesional intermediario que se encarga de recoger al menor cuando lo entrega la madre y de entregárselo al padre cuando la madre ya se ha ido.

Como estos puntos están cerrados y no hay personal que pueda mediar, pero los progenitores no pueden cruzarse, la Fiscalía General del Estado propone, por tanto, que sean terceras personas quienes procedan a la entrega y recogida del menor. “Habrá casos en que las únicas personas que la madre o el padre pueden designar sean población de riesgo”, apunta la fiscal Gisbert. “Creo que se ha primado la garantía jurídica sobre la seguridad”, añade.

Por ello, la Fiscalía General del Estado apunta que “si los progenitores no designaran a una persona de su confianza para proceder a la entrega y recogida de los menores, los fiscales procederán a solicitar la suspensión del régimen de visitas”.

¿Se puede pedir la suspensión cautelar de las visitas con motivo del estado de alarma?

Sí. Según señala la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, “el acuerdo del Consejo General del Poder Judicial de 13 de marzo de 2020 prevé la posibilidad de que el juzgado competente acuerde la suspensión cautelar de las visitas durante el estado de alarma, valorando el riesgo de contagio derivado de la movilidad del niño o la niña”.

En este sentido, la Delegación del Gobierno hace las siguientes recomendaciones:

“1) Que tu abogado o abogada remita a la del progenitor no custodio una copia del escrito presentado en el juzgado 2) Que en ese escrito se pida expresamente al juzgado que, a causa del estado de alarma y el riesgo para la salud, mientras no haya respuesta judicial, se dé por suspendido el régimen de visitas hasta que finalice el estado de alarma 3) Prever la propuesta de compensación de los días de visitas que no hayan sido disfrutados por el otro progenitor”.

A la espera de obtener la resolución judicial, la Delegación del Gobierno señala que “el domicilio legal donde debe estar el menor es el del progenitor que tiene la guarda y custodia”.

“Se puede pedir la suspensión, pero eso no significa que te la vayan a conceder”, apunta la fiscal Escarlata Gutiérrez, que añade: “Se da a entender que se lo van a conceder y no está tan claro, según los criterios que ha dado el CGPJ. En casos donde haya una causa abierta por violencia de género y se hayan adoptado medidas preventivas, o en los casos en los que ya haya una condena y, por tanto, haya una prohibición de aproximación o comunicación con la víctima, quizá haya más posibilidades de que se conceda, pero va a depender siempre del caso concreto”.

[Mujeres confinadas en casa con sus agresores: ¿qué recursos se han puesto en marcha?]

¿Por qué hay disparidad de criterios en los diferentes territorios?

El CGPJ, en su comunicado, establece que, a pesar de lo acordado por la Comisión Permanente, prevalece el criterio de los jueces. Por tanto, las juntas sectoriales de jueces pueden acordar decisiones que son contrarias a las líneas generales señaladas por el CGPJ, como así ha sido.

¿Qué han decidido las distintas juntas sectoriales de jueces?

La Asociación Española de Abogados de Familia ha recopilado los criterios adoptados por las diferentes juntas sectoriales de jueces de familia sobre este asunto. En total hay 24 juntas sectoriales que han decidido establecer criterios unánimes.

En Alicante y Burgos, por ejemplo, se ha decidido suspender los regímenes de visitas de manera temporal, concretando que, una vez finalice el estado de alarma, “la parte que se considere perjudicada podrá reclamar judicialmente una compensación o recuperación del tiempo perdido”.

Granada y Lleida, por otro lado, coinciden en suspender las visitas intersemanales sin pernocta pero manteniendo las visitas de fin de semana exista o no pernocta.

Huelva y Málaga siguen el mismo criterio y lo hacen empleando el mismo comunicado: “El traslado de menores entre domicilios distintos […] supone un claro riesgo tanto para la salud general como para la de los propios menores”.

Por tanto, los jueces consideran que los traslados en cualquier circunstancia “no están amparados como excepción en ninguno de los preceptos de dicho Real Decreto, pues la mención respecto a que se permiten los desplazamientos para la atención y cuidado de menores es inaplicable a estos casos, dado que todos los menores se encuentran cuidados y atendidos por el progenitor con el que tengan que convivir durante el confinamiento domiciliario, sin que sea imprescindible para ello la presencia del otro progenitor”.

[En este documento de la Asociación Española de Abogados de Familia puedes consultar los acuerdos alcanzados por las juntas sectoriales de jueces]

1 Comentario

  • Hola Newtral
    Quería preguntarles cómo afectan las nuevas restricciones que aparecerán a partir del lunes 30 en lo que respecta al traslado de menores a entrega para visitar al otro progenitor (en Canarias) . Es un regimen de custodia compartida , de manera que cada semana los menores deben recorrer la isla para pasar 7 días con el padre.
    Un saludo, felicidades por su trabajo y Gracias de antemano

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente