Newtral
Ausencias, renuncias y cesiones en el pacto de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos
Siguiente

Ausencias, renuncias y cesiones en el pacto de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos

Analizamos qué medidas de los programas electorales de uno y otro partido están en el acuerdo para un Ejecutivo de coalición y cuáles no

Tras meses de ataques recíprocos -recogidos por la hemeroteca-, los líderes de PSOE y Unidas Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, firmaron el 30 de diciembre un acuerdo de un Gobierno conjunto. Este ha implicado dejar a un lado medidas estrella de sus programas electorales y dirigir determinadas iniciativas a un punto común.

Este pacto ya es una realidad tras la investidura del dirigente socialista este martes en el Congreso. La votación ha salido adelante con 167 síes, 165 noes y 18 abstenciones.

[Consulta aquí el pacto de coalición de PSOE y Unidas Podemos]

El resultado de la negociación

Socialistas y morados se han enfrentado a una negociación desigual en función de los asuntos a abordar. Igual que había áreas en las que el consenso es palpable, en otras PSOE y Unidas Podemos defendían perspectivas distintas.

[Consulta aquí el comparador de programas de las elecciones del 10-N]

Renuncias del PSOE

‘Intervención’ del mercado del alquiler. Los socialistas incluían en su programa electoral medidas para promover un precio asequible del alquiler, pero en ningún caso la opción por la que se ha optado en el acuerdo de Gobierno: desarrollar una normativa para “poner techo a las subidas de precios de alquiler en determinadas zonas de mercado tensionado” que establecerán los ayuntamientos. 

Esta expresión es prácticamente idéntica a la que recogía Podemos en sus promesas de campaña: “intervenir el mercado del alquiler para impedir subidas abusivas mediante el control de precios”. Para ello, proponía habilitar a los gobiernos locales para que pudieran regular las cuantía en determinados barrios y zonas. 

Subida del IRPF a rentas altas. Durante sus meses de interinidad, la ministra de Hacienda negó que fuera a subir el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a quienes más ganan. Aunque esta sí se había incluido en el pacto presupuestario con los morados, María Jesús Montero defendía su exclusión del programa electoral porque se trataba de una iniciativa de Podemos, según informaba eldiario.es.

De hecho, en las promesas del 10-N el PSOE se limitaba a hablar de “mayor progresividad fiscal”. Sin embargo, el acuerdo de Ejecutivo de coalición incluye medidas en la línea de las planteadas por Podemos, que proponía subir este impuesto a quienes ganaran más de 100.000 euros. En el acuerdo de Gobierno recoge un aumento de la tasa a los contribuyentes con rentas superiores a los 130.000 euros, pero no se incluye la reducción al 18% del primer tramo no exento del IPRF que también proponía Iglesias durante la campaña.

La reforma laboral

La mención a esta cuestión es tan ambigua en el acuerdo de Gobierno que no queda claro qué hará el próximo Ejecutivo: si derogar los “aspectos más lesivos”, como proponía el PSOE durante la campaña electoral, o suprimir la norma entera, como defendía Podemos.

En el documento conjunto aseguran: «Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012». Sin embargo, especifican que se centrarán «en concreto y con carácter urgente» en seis aspectos concretos.

Renuncias de Unidas Podemos

Cataluña. El acuerdo firmado por ambas formaciones no menciona la opción del “referéndum pactado” recogido en el programa electoral morado sino el impulso de “la vía política” mediante “el diálogo y la negociación”. Esta opción -la de la negociación y no la del referéndum- ha sido, además, la recogida en el pacto entre el PSOE y ERC para la investidura.

Con esto, Pablo Iglesias ha asegurado que va a guardar “lealtad” a Pedro Sánchez en lo relativo al conflicto catalán.

“Política fiscal responsable que garantice la estabilidad presupuestaria”. Los morados incluían en su programa electoral la derogación de las normas con las que «PP y PSOE han institucionalizado la austeridad” y mencionaban el artículo 135 de la Constitución y la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Frente a esto, el programa de Gobierno, indica expresamente la necesidad de garantizar la estabilidad de las cuentas y de reducir el déficit y la deuda pública. 

El PSOE en su programa para el 10-N recogía el objetivo de lograr la “máxima eficiencia del gasto público», pero -añadían- sin que esto comportara «un aumento ni del déficit ni de la deuda pública”.

Renovación de la cúpula del CGPJ. La única mención que se hace de este órgano en el pacto de Gobierno es la intención de promover “acuerdos parlamentarios de consenso” para elegir y renovar a sus miembros. Una propuesta ya recogida en el programa electoral socialista que choca con la promesa de los morados: “un sistema de elección directa por la ciudadanía”

‘Medidas estrella’ que se han quedado fuera

En paralelo, hay medidas de las que una y otra formación presumieron en su carrera a la Moncloa pero que, luego, no han quedado recogidas en el acuerdo de Gobierno. En muchos casos, sin embargo, el motivo no ha sido la falta de consenso entre los partidos, pues es conocido que comparten perspectivas parecidas.

Durante la campaña Pedro Sánchez prometió durante el debate electoral tipificar el referéndum ilegal en el Código Penal. De igual manera, apostaba en su programa por denunciar los acuerdos entre España y la Santa Sede de 1979. 

A su vez los morados apostaban, entre otras medidas, por reducir la jornada laboral a 34 horas semanales, establecer 2024 y 2025 como plazo para cerrar las centrales nucleares y de carbón o declarar el taxi como “servicio público de interés general” y obligar a la precontratación de las VTC con un tiempo previo de dos horas. 

Asimismo, prometían cerrar los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES) y, en lo referido a la regeneración democrática, proponían prohibir tanto las puertas giratorias como la posibilidad de que los partidos financiaran sus campañas electorales con créditos de los bancos. 

Medidas del pacto incluidas en los programas electorales

El consenso ha sido más fácil en los puntos que ambas formaciones incluían entre sus promesas de campaña: la subida del Salario Mínimo Interprofesional, la derogación de la LOMCE y la conocida como ‘ley mordaza’, la regulación de la eutanasia o la reforma del sistema de financiación autonómica, entre otros.  La similitud también se percibe, a grandes rasgos, en la manera de abordar la lucha contra la violencia de género y la emergencia climática.

En paralelo, hay medidas del acuerdo de Gobierno de coalición que se han trasladado sin apenas cambios de los programas electorales de cada partido.

En el caso del PSOE, algunas de estas son la sustitución del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal o la propuesta de establecer el 31 de octubre como el día de recuerdo para todas las víctimas del franquismo. 

Por su parte, llevan el sello de Unidas Podemos, la imposición de las listas cremalleras y la modificación de la fórmula electoral para «mejorar la proporcionalidad del sistema». También parte de la formación morada el impulso de una estrategia nacional contra la desinformación o la aprobación de una Ley de Seguridad Alimentaria.

1 Comentario

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente