Newtral
Paro al 19% y caída del PIB del 9,2%: las claves del Programa de Estabilidad del Gobierno
Siguiente

Paro al 19% y caída del PIB del 9,2%: las claves del Programa de Estabilidad del Gobierno

El Ejecutivo ha mandado a Bruselas sus previsiones para España por el coronavirus, que reflejan un déficit del 10,34% y una deuda del 115,5% del PIB

Jose Maria Cuadrado Jimenez (EFE)

«La llegada de la pandemia ha trastocado todas las previsiones económicas». Así de clara ha sido la ministra de Economía, Nadia Calviño, en la rueda de prensa de este viernes para presentar el Programa de Estabilidad del Gobierno y el Plan Nacional del Reformas que el Ejecutivo mandó el jueves por la noche a la Comisión Europea (CE).

Así, la crisis del coronavirus ha dejado desfasado las previsiones del Gobierno, que ha tenido que actualizar sus datos y pasar de «crecer por encima de la media europea» a prever una caída del PIB del 9,2% en 2020.

Según adelanta la portavoz del Gobierno y Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, los efectos adversos del coronavirus «van a impactar de lleno en la evolución de las cuentas públicas». Con esto, se espera que el déficit llegue al 10,34% y la deuda hasta el 115,5% del PIB en 2020. En general, se espera un impacto muy elevado en el corto plazo y una vuelta a la normalidad progresiva.

[Coronavirus: más de 215.000 casos confirmados por PCR y 24.824 fallecidos]

¿Qué son el Programa de Estabilidad y el Programa Nacional de Reformas?

El Programa de Estabilidad es un documento que se manda al Consejo de Ministros de la Unión Europea (que reúne a todos los ministros del ramo de los gobiernos europeos) y a la Comisión Europea (el gobierno de la UE) junto con el Programa Nacional de Reformas de España. Según las normas europeas, todos l​os Estados miembros de la UE tienen que presentar estos documentos cada año en abril. El objetivo ​es coordinar las políticas económicas nacionales y lograr los objetivos establecidos para la Unión en su conjunto.

​Así, la CE y los ministros de Economía cuentan con información sobre si los países miembros van por buen camino para alcanzar los objetivos presupuestarios a medio plazo. Para ello se basan en dos elementos: el análisis del saldo estructural y el valor de referencia del gasto.

En este caso, la Comisión ha aprobado una revisión de las normas y ha simplificado su contenido, «centrándolo en el impacto por el coronavirus», según comenta Calviño. Con esto, el Programa recoge el nuevo escenario macroeconómico y fiscal de España derivado de las medidas establecidas en el Estado de alarma y de las actuaciones aprobadas para mitigar el impacto económico y social del coronavirus.

Además, se incluye el Programa Nacional de Reformas, que en este caso y por la situación extraordinaria creada por el COVID-19, es una agenda de medidas presupuestarias a corto plazo para paliar el coronavirus. Es decir, se incorporan las medidas adoptadas para afrontar los retos socioeconómicos derivados de la crisis del virus.

¿Cómo llegaba España a este escenario?

Antes de la irrupción del coronavirus, España tenía un crecimiento cercano al 2%, por encima de la media europea. «Se esperaba un crecimiento menos intenso que en años pasados, pero más equilibrado. España estaba generando un superávit por cuenta corriente y creando empleo», comenta la ministra de Economía.

[PIB: ¿Por qué crecemos por debajo del 2% por primera vez en 5 años?]

Calviño ha asegurado que «el COVID-19 ha puesto un fin abrupto a este ciclo positivo de crecimiento iniciado desde 2014″. «El escenario ha cambiado por completo», añade.

¿Cuáles son las consecuencias económicas del coronavirus?

El impacto en la economía China, el primer país afectado por el coronavirus, se dio en el mes de febrero, mientras que en Europa se ha empezado a notar en la segunda mitad de marzo. «A nivel nacional, el daño se nota a partir de la segunda quincena de marzo», comenta Calviño.

Así, el PIB, cayó el 5,2% en el primer trimestre de 2020, frente al último trimestre de 2019, la mayor caída trimestral de la serie histórica», según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según la ministra de economía, el problema con el que se encuentra España es que «las medidas de contención de la pandemia están siendo efectivas pero suponen un estado de hibernación económica temporal con un impacto muy significativo«.

De hecho, el impacto a corto plazo, ha comentado la vicepresidenta tercera del Gobierno, está siendo mayor que en la crisis de 2008: se está produciendo la paralización de importantes sectores de la actividad, shock de la demanda global y paralización de la decisiones de inversión.

[Cómo interpretar los datos de paro de marzo y qué debe preocuparnos en el futuro]

A esto se une el aumento del desempleo. Según los últimos datos del paro referidos a marzo de 2020, se registraron cifras récord de aumento de desempleados y la mayor caída de la historia en afiliados. En total, en España ahora hay 3,5 millones de parados y 18,4 millones de cotizantes.

¿Qué revisión se hace de los indicadores?

Con este escenario en el que el coronavirus es el protagonista, se dibuja un escenario de aumento de deuda pública, déficit y paro; así como caída de consumo interno e importaciones y exportaciones en 2020. «La situación económica es coherente con las importantes medidas de contención, con el sacrificio que todos hemos tenido que hacer como país para frenar el virus», afirma Calviño.

Así, en 2020 se prevé una caída del PIB del 9,2% «debido al descenso de la demanda interna y el consumo privado principalmente». Esto supondrá un «aumento significativo» del ahorro por la incertidumbre, que también estará forzado por las restricciones de movilidad, según comenta la ministra de Economía. Además, el sector exterior se verá particularmente afectado, sobre todo el turismo extranjero.

Sobre el PIB, ya en 2021 el Ejecutivo prevé una recuperación, con un crecimiento del 6,8%. «Se trata de previsiones prudentes sobre la base de la información disponible hasta el momento y alineadas con las de otros organismos», alega Calviño.

En cuanto al empleo, la ministra de Economía ha adelantado que en el mes de abril ha habido «estabilización en términos de afiliación». «El sector que se vio afectado de forma más intensa por el parón de trabajadores no esenciales, la construcción, ya está recuperando la afiliación. También ha habido de un aumento de la contratación en la hostelería», asegura Calviño.

No obstante, se espera que el paro aumente en 2020 hasta el entorno del 19% y que en 2021 se recupere el dinamismo de trabajo y se produzca una reducción del desempleo. «El impacto en nuestro país viene definido porque ha sido de los países más afectados por el coronavirus de momento», explica.

Se registrará la caída en los ingresos públicos y un aumento «notable» en el gasto

Por otra parte, en el plano fiscal y de cuentas públicas, esto se resume en la caída en los ingresos públicos por el retroceso del consumo y la actividad y en un notable aumento del gasto público como consecuencia de los estabilizadores automáticos, y las ayudas puestas por el ejecutivo, según se muestra en el nuevo cuadro macroeconómico, que está avalado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

«La irrupción de covid 19 ha modificado totalmente los escenarios y las medidas adoptadas suponen un gran incremento del gasto público», asegura María Jesús Montero. De hecho, la previsión del Gobierno es que el gasto público se sitúe en el 51,5% del PIB, lo que supone un incremento de casi 10 puntos porcentuales respecto al gasto de 2019. Montero ha asegurado que es «necesario y temporal». 

[Última hora coronavirus: El Gobierno prevé una caída del 9,2% del PIB en 2020]

Frente al gasto público, los ingresos sufrirán una caída de 25.700 millones respecto a 2019 y se situarán en el 41,2% del PIB. «Este porcentaje es más elevado que el del año anterior debido a que la mayor contracción del PIB afecta al cálculo de esta ratio, pero en términos absolutos se produce una caída importante de ingresos públicos», explica Montero.

En esta situación, el Gobierno prevé que el déficit público en 2020 suba hasta los 115.671 millones, el 10,34% del PIB. Es decir, el mayor déficit desde 2012, cuando se alcanzó el 10,7%.

También la deuda pública aumentará y pasará del 95,5% de 2019 al 115,5% de 2020. «Incrementar el déficit y la deuda es la consecuencia de una crisis con velocidad y profundidad inédita. Las medidas de gasto, lo que pretenden es ayudar a proteger, a reactivar la economía, la demanda y el consumo, y todo ello para no dañar estructural la economía ni aumentar la desigualdad», alega Montero.

¿Qué tipo de recuperación tendrá España?

Según la ministra de Economía, España tendrá una «recuperación en V», como adelantaban algunos economistas. Cuando hablamos de un modelo de «recuperación en V», suele ser cuando hay un parón brusco de la economía pero tras él la vuelta a la normalidad se produce rápidamente.

[Qué es una recuperación en V y cuánto puede tardar en llegar]

No obstante, la recuperación tendrá un matiz: será de forma «asimétrica». «Se prevé que el impacto del COVID-19 sea en forma de V asimétrica. La caída de la actividad está siendo muy intensa con una pendiente negativa muy pronunciada», comenta Calviño.

Es decir, se espera que, mientras que la caída ha sido intensa, la recuperación sea «previsiblemente más gradual» y que empiece «a partir de la segunda parte del año». Tras esto, se cree que habrá «una fuerte tasa de crecimiento en 2021», asegura Calviño. Esta recuperación, según la ministra de Economía, «vendrá impulsada por la demanda interna con la desescalada».

Es decir, se prevé una especial incidencia de los efectos del COVID-19 en la economía en los dos primeros trimestres de 2020 y el comienzo de la recuperación de la actividad en el segundo semestre de este año. «La reducción del PIB en 2020 será intensa, la recuperación en 2021, también», reitera la ministra que asegura que las previsiones de España «están muy alineadas con las de otros países».

Por su parte, María Jesús Montero asegura que se espera que haya una «recuperación de los indicadores en 2020, que permitirán entonces saneamiento de las cuentas públicas«. «El Gobierno, defiende los principios de Estabilidad Presupuestaria y es es consciente de que tras este shock temporal tiene que iniciar un proceso de consolidación fiscal que permita ir cerrando los desequilibrios y crear las bases de crecimiento futuro», comenta la ministra de Hacienda.

En el contexto internacional, la economía mundial sufrirá una brusca caída del 7% pero en 2021 «se espera una fuerte recuperación de la economía mundial y de la zona euro», según Montero.

¿Cuál es el impacto de las medidas para combatir al COVID-19?

Montero ha recordado que el impacto de las medidas que ha adoptado el Gobierno para combatir el COVID-19 es de 138.923 millones de euros. Entre estas, cuentan las medidas de gastos, la reducción de ingresos y medidas de liquidez.

  • Medidas de gastos (28.403 millones de euros). Entre ellas entran el crédito extraordinario para el Ministerio de Sanidad o los gastos relacionados con los ERTEs, entre otros.
  • Minoración de ingresos (6.120 millones de euros). Son medidas como el IVA al 0% en la compra de productos sanitarios y las moratorias de cotizaciones sociales.
  • Medidas de liquidez (104.400 millones de euros). La medida principal es la línea de avales del ICO para pymes y autónomos.

[Principales ayudas que ha puesto en marcha el Gobierno para atajar la crisis provocada por el COVID-19 y cómo solicitarlas]

¿Qué ocurre con la recaudación de impuestos?

Normalmente cuando el gasto público aumenta, tiene que aumentar los ingresos a la par para no incurrir en déficit. Sin embargo, debido a la situación creada por el coronavirus, han caído los ingresos a través de los impuestos, según ha anunciado la ministra de Hacienda.

María Jesús Montero asegura que la caída de la recaudación ha sido del 5% en general en los impuestos. Pese a que todos descienden, no a todos ha afectado por igual.

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): caída del 2,4%
  • Impuesto de Sociedades: cae el 8,7%
  • Impuesto al valor agregado (IVA): baja el 5,2%
  • Impuestos Especiales: caen el 6,7%
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD): desciende el 37,9%
  • Cotizaciones sociales: bajan el 5,75%

Fuentes:

  • Rueda de Prensa de la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño; y la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, del 1 de mayo de 2020
  • Actualización del Programa de Estabilidad 2020
  • Programa Nacional de Reformas del Reino de España 2020
  • Instituto Nacional de Estadística (INE)

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente