Newtral


Adiós a Margarita Salas, ADN del éxito de la ciencia española
Siguiente

Adiós a Margarita Salas, ADN del éxito de la ciencia española

Fallece a los 80 años la bióloga molecular Margarita Salas. Trabajó con Severo Ochoa, se hizo hueco en un mundo machista y consiguió la patente más exitosa para el CSIC durante años.

Margarita Salas, en los cursos de verano de la UIMP 2019 | Foto: R G. Aguilera, Efe

Aunque se la presenta como la ‘eterna discípula de Severo Ochoa’, Margarita Salas (Canero, Asturias, 1938 – Madrid, 2019) ha sido el rostro de la ciencia española en femenino durante décadas. Incluso, cuando estaban silenciadas en universidades y centros de investigación.

La bióloga molecular, descubridora de la ADN polimerasa de un virus, ha fallecido a los 80 años, según a confirmado el Centro de Biología Molecular (CSIC-UAM) que lleva el nombre de su mentor y exjefe, donde todavía trabajaba.

Como recuerdan desde Mujeres con Ciencia, Salas destacó siempre «el efecto que le produjo la lectura de El segundo sexo de Simone de Beauvoir». Criada en Gijón, vivió su infancia en la primera planta del sanatorio psiquiátrico de su familia. En el exterior, el centro contaba con un jardín con una cancha de tenis en la que Margarita desarrollaría su gran afición hacia este deporte.

«Bah, una chica»

Pudo trasladarse a Madrid para estudiar un curso que le permitiera acceder a las carreras de Medicina y Química. No le entusiasmaba la geografía, pero era necesario examinarse de ella para entrar en la segunda de las carreras. Probó a estudiar la noche antes de la prueba y la pasó.

«La vocación no nace, se hace», solía decir. Pasaba las horas en el laboratorio de química inorgánica. Pero fue una paella lo que le cambió la vida. Un día, su padre invitó a comer un arroz a Severo Ochoa, compañero suyo en la Residencia de Estudiantes. El Nobel los invitó a una conferencia, al día siguiente, que dejó fascinada a Margarita.

Salas se puso a estudiar bioquímica (que se daba más tarde en la carrera) a partir de un libro que le envió Severo desde Nueva York.

Años después, le recomendó hacer la tesis con Alberto Sols, una eminencia que, sin embargo, esperaba poco de una mujer. «Bah, una chica. Le daré un tema de trabajo sin demasiado interés», dijo el científico en cierta ocasión, según relató la propia Salas. Más tarde reconoció la extraordinaria valía de aquella mujer.

Bajo la batuta de Severo Ochoa en Nueva York

Ella y su marido, su excompañero de carrera Eladio Viñuela, se trasladaron a Nueva York, estancia que financiaron con becas. Trabajaron en grupos diferentes bajo la dirección de Ochoa. Cada cual desarrolló su personalidad científica. Pero Salas iba pronto a dar con un descubrimiento revolucionario, de vuelta a España.

España hacía ciencia, pero con muy poco dinero y sin apenas mujeres. El retorno fue un cierto golpe de triste realidad. Ha reconocido que fueron esos años en los que sí sintió discriminación. Fuera del laboratorio que consiguió armar con fondos extranjeros, era «la mujer de Eladio».

Pero no fue Eladio sino ella quien se paró a observar a un virus, el fago Phi29. Éste es capaz de infectar a una bacteria, la Bacillus subtilis. Mete su ADN dentro y produce una serie de proteínas.

«Pensamos que era un sistema manejable, fácil de empezar en España, y por eso elegimos el estudio de este fago», le explicaba al neurobiólogo y especialista en alzhéimer Jesús Ávila en CicNetwork.

Margarita Salas en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes | Foto: Juan C. Hidalgo, Efe

Un virus para ‘fotocopiar’ ADN

Ahí pudo observar la ADN polimerasa. Esta molécula es la responsable de la replicación del ADN del virus y es capaz de amplificarlo. De repente estaban ante una posible técnica de bioingeniería con enormes posibilidades. Con muy poca cantidad de ADN se podían producir millones de copias del mismo.

Si en el escenario de un crimen hay ADN pero en muy poca cantidad, se puede amplificar millones de veces.

Este mismo año, en una entrevista con Vicky Gallardo en El Mundo explicaba gráficamente una de las aplicaciones que, durante todos estos años, ha tenido su descubrimiento: «Si en el escenario de un crimen hay ADN pero en muy poca cantidad, se puede amplificar millones de veces y así poder analizarlo».

Patentaron la ADN polimerasa con el CSIC, que fue rápidamente licenciada fuera de España para ser explotada hasta la que expiró la patente en 2009, dando un enorme retorno a la institución investigadora española durante décadas.

Académica de la RAE

Desde 1968 y hasta 1992 fue profesora de la Facultad de Químicas de la UCM. También en la Facultad de Ciencias de la UAM.

Ocupaba la silla i minúscula en la Real Academia Española (RAE). Fue la primera científica y tomó posesión en 2003 con el discurso titulado Genética y lenguaje. 

Investigadora del CSIC, ha publicado más de 350 artículos en revistas internacionales. Ha permitido el registro de ocho patentes y ha dado más de 400 conferencias. Fue Premio Rey Jaime I de Investigación en 1994 e Investigadora Europea de la UNESCO en 1999

Su último galardón, en Viena, el premio al Inventor del año 2019, entregado por la Oficina Europea de Patentes, en dos categorías: logro de una vida y voto popular.

En una entrevista, publicada en Sinc hace un año, explicaba cómo la falta de financiación ha sido el gran problema de la ciencia en España. “Si me concedieran un deseo, pediría dinero. Ahora, el dinero es la mejor forma de demostrar que se valora la ciencia”.

Margarita Salas ha sido una firme defensora de la investigación básica, a la que considera el motor de la investigación aplicada y la tecnología hasta sus últimos días, cuando seguía acudiendo a su despacho en Cantoblanco, en el Centro de Biología Molecular.

La saga de ‘margaritos’

Margarita Salas ha tenido una pléyade de discípulos y ha despertado vocaciones científicas a lo largo de su trayectoria. «El CSIC lamenta profundamente la pérdida de una de nuestras mejores científicas, pionera en el campo de la biología molecular y la biotecnología», ha señalado Rosa Menéndez, que preside la institución.

La directora del CNIO María Blasco | CNIO

Desde el CNIO, donde participó el año pasado en un coloquio con su directora, su discípula María Blasco ha destacado su valía por haber ayudado «a romper las barreras para las mujeres en la ciencia». Según señala la investigadora a Newtral, «la noticia me afecta en lo personal, porque considero a Margarita mi madre científica, como tantos otros investigadores a los que formó y apoyó, algunos de ellos hoy en el CNIO. Llevo con mucho orgullo el formar parte de la comunidad de ‘Margaritos’, como nos gusta llamarnos sus discípulos, porque supo transmitirnos el tesón, la perseverancia y la pasión por el trabajo». Blasco destaca el valor que la investigación básica que tanto defendió, «porque es de donde salen los descubrimientos innovadores y las aplicaciones más exitosas».

Entre sus discípulos también está el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y paisano, Carlos López-Otín.

Desde el Gobierno en funciones, el ministro Pedro Duque ha destacado que era «una de las científicas españolas más brillantes de la historia. Una mujer pionera, clave en los grandes avances de la bioquímica y la biología molecular que han propiciado el progreso de la humanidad. Un referente que echaremos mucho de menos».

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente