Newtral


Bruselas confirma la desaceleración económica en España
Siguiente

Bruselas confirma la desaceleración económica en España

La Comisión Europea enmienda a la baja la previsión de crecimiento anunciada por el Gobierno y estima que el PIB aumentará un 1,9% en 2019 y un 1,5% en 2020

La desaceleración económica sigue su curso en España. La Comisión Europea ha recortado en cuatro décimas las expectativas de crecimiento del PIB español que dibujó en julio, tanto para este año como para el que viene. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha situado este jueves el crecimiento de la economía española en el 1,9% para 2019 y en el 1,5% en 2020.

El organismo europeo considera que el impacto de la desaceleración económica es mayor que el que ha reconocido la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, que rebajó el crecimiento tan solo una décima y lo dejó en el 2,1% para este año y en el 1,8% para el siguiente. Pese al frenazo económico, España todavía crece a un ritmo superior al del conjunto de la zona euro.

Lo más importante

A solo tres días de las elecciones generales del 10-N, la Comisión Europea ha revisado cuatro puntos a la baja las previsiones de crecimiento con respecto a su informe de julio: del 2,3% al 1,9% este año y del 1,9% al 1,5% el siguiente. Para 2021, Bruselas sitúa el crecimiento en el 1,4 %. El organismo europeo que preside Jean-Claude Juncker confirma así la desaceleración económica en España.

Pese a las menores perspectivas de crecimiento, las Previsiones Macroeconómicas de Otoño publicadas por el Ejecutivo comunitario proyectan la misma cota pronosticada en mayo para el déficit público, que se mantiene en el 2,3% del PIB este año.

Para el próximo ejercicio, en ausencia de Gobierno y de Presupuestos Generales del Estado, los técnicos europeos prevén que el déficit aumente a un 2,2%, dos décimas por encima de sus últimas estimaciones. “En ausencia de un presupuesto para 2020, la reducción del déficit se ralentiza”, señala el informe comunitario, que pronostica que en 2021 subirá otro 2,1%. La proyección incluye el aumento de sueldo a los empleados públicos y la revalorización de las pensiones de acuerdo con la inflación.

De esta manera, a la espera de las futuras medidas presupuestarias a cargo del Gobierno emanado de las elecciones del 10-N, las previsiones comunitarias dibujan una senda de estancamiento de los niveles de deuda pública para los próximos años: la Comisión Europea estima que este año acabará en el 96,7% del PIB, una décima más que en 2018, y que el año que viene apenas se reducirá levemente al 96,6%. En 2021, bajará al 96%.

Con respecto a las cifras de paro, Bruselas advierte de un “debilitamiento” en la creación de puestos de trabajo y prevé que el desempleo caiga menos de lo anticipado en primavera. Según su informe, el empleo crecerá un 2,2% este año, lo que dejaría la tasa de paro en el 13,9%, una décima más de lo que espera el Ejecutivo de Pedro Sánchez. En 2020, la Comisión estima que la creación de puestos de trabajo aumentará un 1%, la mitad de lo previsto por el Gobierno, y que la tasa de paro se quedará en el 13,3%, frente al 12,3% que pronostica Moncloa. Ya para 2021, el organismo europeo sí cree que el paro vencerá la barrera del 13%, al bajar hasta el 12,8% por una creación de empleo del 0,8%.

¿Cuál es el contexto?

Las previsiones anunciadas por Moscovici no solo reducen las expectativas de crecimiento emitidas en julio por la misma Comisión Europea; también presenta datos menos optimistas que el cuadro macroeconómico que presentó el Ministerio de Economía a Bruselas el 15 de octubre.

Calviño, que también es candidata a la vicepresidencia económica del futuro Gobierno, rebajó el crecimiento tan solo una décima para este año y el siguiente. La ministra anticipó un avance del PIB del 2,1% para 2019, porcentaje que la Comisión rebaja dos décimas, y un 1,9% en 2020, cifra cuatro décimas superior a la de Bruselas. Con respecto al déficit público, el organismo europeo lo sitúa tres décimas por encima del 2% al que aspira el Gobierno de Sánchez.

Bruselas atribuye la mitad de las cuatro décimas de recorte de su previsión de crecimiento para este año a la revisión de los datos hecha por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que reveló un crecimiento menor de lo estimado en la primera mitad de 2019.

Las otras dos décimas las restarían la ralentización generalizada en la eurozona, que ha empeorado las perspectivas para el segundo semestre, y la mayor incertidumbre política.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Al presentar las previsiones, Moscovici se ha esforzado en lanzar un mensaje positivo sobre el crecimiento del PIB en España en base a tres elementos:

  • La economía española sigue creciendo por encima de la media de la zona euro.
  • La falta de gobiernos estables no ha reducido el crecimiento.
  • España está mejor preparada que en épocas anteriores.

“A pesar de la revisión a la baja de cuatro décimas, es obvio que la economía española está en una posición más resiliente para hacer frente a la situación mundial de lo que lo estaba en el pasado (…). España ha mantenido un crecimiento absolutamente significativo, incluso con gobiernos minoritarios, desde 2015”, reconoció Moscovici.

El PIB español crece a unos ritmos cada vez más lentos, pero persevera por encima de la media de la eurozona, que Moscovici ha situado en un 1,1% este año y un 1,2% en 2020 y 2021. Estas cifras suponen un recorte de 0,1 puntos porcentuales en 2019 y de 0,2 puntos en 2020, en comparación con las previsiones de verano.

Las grandes economías europeas son precisamente las que menos crecen en 2019. Francia se mantiene en un 1,3%, pero Alemania se queda en el 0,4%. Peor es el caso italiano, con solo un décima de crecimiento. “El camino se anuncia difícil”, admitió el comisario europeo.

El club del euro se dirige hacia un periodo prolongado de crecimiento débil y baja inflación debido a la incertidumbre generada por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las políticas arancelarias de Donald Trump contra la Unión Europea, los conflictos geopolíticos, la persistente debilidad del sector industrial y el Brexit. Este abanico de incertidumbres se han hecho notar en las inversiones, en la industria manufacturera y en el comercio internacional. Las economías europeas dependerán de sus motores de crecimiento interno, pero estos se presentan insuficientes para garantizar un crecimiento fuerte.

#Fact

Bruselas es el penúltimo organismo en moderar los pronósticos para España. Sus últimos informes son más conservadores que la mayoría de los divulgados hasta ahora. Los datos de la Comisión Europea se sitúan por debajo de la revisión efectuada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que augura una progresión en el bienio del 2,2% y del 1,8%. El Banco de España, por su parte, dibujó una expectativa de crecimiento del 2% para este año y del 1,7% para el siguiente.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente