Newtral
Seguridad en entredicho: las dudas ante la vuelta al ‘cole’
Siguiente

Seguridad en entredicho: las dudas ante la vuelta al ‘cole’

Los centros ponen en marcha medidas de seguridad e higiene para volver a las aulas en septiembre: “habrá presencialidad pero no seguridad”, según CCOO

Foto: Shutterstock

Una biblioteca, una sala de usos múltiples y un gimnasio convertidos en aulas sin pizarras ni ordenadores. Todos los días, de lunes a viernes, 500 alumnos entrando de manera escalonada, por puertas que no se habían abierto nunca. Dos mascarillas por profesor y alumno y un calendario a medio hacer. Así son las aulas del futuro más cercano, las del próximo curso escolar (2020-2021)

Queda poco más de un mes para ‘la vuelta al cole’. En septiembre los centros educativos pasarán lista con una asignatura más, la del coronavirus. Después de seis meses de una improvisada educación a distancia, los centros de educación Primaria y Secundaria de toda España vuelven, si la situación epidemiológica lo permite, a la presencialidad

Ahora es el director del IES Pare Vitòria el que tiene que resolver los problemas matemáticos para mantener la distancia de seguridad entre los alumnos. “Hicimos un experimento en un aula, y hemos conseguido aplicar el metro y medio de distancia entre cada alumno con planos del aula diseñados por ingenieros de la Universitat Politècnica de València para tener la máxima capacidad dentro del aula”, cuenta Toni González a Newtral.es.

Paralelamente en este instituto de Alcoi (Alicante) también preparan la formación online, por si se da una escalada de las restricciones a la movilidad. “Estamos planificándonos por si hay un confinamiento futuro, porque ahora esos confinamientos pueden darse de un aula, o del centro entero”, explica este director de instituto público. 
Entradas, salidas, patios escalonados, pasillos estrechos y baños insuficientes. El rompecabezas de la educación durante la pandemia está servido. “Tenemos que estar seguros de que va a haber prevención, pero ningún centro va a tener seguridad al cien por cien”, dice González.

plano aula covid
Foto: Universidad Politécnica de Valencia (UPV)

Los centros del futuro

Los centros educativos tendrán que limitar los contactos de los alumnos, ya sea creando más espacios o reduciendo los grupos de contacto. De no poder crear grupos reducidos, se deberá mantener la distancia de seguridad de un metro y medio. La higiene, la ventilación de las aulas y la prevención serán un básico en el nuevo curso. 

Y, en última instancia, la gestión de casos sospechosos de COVID-19 detectados durante horario lectivo. En sus recomendaciones, las autoridades sanitarias contemplan la figura de un coordinador COVID-19, o incluso un equipo, y la habilitación de un aula exclusiva para aislar a los alumnos que puedan presentar síntomas en horario lectivo. 

Sindicatos de enseñanza y asociaciones evidencian la falta de recursos para pasar de la teoría a la práctica con estas nuevas medidas de seguridad frente al COVID-19. Por ello piden un aumento de la plantilla, con la contratación de docentes. Las comunidades autónomas ya han redactado sus directrices para el inicio del curso. 

Por ejemplo en Cantabria 190 profesores se sumarán a los 7.080 de la enseñanza pública este curso; en Asturias, 400 a los 19.681. Y unos 600 docentes empezarán el nuevo curso en Murcia y Castilla y León, que ya cuentan con 18.995 y 26.026 profesores respectivamente. En Castilla-La Mancha han anunciado una ampliación de plantilla de 3.000 docentes, de los 28.317 que había hasta ahora. 

Un aumento, a priori, pero que puede ser insuficiente, si se compara con el número de centros que hay en cada región. “En Murcia habrá 500 profesores más para 600 centros, no equivale ni a un docente por centro”, explica Raimundo de los Reyes, presidente de la Federación de directores de instituto (FEDADi). 

Así ocurre también en Cataluña, donde se ha anunciado la contratación de 5.000 docentes, además de los 75.482 actuales, repartidos en 4.700 centros. A la plantilla de Andalucía (96.694) se incorporarán 4.010 docentes para los 5.000 colegios e institutos. En otras comunidades todavía no se han hecho oficiales más contrataciones, según los datos que aporta FEDADi a Newtral.es.

“El ministerio recomienda una bajada de ratios de unos 20 alumnos por clase, pero las aulas tienen más alumnos. Hay que aumentar las plantillas docentes para poder hacer desdobles de grupos”, dice Sonia García a Newtral.es, presidenta del sindicato de enseñanza, ANPE. 

Principios básicos para el nuevo curso

El Ministerio de Sanidad ha marcado los principios básicos de prevención e higiene frente al COVID-19. Pero se trata de recomendaciones, son las administraciones territoriales las encargadas de diseñar los planes para cada comunidad autónoma, siguiendo las líneas básicas marcadas por el ministerio. 

Se podrán aumentar las aulas de los centros reorganizando sus espacios, para facilitar el mantenimiento de la distancia interpersonal. Así, el ministerio recomiendo habilitar una sala para el aislamiento de posibles casos que presenten síntomas, adaptar las salas comunes para impartir clase, convertir espacios más amplios en espacios más pequeños a través de la compartimentación, o dar clase al aire libre. 

De los Reyes ve en algunas de estas medidas una “fuente inagotable de conflictos”: “aquí en Murcia las temperaturas en septiembre y octubre son muy altas”. “Seamos realistas”, dice García, “a lo mejor se pueden seguir usando los espacios abiertos en Andalucía o Canarias cuando llegue diciembre, pero en el norte llega un momento en que hace frío y no se puede tener a los niños fuera”.

Las autoridades sanitarias proponen que las entradas y salidas al centro, al igual las horas de recreo, o de ir al baño se hagan de forma escalonada, para evitar aglomeraciones. Una medida de difícil cumplimiento según de los Reyes: “cuando tienes seis grupos que colocar, o te saltas la primera asignatura o los pones en fila en la acera, una hora antes de empezar”. “Además, los recreos se solapan”, critica. 

“Hay centros de secundaria que tienen mil alumnos, hay que flexibilizar mucho los turnos y horarios para que no se produzca una multitud de gente”, añade García, de la ANPE, que destaca el “desconcierto, confusión e incertidumbre” que están generando estas medidas entre el profesorado. 

Desde FEDADi, los directores de instituto ven complicaciones a la hora de aplicar las recomendaciones más básicas, como la de la higiene personal. “La guía dice que hay que lavarse las manos adecuadamente entre una actividad y otra. En un centro con 800 alumnos, a 40 segundos por alumno que van pasando de uno en uno antes de empezar la clase, cómo evitas una aglomeración”, se pregunta de los Reyes. 

Grupos reducidos de alumnos

Para limitar los contactos de riesgo, Sanidad recomienda crear grupos estables de convivencia, de unas quince personas y que no tengan contacto con otros grupos. En caso de que no se pueda seguir esta pauta, se contempla la distancia de seguridad (1,5 metros) y el uso obligatorio de mascarilla. 

Treinta personas de 17 y 18 años, todos los días en un aula durante seis horas y manteniendo puesta la mascarilla es una “pretensión poco realista” para de los Reyes. “Se parece bastante a una aglomeración”, apunta. 

En caso de que haya un grupo reducido, o ‘grupo burbuja’, este tendrá asignado un profesor de contacto. “Los grupos de convivencia son entre 15 y 20 personas que viven con sus familias o abuelos, y esas familias van al trabajo, son grupos muy amplios”, dice García. “Los docentes queremos lo que cualquier ciudadano, un centro de trabajo seguro para nosotros y para el alumnado”, concluye. 

Este año en Madrid habrá cursos de Secundaria y Bachillerato de entre 33 y 39 alumnos, según explica Isabel Galvín, responsable de Educación de CCOO (Madrid): “para una ratio media de 20 alumnos por clase en Madrid se necesitaría contratar 11.000 profesores”. De momento la Comunidad mantendrá los mismos docentes que el año pasado, unos 49.000.

La necesidad de volver a empezar

Las competencias en Educación están transferidas a las Comunidades Autónomas. No obstante, Comisiones Obreras critica las funciones del ministerio de Sanidad, que tendrían que haber garantizado una vuelta a las aulas homologada. “Se han limitado a dar recomendaciones, ni siquiera instrucciones”, explica Paco García, portavoz nacional de Enseñanza. 

Desde el sindicato temen que los centros educativos se conviertan en un foco de rebrotes, lo que podría significar la vuelta a la educación a distancia. Para García, “habrá presencialidad pero no seguridad”.

Organismos internacionales como la OMS, la ONU o UNICEF abogan por la reapertura de las aulas, debido al impacto del cierre de los centros educativos en la infancia. La ONU calcula que el cierre de las aulas durante la pandemia ha interrumpido la educación de mil millones de niños alrededor del mundo. Y UNICEF destaca el aumento de la desigualdad social debido a la merma de los servicios educativos. 

En España la brecha digital, la necesidad de apoyo social o incluso las necesidades de alimentación -cubiertas en los comedores escolares- son algunas de las razones por las que Sanidad considera prioritaria la vuelta a la presencialidad. 

“Se hace necesario, por tanto, retomar la actividad presencial, pero adoptando una serie de medidas de prevención e higiene frente al COVID-19 que garanticen que se realice de manera segura”, reza el documento del ministerio

Sin perder de vista la posibilidad de la vuelta a la docencia telemática, especialmente en los alumnos a partir de los 14 años, los centros educativos de toda España se preparan para abrir sus puertas en septiembre. Las medias adoptadas variarán en función de la situación epidemiológica del país, sin perder de vista la opción de la modalidad mixta de enseñanza, que combina la educación presencial y a distancia. 

Fuentes:

3 Comentarios

  • Me gustaría saber cómo explicar a los alumnos de Bachillerato (16-18 años) que pasar 6 horas al día encerrados en un aula pequeña y mal ventilada en un grupo de 36 es seguro pero que hacer botellón en un grupo de 20 en el parque o en la playa un sábado noche al aire libre es una irresponsabilidad. Gracias.

    • Pues en el aula se pondrán mascarilla seguro y, si no es así , mantendrán la distancia. En un botellón aseguró que no están cumpliendo las medidas. Al igual que cada uno ha vuelto a su puesto de trabajo, el riesgo existe, innegable, pero para todos, es nuestra responsabilidad ser coherentes. Dentro y fuera de las aulas, trabajos, reuniones familiares. No es posible un confinamiento perpetuo.

  • Y después de leer todo eso yo me pregunto y si se hace clases on linea y quitan comedores las personas que trabajamos en los comedores que va a ser de nosotros? Todos a la calle? Contando que somos fijos discontinuos ni paro tenemos pues lo tenemos consumido

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente