Newtral
Qué proponen, para qué sirven y quién apoya las conclusiones de la Comisión para la Reconstrucción
Siguiente

Qué proponen, para qué sirven y quién apoya las conclusiones de la Comisión para la Reconstrucción

No ha habido unanimidad al aprobarlas, pero todavía hay margen para introducir nuevas medidas | Actualizada a las 13:20h

Congreso de los Diputados

Hemos estado semanas oyendo a los diputados hablar de lo que se supone que queríamos los ciudadanos. Durante las sesiones de la Comisión para la Reconstrucción se han hecho infinitas llamadas al consenso y al diálogo que han quedado materializadas en unas conclusiones debatidas por todos los grupos de la Cámara.

En total, son más de 300 propuestas divididas en cuatro áreas (Sanidad y salud Pública, Unión Europea, reactivación económica y políticas sociales y sistema de cuidados) que se espera que sean ratificadas por el pleno a final del mes de julio.

Hasta esa fecha todavía hay margen para introducir nuevas iniciativas y buscar, entre otros, el acuerdo con el Partido Popular, que no apoyó ninguno de los cuatro documentos. También han mostrado sus diferencias con las conclusiones ERC (tampoco dio su sí a ninguno) y PNV (solo secundó el de la UE). Ciudadanos se convirtió, así, en el principal apoyo de los partidos de Gobierno al respaldar todas las opciones menos la de políticas sociales. Vox, por su parte, decidió no participar en las últimas sesiones de la comisión.

Las conclusiones que se aprobaron surgen de los borradores propuestos por PSOE y Unidas Podemos, por ser los que más votos obtuvieron, y a estas se han sumado una serie de enmiendas propuestas por los partidos. En general, son proposiciones amplias y poco concretas que se desarrollarán si el hemiciclo les da el visto bueno.

A continuación, exponemos y explicamos 40 de las medidas recogidas en el dictamen, que puedes consultar aquí 

Sanidad y salud pública

  • Impulsar un pacto social por la sanidad pública. Pretenden que implique a todas los partidos, los agentes económicos y sociales y las organizaciones profesionales. 
  • Calendario de reformas de las leyes sanitarias que priorice dos áreas: la preparación ante un posible rebrote del coronavirus y la mejora de las condiciones de trabajo y contratación de los sanitarios. 
  • Acabar con la precariedad y la temporalidad con mecanismos permanentes para cubrir los puestos. Proponen actualizar el sistema de selección de profesionales, dotarlos de unos salarios “suficientes” y establecer planes para reforzar las plantillas “en momentos de máxima tensión del sistema asistencial”.
  • Reforzar la Atención Primaria de forma “urgente” para que asuma la vigilancia y epidemiología “de campo” frente al coronavirus. Este refuerzo sería tanto de personal como de medios tecnológicos. 
  • Organizar una red nacional de depósitos de reserva de material sanitario estratégico que incluya elementos de protección, EPIs, mascarillas, instalaciones de camas de UCIs o respiradores automáticos, entre otros. Priorizar, en este sentido, la compra a fabricantes españoles.
  • Incrementar gradualmente la inversión en I+D+i en los próximos cinco años hasta llegar al 2% del PIB. 
  • Reforzar la colaboración público-privada en la industria farmacéutica y biotecnológica, surgiendo de esta una “plataforma de vacunas” creada a través del Instituto Carlos III. 
  • Elaborar planes de contingencia para prevenir y abordar posibles rebrotes de coronavirus en los que se establezca como “principio” la derivación de los pacientes de residencias al Sistema Nacional de Salud. 
  • Establecer una coordinación entre la atención primaria y hospitalaria y las residencias para “garantizar” el derecho de sus usuarios a la protección de su salud. 
  • Suprimir progresivamente el copago y, mientras exista, aumentar los colectivos que están exentos de pagarlo y poner “topes máximos” para el resto de ciudadanos. 
  • Incrementar “significativamente” la inversión en salud mental y elaborar un plan de recuperación por síndrome postraumático para los sanitarios tras lo vivido durante la crisis del coronavirus. 

Políticas sociales y sistema de cuidados 

  • Desarrollar el reglamento del Ingreso Mínimo Vital, diseñar un mecanismo de estímulo al empleo para sus beneficiarios y poner en marcha tanto la comisión de seguimiento de la norma como el consejo consultivo recogidos en el real decreto-ley
  • Elaborar el “Estatuto del becario”. Revisar los contratos formativos para certificar que responden únicamente a este fin y mejorar sus condiciones laborales, incluido el salario. Se quiere limitar el encadenamiento de ‘prácticas’ y establecer un porcentaje máximo de becarios en las empresas. 
  • En el tema de las pensiones, proponen elaborar un informe sobre si es necesario adecuar la normativa de la Seguridad Social para ajustarla a la situación derivada de la pandemia. También, se hace un llamamiento a recuperar “la centralidad del Pacto de Toledo”.
  • Impulsar una respuesta fuerte frente a todas las formas de violencia machista y elaborar un plan de sensibilización y prevención sobre ellas que implique a las administraciones y a la comunidad educativa.
  • Incrementar los recursos destinados a la educación pública y a las becas y hacer universal, público y gratuito el acceso a la etapa de Infantil de 0 a 3 años. Ante el coronavirus, reforzar los programas y competencias de enseñanza online, distribuir equipos digitales a los estudiantes que nos los tienen y financiar las necesidades tecnológicas de los centros para «evitar desigualdades».
  • Asegurar la alimentación de niños vulnerables con la aprobación de un umbral de renta estatal que garantice este derecho en todo el país. En esta línea, adecuar el programa VECA a la “nueva normalidad” para asegurar su manutención de los menores en los meses de verano.  
  • Elaborar una propuesta legal sobre el teletrabajo y otra sobre el “tiempo de trabajo corresponsable” que incluya la regulación de estas horas y la conciliación familiar. Hasta que esta se ponga en marcha, tomar medidas para adaptar el plan MECUIDA instalado durante el estado de alarma. 
  • Llevar a cabo un plan de de vivienda en alquiler que posibilite una alternativa habitacional a personas en una situación de vulnerabilidad sobrevenida. De igual manera, elaborar un plan estatal para la rehabilitación de viviendas basado en la eficiencia energética y la accesibilidad y un programa de acceso a la vivienda para los jóvenes. 

Reactivación económica 

  • Continuar con las medidas de apoyo social a corto plazo y “adaptar a la desescalada” el plan de choque contra los efectos de la crisis en términos de empleo, tejido productivo y familias. 
  • Cerrar un pacto de Estado por la Industria en el que participen los agentes sociales y las comunidades y del que salga una Ley de Industria basada en dos pilares: la transición ecológica y la transformación digital. 
  • Desarrollar un plan de choque de movilidad sostenible en las ciudades por el que se impulse el uso de vehículos de bajas emisiones. Se quiere financiar, a su vez, la instalación de puntos de recarga rápidos. 
  • Buscar que los ERTE se conviertan en un instrumento de “flexibilidad interna” de las empresas por el que se proteja el empleo. Para lograrlo, instan a que se estudie esta posibilidad en el “diálogo social” (con patronal y sindicatos).
  • Desarrollar políticas públicas de transporte que, en colaboración con el sector privado, garantice la cohesión de todo el territorio. Buscar soluciones que respondan a las necesidades reales de movilidad de los ciudadanos, especialmente en las zonas rurales.  
  • Desarrollar una fiscalidad verde asentada en «costes asociados a las emisiones de CO2 de las energías» y avanzar en la “progresividad” del sistema 
  • Estudiar la posibilidad de que los Ayuntamientos puedan invertir la totalidad del superávit y los remanentes de tesorería generados en los ejercicios 2019 y 2020 para «hacer frente a las necesidades puestas de manifiesto por esta crisis».
  • Alcanzar un pacto por la ciencia y la innovación para aumentar la inversión I+D+i hasta equipararla a la media de la UE en porcentaje de PIB.
  • Implementar un plan de impulso al sector turístico y estudiar la posibilidad de extender en la hostelería las medidas laborales de flexibilidad interna (ERTE).
  • Impulsar un plan de digitalización de la Administración y del sistema sanitario y otro de transformación y adaptación para el pequeño comercio. 
  • Completar la digitalización del territorio, tanto móvil como de banda ancha, y promover el despliegue de infraestructuras y servicios 5G. Adoptar una nueva estrategia de esta tecnología.  
  • Despenalizar la conducta prevista en el artículo 315.3 del Código Penal, que castiga con penas de hasta tres años a quienes coaccionen a otros a «iniciar o continuar una huelga».

Unión Europea 

  • Acelerar la puesta en marcha de los mecanismos financieros promovidos por el Eurogrupo para hacer frente a la reconstrucción tras la crisis del coronavirus. Son: el instrumento SURE para apoyar a los parados, la línea de financiación del MEDE para apoyar a los estados miembros y el Fondo de Garantía para apoyar a las empresas.
  • Coordinar medidas que permitan restaurar la libre circulación de forma segura en el espacio Schengen, tanto en lo relativo a la fronteras internas como a las externas. Proponen crear un mecanismo de «supervisión» que «evite posibles abusos de la prerrogativa de los Estados miembros para decretar cierres de fronteras dentro de la UE».
  • Apoyar la propuesta de crear una tasa por servicios digitales (‘tasa Google’) y otra a las transacciones financieras (‘tasa Tobin’) a nivel europeo.
  • Desarrollar el ‘Pilar social de la UE’, con medidas como el seguro europeo de desempleo, el salario mínimo interprofesional europeo o un instrumento comunitario sobre el Ingreso Mínimo Vital.
  • Eliminar el actual requisito de unanimidad en la toma de decisiones sobre la política fiscal, la política exterior y la seguridad europea.
  • Garantizar que la PAC (Política Agraria Común) y la PPC (Política Pesquera Común) cuenten con los recursos para paliar los efectos que la crisis del coronavirus ha tenido en el sector primario en España.
  • Avanzar hacia una Unión Sanitaria: establecer listas europeas de medicamentos y vacunas básicos y crear un fondo común para garantizar una existencias esenciales. Evaluar, también, los procedimientos de compra pública de estos productos ante una epidemia y adoptar decisiones para evitar reacciones proteccionistas en estas situaciones.
  • Crear un Cuerpo Europeo de Emergencias que siga «el modelo de la UME” para mejorar los mecanismos de protección y control frente a catástrofes.
  • Impulsar una nueva política de migración basada en un sistema de asilo común.

En este ámbito, España no puede decidir por sí sola, pues las medidas requieren del acuerdo con el resto de estados miembros y de las instituciones europeas. Las medidas son, por tanto, más una declaración de intenciones que propuestas factibles por sí mismas. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

    Siguiente