Newtral
¿Las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid duran hasta 5 días? Lo que sabemos de su calidad y límites de uso
Siguiente

¿Las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid duran hasta 5 días? Lo que sabemos de su calidad y límites de uso

Las mascarillas KN95 (FFP2) que reparte la Comunidad de Madrid gratis a los madrileños están recomendadas para profesionales sanitarios. Ayuso dice que se pueden usar “48 horas seguidas o entre 3 y 5 días” pero en las mascarillas no se especifica si son reutilizables ni sus límites de uso y cuidado. ¿Qué sabemos realmente?

En la imagen, la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Foto: CAM.

El pasado 11 de mayo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, afirmaba en una entrevista en Onda Cero que el uso de las mascarillas KN95 (FFP2) que reparte la Comunidad de Madrid de manera gratuita “es de 48 horas consecutivas, es decir, que pueden durar 3, 4 o 5 días”. ¿Es eso cierto? ¿Qué pone realmente en las mascarillas? Te lo explicamos.

¿Qué dice la Madrid sobre sus mascarillas?

Desde el 11 de mayo las 2.882 Oficinas de Farmacia que hay en la Comunidad de Madrid están entregando “de forma gratuita a cada madrileño la primera de las dos mascarillas de máxima seguridad” que el Gobierno regional reparte a los madrileños. Se pueden recoger a lo largo de las próximas dos semanas presentando simplemente la tarjeta sanitaria y para las 600.000 personas que en Madrid no disponen de esta tarjeta podrán recibir el material presentando su DNI o NIE.

Según la nota de prensa institucional de la Comunidad de Madrid “las mascarillas repartidas cumplen con la normativa de la Unión Europea” y “son reutilizables, por lo que no se deben tirar tras un solo uso, ya que su duración es mayor que la de las mascarillas quirúrgicas. Su duración es de 48 horas seguidas por lo que se puede utilizar en distintas ocasiones a lo largo de varios días cuando se vaya a estar rodeado de otras personas”.

Las instrucciones de la nota de prensa de la Comunidad de Madrid van en la misma línea que las declaraciones de su presidenta, sin embargo las mascarillas que se reparten de manera individual en las farmacias de la región no incluyen ninguna de estas informaciones sobre reutilización (‘R’) o no, límite de usos, cuidado, etc. que sí deberían incluir como información necesaria para el consumidor y para cumplir realmente con la normativa europea como afirma el Gobierno regional.

¿Hay algún tiempo de uso recomendado para las FFP2?

Esta es la pregunta que hemos hecho a la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL): ¿hay algún uso o límite de uso recomendado para las mascarillas tipo FFP2? Su secretario general, Luis Gil Palacios, es muy claro. «Las limitaciones de uso de las mascarillas en cuanto a tiempo de utilización o condiciones de conservación deben de ser especificadas por el fabricante y entregadas junto con el EPI (la mascarilla FFP2), ya que es el fabricante el que ha debido comprobar tales aspectos. Por lo tanto, si no se facilita esa información con el EPI no se puede afirmar nada en cuanto al tiempo de uso de la mascarilla». 

Y añade que «respecto a las mascarillas de la Comunidad de Madrid, dicha información sobre el uso de 48 horas o varios días no se recoge entre la información facilitada, por lo que no se puede afirmar que tales condiciones de uso se den».

¿Pero qué información incluyen las mascarillas que se reparten?

Las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid traen muy poca información en el plástico de su embalaje individual. Incluyen algunas recomendaciones para ponerla y un boceto de la mascarilla en el que se marcan sus diferentes partes.

¿Pero qué es lo que no se dice sobre estas mascarillas? No aparece especificado que sea una mascarilla FFP2 (sólo pone que lleva filtro KN95), no pone en ningún caso que sea una mascarilla reutilizable (que se especifica con una ‘R’), no detalla las horas de uso convenientes ni cuántos usos son los recomendables (al contrario de lo que afirma Ayuso en sus declaraciones y la Comunidad de Madrid en su nota de prensa).

Como ya adelantamos en Newtral.es, desde la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) han elaborado un documento  en el que evalúan el grado de ajuste de estas mascarillas con la normativa de la Unión Europea y otras especificaciones técnicas tanto en la propia mascarilla como en la documentación que se entrega junto con ella. 

Tras analizar la documentación entregada junto con la mascarilla y el marcado tanto del embalaje como de la mascarilla, la asociación analiza en un documento técnico al que Newtral.es ha tenido acceso, su adecuación o no al Reglamento 2016/425 de la Unión Europea (UE). Dicho informe, en el que se detectan una veintena de fallos o errores en el cumplimiento con la normativa aplicable a estas mascarillas,  ha sido enviado por ASEPAL al departamento de Industria de la Comunidad para su consideración y para que tomen las medidas que consideren oportunas. En el momento de publicación de esta noticia ASEPAL “no ha obtenido respuesta ninguna”.

Según ASEPAL y en relación al cumplimiento con la norma armonizada EN 149:2001+A1:2009 se observan los siguientes hechos destacables (en las mascarillas de la Comunidad de Madrid):

1. En el embalaje no se identifica al fabricante. Esta identificación se hace en un documento adjunto sobre la calidad del producto (adjuntamos la foto de ese adjunto que incorpora ASEPAL en su informe). Sobre el producto tampoco se identifica el nombre, marca registrada, ni ningún tipo de identificación del fabricante.

2. En el embalaje no se indica la clase apropiada (FFP1, FFP2 o FFP3) ni la indicación “R”, que identifica a una mascarilla que puede ser reutilizable, condición que la Comunidad de Madrid declara expresamente para la mascarilla. Ninguna de estas dos cosas se especifican tampoco en el producto que se reparte de manera individual.

3. En el embalaje no se da una indicación acerca de la expiración de vida útil. Esta identificación se hace en un documento adjunto sobre la calidad del producto.

4. En los documentos que se adjuntan con la mascarilla no se proporciona información sobre aplicaciones o limitaciones, ni detallan qué controles deben hacerse previamente al uso, particularmente las evidencias que, en el transcurso de la revisión, denotarían que el producto no es apto para el uso. Tampoco se detallan los procedimientos de mantenimiento o limpieza, especialmente en las condiciones que deben ser observadas por el usuario durante los períodos en que la mascarilla no se use durante ese tramo de duración de 48 horas.

5.  En el embalaje no se dan las condiciones de almacenamiento recomendadas (al menos, temperatura y humedad). Esta identificación se hace en un documento adjunto sobre la calidad del producto, y únicamente se da una orientación acerca de la temperatura sin especificar la humedad.

6. No se advierte acerca de los problemas que pueden presentarse como la pérdida de hermeticidad en presencia de vello facial.

Pero además de las deficiencias en el etiquetado de las propias mascarillas, en este momento y como ya adelantaron desde Maldita.es, ni siquiera es posible acceder a la página web del fabricante, la empresa Wenzhou Haoshuo Home Textile (que sí se puede ver en un documento adjunto a las cajas de mascarillas aunque no en la mascarilla individual ni en el embalaje) ya que la compañía ha borrado su página oficial de Alibaba.

Las FFP2 se recomiendan para personal sanitario

El Ministerio de Sanidad de España, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomiendan las mascarillas de tipo de FFP2 para uso de profesionales sanitarios exclusivamente a no ser que sea por especificación médica. Analizamos lo que dice cada uno sobre usos en mascarillas FFP2.

Desde el Ministerio de Sanidad, en la sección destacada para informaciones importantes relativas al COVID-19, en ‘Información para la ciudadanía’ encontramos una ‘guía sobre qué debes tener en cuenta a la hora de comprar una mascarilla’.  En este documento recomiendan “las mascarillas higiénicas para las personas sanas”, “las quirúrgicas para las personas enfermas” y las de mayor categoría,  “las mascarillas EPI, para quienes cuiden o estén en contacto con personas sintomáticas o positivos por COVID-19”. Recordemos que las que reparte la Comunidad de Madrid son de este tercer tipo, en concreto KN95 (equivalente a FFP2).

¿Cuánto duran? ¿Dónde se compran? ¿Qué hay que mirar en el etiquetado? Sanidad contesta a todas estas preguntas de cada uno de los tipos de mascarillas en dicho documento. En concreto, las mascarillas FFP2, se consideran “Equipos de Protección Individual (EPI) y se recomiendan fundamentalmente para su empleo por profesionales para crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario aunque también pueden estar recomendadas para grupos vulnerables por indicación médica”. ¿Qué hacen? “Filtrar el aire inhalado evitando la entrada de partículas contaminantes en nuestro organismo”, como afirma el documento de Sanidad y según su eficacia de filtración pueden ser de tres tipos: FFP1, FFP2, y FFP3. Y en el caso de las de con filtros contra partículas se dividen en P1, P2 y P3. 

El Ministerio de Sanidad recomienda “no usar la mascarilla durante más de 4 horas por cuestiones de comodidad e higiene” y en caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se recomienda sustituirla por otra”, en todo caso pensando en uso sanitario. Recomienda también “consultar las instrucciones de uso” del fabricante, que deben ir con la propia mascarilla  y que en el caso de las que reparte la Comunidad de Madrid es insuficiente.

Desde el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su siglas en inglés) también recomiendan el uso de las mascarillas N95 -el estándar estadounidense equivalente a las FFP2- para «profesionales que administran programas de protección respiratoria en instituciones de salud para protegerlos de los riesgos laborales de exposición a enfermedades respiratorias infecciosas».  

La CDC dice que es preferible «el uso prolongado sobre la reutilización porque se espera que implique menos contacto del respirador y, por lo tanto, menos riesgo de transmisión por contacto» y  afirman que «que los respiradores (mascarillas KN95 o FFP2) pueden funcionar dentro de sus especificaciones de diseño durante 8 horas de uso continuo o intermitente”. Avisan también de que puede «reducirse la capacidad de proteger al portador debido a un manejo poco adecuado o a una reutilización excesiva».

Desde la CDC afirman que «no hay forma de determinar el número máximo posible de reutilizaciones seguras para un respirador N95 como un número genérico que se aplicará en todos los casos» y por eso se recomienda ver las especificaciones del fabricante y en caso de  que no esté disponible una guía del fabricante, pide que “se limite el número de reutilizaciones a no más de cinco por dispositivo para garantizar un margen de seguridad adecuado».

Desde la Organización Mundial de la Salud tiene una serie de recomendaciones para el uso racional de Equipos de Protección Personal (EPP) y dan mucha importancia a «seleccionar en cada caso el EPP adecuado» e informar de «cómo ponerlo, quitarlo y desecharlo». En este punto «recomienda las mascarillas N95 o FFP2 para los profesionales sanitarios» y asegura que «la evidencia indica que mantienen su protección cuando se usan para periodos extensos. Aunque su uso de más de 4 horas puede provocar molestias y debe evitarse». Esto último en línea con lo dicho por el Ministerio de Sanidad de España.

Desde Newtral.es nos hemos puesto en contacto con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y en el momento de publicación de este artículo no hemos obtenido respuesta.

Fuentes:

  • La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL)
  • Ministerio de Sanidad
  • Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC)
  • Organización Mundial de la Salud (OMS)
  • Comunidad de Madrid

18 Comentarios

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente