Newtral
Las propuestas de Educación para la ‘vuelta al cole’
Siguiente

Las propuestas de Educación para la ‘vuelta al cole’

Todas las comunidades, menos Madrid y Euskadi, se adhieren a un documento que señala la educación presencial como “principio general” y propugna el retorno a las aulas en septiembre

Ministerio de Educación

La ministra de Educación ha comparecido este jueves en rueda de prensa tras reunirse con las comunidades autónomas en la Comisión Sectorial para abordar la ‘vuelta al cole’ en septiembre. 

En el encuentro, según ha anunciado Isabel Celaá, se ha presentado un documento de 14 puntos al que se han adherido todas las regiones menos Euskadi y la Comunidad de Madrid. Los preceptos recogidos en él parten de una premisa: “La escuela es insustituible”, en palabras de la ministra. Así, fija la actividad lectiva como “principio general” y establece que el curso 2020-2021 empiece en las fechas habituales y siga las pautas temporales normales. 

De igual manera, recoge la adaptación de la programación didáctica en todas las etapas para recuperar los aprendizajes no alcanzados en el curso que está terminando y el diseño de planes de apoyo y seguimiento a los alumnos “con más dificultades” en la actual situación. 

En este sentido, la ministra de Educación ha anunciado la puesta en marcha de un programa de cooperación territorial enfocado a la “recuperación y refuerzo del alumnado” y otro, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, “para mejorar la dotación de equipamiento tecnológico” de centros y estudiantes.

La propuesta de Educación y Sanidad para abrir los colegios

En la reunión, también se ha abordado el “documento base” elaborado por los ministerios de Educación y Sanidad sobre las condiciones sanitarias en las que tendría que producirse esta vuelta a las aulas.

Una vez presentado en la Comisión Sectorial, el informe es susceptible de “recibir aportaciones por parte de las comunidades autónomas”. Resumimos la propuesta del Gobierno. 

¿Los alumnos tendrían que llevar mascarilla? 

Depende del curso en el que estén. En Infantil y de 1º a 4º de Primaria no sería necesario, así como tampoco deberían guardar la distancia de seguridad de 1,5 metros. Se organizaría al alumnado de estas edades en “grupos estables” de entre 15 y 20 estudiantes, lo que además -sostiene Educación- posibilitaría “el rastreo de contactos rápido y sencillo en el supuesto de que se diera algún caso”.

De 5º de Primaria en adelante (6º, Secundaria y Bachillerato) sería obligatorio mantener el espacio de 1,5 metros entre las mesas y, cuando no fuera posible, los colegiales deberían llevar mascarilla. Un criterio que también se aplicaría a los niños de los primeros cuatro cursos de Primaria cuando salieran de su grupo establecido. 

Todos, sin distinción, tendrían que mantener las medidas de prevención personal instauradas desde el inicio de la crisis del coronavirus: lavarse de forma frecuente la manos y evitar tanto el uso de pañuelos desechables como tocarse nariz, ojos y boca.

¿Dónde podrían celebrarse las clases? 

El Ministerio opta por que se prioricen en la medida de lo posible “los espacios al aire libre” en lugar de los cerrados para llevar a cabo actividades educativas y de ocio. Esto abriría la posibilidad a que las clases se celebraran en el patio o en los recintos que el centro tuviera en el exterior frente a las tradicionales aulas.

¿Podrían jugar los alumnos con pelotas en los recreos?

Educación no se pronuncia al respecto y deja la decisión en manos de cada centro, tal y como se desprende de las palabras de Isabel Celaá: “Se corresponde total y absolutamente con el ejercicio de autonomía de los centros educativos».

¿Cómo se organizarían los centros? 

A través de un “Plan de Inicio de Curso y Planes de Contingencia” que, elaborados en cada centro, contemplen las actuaciones ante los distintos escenarios que puedan darse. Para garantizar su cumplimiento y la difusión de las normas se crearía un ‘equipo COVID-19’ que integrarían distintos representantes de la comunidad educativa, así como se nombraría a un responsable de todo el dispositivo.

Además, cada centro educativo tendría que diseñar un protocolo de “limpieza y desinfección” conforme a sus características. Con independencia de ello, habría que hacer al menos una limpieza diaria de las instalaciones, cifra que aumentaría a un mínimo de tres por jornada en los espacios que se utilicen mucho, como los aseos.

En paralelo, la ventilación sería una constante: lo ideal sería mantener las ventanas abiertas “el mayor tiempo posible” y, lo obligatorio, hacerlo durante 5 minutos al inicio y final del horario y entre clases.

¿Cuál sería la actuación a seguir si se detectara un posible contagio? 

Si una persona comenzara a desarrollar síntomas se le trasladaría a una habitación cerrada de uso individual y, tras colocarle tanto a ella como a quien se hubiera quedado a su cuidado una mascarilla, se informaría a la familia. 

En estos casos, se llamaría al centro de salud, el teléfono de referencia correspondiente o al 112 si la sintomatología fuera grave. Sería Salud Pública la encargada de identificar y realizar el seguimiento de los contactos.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente