Newtral
Trump ante el tercer ‘impeachment’ de Estados Unidos
Siguiente

Trump ante el tercer ‘impeachment’ de Estados Unidos

La Cámara de Representantes dio luz verde al juicio político que se celebrará  en un Senado con mayoría republicana, lo que aleja la posibilidad de que sea destituido

Jim lo Scalzo (EFE/EPA)

Donald Trump será el tercer presidente de Estados Unidos que enfrente un juicio político en el Senado. Lo decidió este miércoles en una sesión histórica la Cámara de Representantes -cuya mayoría es demócrata-, al aprobar los cargos de abuso de poder (230 síes, 197 noes y una abstención) y obstrucción al Congreso (229 síes, 198 noes y una abstención). Ahora, el futuro de Trump queda en manos del Senado, donde tendrá lugar la siguiente fase. Una Cámara en la que su partido, el Republicano, cuenta con una mayoría blindada de 53 legisladores frente a 47, unida aparentemente alrededor del presidente. 

Para que Trump sea condenado y destituido, la mayoría de dos tercios tendrá que votar a favor, lo que implica que al menos un de cada dos senadores republicanos se desvíen de la disciplina. Si Trump es absuelto en la Cámara Alta, entrará en la lista de presidentes que se libraron de la destitución, como Andrew Johnson (1865-1869) y Bill Clinton (1993-2001). Richard Nixon dimitió en pleno proceso, en consecuencia del escándalo del Watergate.

Lo más importante

Los plazos para los próximos pasos son clave, pues queda menos de un año para que los estadounidenses elijan un nuevo presidente en las urnas. Con las fechas navideñas por medio, se espera que el juicio en el Senado no arranque hasta enero, dilatando dos semanas más el proceso. La presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso, Nancy Pelosi, dejó el miércoles la puerta abierta a forzar un retraso del inicio del juicio político, al considerar que los republicanos que controlan el Senado no han ofrecido garantías. “Por el momento no hemos visto nada que nos parezca justo. Así que esperemos hasta que lo sea. Y cuando veamos que lo es, enviaremos a nuestros representantes”.

Y unida a los plazos, es crucial el impacto del impeachment en una opinión pública hastiada. El papel de Pelosi es entregar la documentación al Senado y la estrategia sugerida es presionar al líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, quien ha advertido que no se declara como imparcial, sino que persigue la absolución del presidente y avanza que en el diseño del juicio no habrá testigos. Los republicanos aspiran a que sea un trámite sin testigos y corto, como mucho de dos semanas, según Axios.

¿Cuál es el contexto?

Repasemos cómo hemos llegado hasta aquí. Los demócratas sopesaron someter a Trump a un impeachment en los últimos tres años a raíz de la trama rusa pero no fue hasta el pasado mes de septiembre que la oposición estadounidense dio con un argumento concluyente: la filtración de un agente de la CIA asignado a la Casa Blanca reveló el contenido de una llamada entre Trump y su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski. El objetivo era que el presidente ucraniano investigara al rival político del presidente, el demócrata Joe Biden (en la carrera demócrata a las primarias) y a su hijo Hunter por presunta corrupción.

Tras la apertura de la investigación el 25 de septiembre, Pelosi encargó el 5 de diciembre la redacción de las acusaciones contra el presidente a la comisión judicial. Ahora será el turno de la Cámara Alta, en el que cada senador ejercerá como un miembro del jurado bajo la presidencia del presidente del Tribunal Supremo, John Roberts.

¿Qué hay que tener en cuenta?

– El impeachment y una eventual salida de Trump del cargo ha dividido al país. Así lo evidenció una encuesta previa a la votación en la Cámara sobre los artículos del juicio político publicada en el Washington Post y ABC News: el 49% consideró que Trump debe ser destituido. Otras conclusiones interesantes de este sondeo:

  • El 85% de los demócratas cree que debe ser juzgado y destituido, mientras el 86% de los republicanos se opone.
  • Solo el 62% de los encuestados admiten seguir de cerca el proceso.

– El corresponsal en el Congreso del New York Times, Nicholas Fandos, recomendó en la newsletter On Politics de Lisa Lerer que no perdamos de vista en las próximas semanas a los republicanos centristas, a los retirados que velan por su legado y a los candidatos a la reelección en las elecciones locales de los próximos meses. 

– Según el Washington Post es improbable que el Senado condene a Trump. El diario cuenta con 14 republicanos que han expresado su preocupación y tres que han sido críticos en el pasado, pero para inclinar la balanza deberían ser 20.

#Fact

Aunque desconocemos con certeza los plazos del proceso de juicio político contra Trump sí sabemos que se desarrollará en un año electoral. En el camino hacia las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, los demócratas seguirán adelante con unas primarias marcadas por la incertidumbre, y algunos precandidatos tendrán que atarse a sus escaños en el Senado, pues mientras la Cámara Alta está en juicio, trabajarán seis días a la semana. Esta situación puede privarles de asistir a citas clave como el caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente