Newtral
Cómo interpretar los datos de paro de marzo y qué debe preocuparnos en el futuro
Siguiente

Cómo interpretar los datos de paro de marzo y qué debe preocuparnos en el futuro

Tras los malos datos de empleo los expertos consultados advierten sobre “la grave cifra de no contrataciones que se dará a partir de este marzo” y sobre “los ERTEs que en muchos casos podrían terminar en EREs”.

La ministra de Trabajo junto al ministro de Seguridad Social.

Los datos de paro registrado y afiliados de este mes de marzo, que publica el Ministerio de Trabajo y de Seguridad Social cada mes, han sido muy malos. Cifras récord en aumento de parados y la mayor caída de la historia en afiliados es un mes negro que nos deja en los 3,5 millones de parados totales y los 18,4 millones de cotizantes. Cifras afectadas por la emergencia sanitaria y el parón económico fruto del Estado de Alarma y el confinamiento de los españoles. Sin embargo, aquí aún no aparecen los efectos de la avalancha de ERTEs por fuerza mayor acumulados en estos días.

¿Qué debe preocuparnos a futuro en el empleo? 

El abogado y profesor de Derecho Laboral de la Universitat Oberta de Catalunya, Víctor Canalda, advierte de algo importante: «A partir de este mes de marzo será grave la cifra de no contrataciones. Es decir, los contratos que se hacían por esta época en España y ya no se harán fruto de esta situación de confinamiento y Estado de Alarma». 

Desde la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), están preocupados por este punto y dan cifras. “El impacto sobre el empleo no se limita a la destrucción de puestos de trabajo previamente existentes, sino que a estos habría que añadir las contrataciones de temporada que de forma habitual se realizan en el mes de marzo y que este año no se habrán realizado (se puede estimar en unos 75.000, si bien parte de ellas podrían haberse efectuado los días anteriores al 12 de marzo)”. 

Y añaden que “con respecto a lo que se puede esperar para el mes de abril, suponiendo de forma conservadora una pérdida diaria de unos 15.000 afiliados (muy por debajo de la pérdida diaria media sucedida en la segunda mitad de marzo), el descenso de la afiliación podría alcanzar los 750.000 en la media mensual. Con respecto al 12 de marzo, la pérdida de empleo al final de abril sería de 1,2 millones”.

Y es que marzo debería haber sido un buen mes para el empleo… 

En circunstancias ‘normales’ en marzo «se suele crear empleo y se reduce el paro registrado, sobre todo en el sector servicios y particularmente en la hostelería, aunque también ese efecto se traslada a abril según caiga el calendario de la Semana Santa», en palabras de Juan Fernando Robles, profesor del Centro de Estudios Financieros. De hecho, el año pasado cayó en 33.954 personas a pesar de que fue la menor reducción del desempleo del último lustro.

Si miramos las cifras de toda la serie histórica, sólo se habían registrado aumentos del paro un mes de marzo durante los años de la crisis económica y este mes, debido a la crisis sanitaria en la que nos encontramos por el COVID-19. En marzo de 2009 la cifra de desempleados aumentó en 123.543, en 2010 en 35.988, en 2011 en 34.406 y en 2012 en 38.769. Para bajar el resto de años hasta el mes actual que hemos aumentado en 302.265 los desempleados.

«No obstante, las cifras reales de desempleados serán mayores, puesto que lo que se cuentan son personas que han acudido a la oficina como demandantes de empleo y no todos los trabajadores que han perdido su empleo han podido realizar ese trámite o la administración darle cumplimiento (en medio de las complicaciones actuales por el COVID-19)», puntualiza Robles que sin duda cree que «veremos con más claridad los datos del primer trimestre del año, con el impacto del mes de marzo, en la Encuesta de Población Activa (EPA) que publicará en INE a finales del mes de abril».

¿Serán algunos de los ERTEs de hoy los EREs de mañana?

En palabras de la ministra de Trabajo «el número de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) ha alcanzado al menos los 250.000 por la crisis del coronavirus y el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha concedido unas 620.000 prestaciones públicas por desempleo» de trabajadores afectados por dichos expedientes.   

Recordemos que según Funcas “en el caso de Alemania y Francia (con datos disponibles hasta el 25 de marzo) el número de trabajadores afectados por medidas similares sería de 2,5 y 1,2 millones, respectivamente”. 

El problema que “los ERTEs van a paliar algo esta situación, pero indudablemente algunos acabarán en EREs”, explica Juan Fernando Robles y en cuanto a “las restricciones al despido, sobre todo objetivo o de eventuales, no conseguirán más que acumular una bolsa de desempleo que cuando se levanten las restricciones puede explotar, incrementando súbitamente las cifras”.

El experto estima que en España dejarán de operar no menos que 100.000 sociedades y varios cientos de miles de empresarios individuales, por lo que “no cree que vaya a haber una recuperación en V cuando la crisis sanitaria se supere, sino más bien una lenta recuperación de la demanda que llevará varios años”. “Sobre todo porque se van a ver sectores clave afectados, como puede ser el turismo, la hostelería, la fabricación de automóviles, la construcción y el comercio minorista de productos no alimentarios, todos ellos de gran peso en nuestra economía”, añade.

De hecho “ya hay quien habla de que la tasa de paro a cierre de 2020 será del 16,1%”, como advierte el profesor de la UOC, Víctor Canalda, haciendo referencia a un reciente informe publicado por Bankinter sobre el futuro del empleo en nuestro país. Recordemos que la tasa de paro actual a cierre de 2019 es del 13,7%.

¿Cuánto costará la factura del Covid-19 al empleo?

Ni la ministra Yolanda Díaz, ni el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, se han aventurado a cuantificar la cifra de lo que podrían costar todas prestaciones. Lo único que está claro es que «los costes de las prestaciones por desempleo van a ser muy elevados» y el esfuerzo económico tendrá que ser «muy intenso», en palabras de Díaz.

De hecho, la única cifra que han hecho pública hoy es que la cuantía de la nómina cerrada de las prestaciones públicas asciende a 1.215 millones, con una media de 950 euros al mes. A día de hoy, el número de personas con una prestación pública asciende a 2,2 millones de personas y la tasa de cobertura se sitúa en el 65%.

El PIB caería un 12% y se disparará el déficit público

En cuanto a la recuperación de los empleos tras la crisis, el ministro Escrivá cree que «lo lógico es que, una vez se vuelva a la normalidad, se recupere la situación anterior, dado la naturaleza temporal y transitoria de la misma». Él confía en que «la restauración será plena». Lo que no sabe es cuándo. Y ha reconocido además que “el déficit público va a dispararse» aquí y en buena parte de los países del mundo.

En cuanto a los efectos de la crisis sanitaria en la economía de España, Juan Fernando Robles augura que “van a ser muy relevantes, pues las previsiones de caída el PIB durante este año se sitúan entre un 8% y un 12%, cifras que están próximas a la caída del PIB durante toda la crisis que comenzó en 2008 y que provocó un desplome acumulado en 5 años del 9% aproximadamente y unos 3.000.000 de empleos perdidos».

«La caída acumulada durante la crisis que acaba de comenzar no será inferior al 15%, y algunos análisis la sitúan en un 20% hasta que la demanda se recupere, con caídas de al menos dos o tres años consecutivos. La incidencia que puede tener sobre el empleo este escenario no será menor que la que se experimentó desde 2009 y se puede estimar que se perderán entre 2 y 3 millones de empleos”, añade.

¿Y si comparamos esta crisis en el empleo con la vivida en 2009?

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha puesto de ejemplo la crisis económica pasada para entender la magnitud de esta emergencia sanitaria actual en el empleo.

En rueda de prensa ha recordado que «en apenas 14 días se ha registrado casi el mismo descenso de afiliados a la Seguridad Social (833.979) que en los 101 días que transcurrieron entre octubre de 2009 y febrero de 2009, cuando el descenso superó las 900.000 personas». En palabras del ministro «la destrucción de empleo fue particularmente intensa en los primeros días después del Estado de Alarma para luego ralentizarse coincidiendo con el momento en el que empezaron a entrar en vigor los ERTEs».

Buceando en los datos de este marzo negro para el empleo

El paro ha aumentado en 302.365 personas en marzo respecto al mes anterior y se trata del mayor repunte de desempleados de cualquier mes de la serie histórica. Supera en más de 100.000 personas el que hasta ahora era el mayor repunte: el de enero de 2009, cuando en plena crisis económica el desempleo subió en ese mes en casi 199.000. Con este aumento de marzo la cifra total de parados en España se coloca en los 3.548.312 desempleados, la más alta del registro desde abril de 2017.

Y por el lado de los afiliados la cosa no es mejor. La Seguridad Social cerró el mes de marzo con un descenso de 833.979 cotizantes, su mayor recorte de la historia, hasta situarse el número total de ocupados en 18.445.436. 

Recordemos que este dato de paro no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados. Sin embargo y a pesar todo Díaz sí ha destacado que la cifra global de parados, que se ha situado en 3,5 millones, se ha incrementado por la situación de «absoluta excepcionalidad» provocado por la pandemia del COVID-19 y que el transcurso del mes del 1 al 13 de marzo fue normal, en línea con el ciclo normalizado de la economía española. A partir de esa fecha todo se vio afectado por el Estado de Alarma y las estrictas medidas de confinamiento.

¿Cuáles han sido los sectores y las CCAA más golpeadas?

El impacto de la crisis sanitaria y la paralización de todas las actividades no esenciales para evitar la movilidad y fomentar el confinamiento ha afectado especialmente al sector servicios y al sector de la construcción

Servicios registró en marzo el mayor aumento del desempleo en términos absolutos, 206.016 desempleados más, concentrando así más de dos tercios de lo que subió el paro en todo el mes. La construcción, por su parte, ha sumado 59.551 desempleados. Les sigue la industria, con 25.194 nuevos desempleados, la agricultura, que añadió 6.520 parados a las listas y el colectivo sin empleo anterior, con 4.984 parados más.

Teniendo en cuenta los regímenes, el mayor descenso de afiliación se ha dado en el régimen general. Además, «del total de afiliados perdidos, dos tercios fueron temporales y 223.000 indefinidos», según ha resaltado el ministro Escrivá.

En cuanto a los autónomos, es donde menos caída se ha registrado, solo del 1%, con un descenso de 40.877 personas. Esto, según apunta Escrivá, se debe a que están aguantando mejor gracias «a la prestación importante que hemos dado para sostener su actividad». Escrivá ha aprovechado también para resaltar que «ya son más de 500.000 los trabajadores por cuenta propia que han solicitado la prestación extraordinaria que el Gobierno aprobó para este colectivo«.

El paro subió en marzo en todas las comunidades autónomas, especialmente en Andalucía ( con 138.569 parados más), Comunidad Valenciana (35.565) y Cataluña (21.833). Por provincias, sólo se redujo en Melilla (-129 parados) y aumentó en las 51 restantes, encabezadas por Sevilla (31.813 parados), Málaga (30.234) y Cádiz (25.649).

Fuentes:

  • Datos de paro registrado de marzo del Servicio Público de Empleo Estatal  
  • Datos afiliación a la Seguridad Social correspondientes a marzo
  • Ministerio de Trabajo y Economía Social
  • Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

1 Comentario

  • Sin embargo, las empresas de venta online están haciendo su agosto, están literalmente desbordadas. Nunca llueve igual para todos.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente