Newtral
Nos preguntáis por la certificación y el coste de las mascarillas FFP2 repartidas en las farmacias por la Comunidad de Madrid
Siguiente

Nos preguntáis por la certificación y el coste de las mascarillas FFP2 repartidas en las farmacias por la Comunidad de Madrid

Según estos mensajes, las mascarillas repartidas a la población madrileña, serían “mascarillas fake” que no cumplen con las certificaciones. Además, la Comunidad de Madrid habría hecho “negocio” con la distribuidora farmacéutica Cofares.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid comenzó esta semana el reparto de las primeras mascarillas a las farmacias de la región para su posterior recogida sin coste por parte de los madrileños. A colación de esta noticia, se han empezado a viralizar varias informaciones en las redes sociales en las que se pone en duda la fiabilidad de estas mascarillas, así como el precio que la Comunidad de Madrid habría pagado por ellas. Muchos de vosotros nos habéis enviado estos mensajes a nuestro servicio de verificación.

La primera es una cadena de WhatsApp en la que se empieza diciendo que “las mascarillas de la Comunidad de Madrid no son gratuitas”. En el mensaje podemos leer que las mascarillas fueron “compradas por la Comunidad de Madrid a la cooperativa de distribución farmacéutica Cofares” y que fue esta quien se las ofreció a la CAM, que pagó por ellas “cerca de 50 millones de euros de dinero público”.

Las mascarillas son gratuitas para el ciudadano

En primer lugar, la Comunidad de Madrid publicó el pasado lunes un comunicado donde informaba que comenzaba el reparto de las “primeras mascarillas KN95”, también conocidas con FFP2, para su “entrega gratuita a todos los madrileños”. 

Estas mascarillas se están repartiendo en las farmacias de la región a través de la distribuidora farmacéutica Cofares y llegaron “en tres aviones procedentes de Shanghái (China)”. Según la propia información, el Gobierno de la Comunidad ha adquirido 14 millones de mascarillas FFP2 por un importe de 32 millones de euros para “su uso por todos los madrileños en lugares públicos y cerrados de cara al proceso de desescalada”.

La Comunidad de Madrid ha emitido un comunicado confirmando que la entrega en las oficinas de farmacia es totalmente gratuita para los madrileños.

¿Pagó la CAM 50 millones a Cofares? 

Nos hemos puesto en contacto con la distribuidora farmacéutica Cofares en relación a los mensajes compartidos y nos aseguran que su participación ha sido «en el reparto gratuito de las mascarillas entre las farmacias de la Comunidad”. También nos confirman que «no tienen conocimiento de ninguna notificación por parte de las autoridades sanitarias competentes» en relación a la calidad y homologación de dichas mascarillas. Por último, apuntan a Newtral.es que “han enviado al Grupo de Delitos Telemáticos toda la documentación para que realicen las investigaciones oportunas”.

Idoneidad y carta de los Jefes de Servicio

Posteriormente, el mensaje afirma que “en una carta de los jefes de Servicio y responsables de los Servicios de Medicina Preventiva de los hospitales de Madrid, estas mascarillas no son las adecuadas para la población en general”. Esta carta fue enviada por los jefes de servicio y responsables de medicina preventiva de una quincena de hospitales. En la misiva, a la que tuvo acceso la Agencia EFE, se pide que no se repartan las mascarillas FFP2 a la población general ya que pueden provocar mayores riesgos, y piden también que se repartan en su lugar mascarillas quirúrgicas. 

También la Asociación Madrileña de Salud Pública ha criticado esta acción de la Comunidad de Madrid en este otro comunicado. La AMASAP considera que “no es necesario derrochar en las mascarillas que la población de Madrid no necesita”.

Según su postura, las mascarillas tipo FFP2, son de filtro de partículas y están diseñadas para proteger a los profesionales sanitarios que están expuestos a los aerosoles de pacientes infectados y, por lo tanto, “deberían reservarse para profesionales sanitarios que llevan a cabo procedimientos que generan aerosoles o que trabajan en lugares en donde se efectúen esos procedimientos y para los pacientes inmunodeprimidos”.

Aseguran que, “no tiene sentido que se repartan a la población general, sin que haya necesidad, y menos aún mientras falten en hospitales, centros de salud o en centros sociosanitarios, donde sí son necesarias”. El comunicado termina pidiendo la retirada de la distribución a la Comunidad de Madrid para su reserva exclusiva para los profesionales sanitarios como recomiendan la OMS y el Centro Europeo para la Prevención y Control de enfermedades. 

Lo que dice la AME

La Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME) ha pedido a través de sus redes sociales donar estas mascarillas FFP2 a los centros sanitarios y así evitar que tengan que trabajar sin ellas cuando no se les dota o usar la misma durante varios días seguidos.

¿Mascarillas fake? 

Otro de los mensajes que nos habéis enviado es este hilo de Twitter donde se afirma que el certificado CE de la Unión Europea es falso. En el tuit se enlaza a diferentes páginas, una de ellas a este documento de “Verificación de certificados/informes que acompañan a los EPI” del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. ¿Qué sabemos de todo esto?

Lo que dice Sanidad

El ministerio de Sanidad nos asegura que desconoce si la Comunidad de Madrid ha testado estas mascarillas por su lado en base a la Resolución del 23 de abril de 2020, de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, referente a los equipos de protección individual en el contexto de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, para ver si “efectivamente protegen, aunque no cumplan con la legislación europea, porque si fuese así, no deberían llevar el marcado CE”. 

Sanidad además nos asegura que estás mascarillas están consideradas FFP2, por lo tanto, son equipos de protección individual (EPI) por lo que que es el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo el Organismo competente en esta materia. 

Lo que dice el INSST

Tras la respueta del ministerio de Sanidad hemos consultado al Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y nos indican que ellos son el órgano científico técnico de la Administración General del Estado (AGE) y     que “no son la autoridad competente en materia  de comercialización de EPI”. En este caso también se refieren a la resolución del 23 de abril de 2020, donde “se especifica una serie de supuestos para la aceptación de otros EPI sin marcado CE reglamentario en base a normas amortizadas” y nos remiten a “la autoridad competente de la Comunidad Autónoma de Madrid”. 

Lo que dice ASEPAL

La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual ha elaborado un informe, al que ha tenido acceso Newtral.es, que ha remitido a la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid en la que se detallan algunas deficiencias en cuanto a los requisitos que deben cumplir estas mascarillas para su comercialización “pese a que se están repartiendo gratuitamente en las farmacias de la Comunidad”. 

El informe evalúa el grado de ajuste de dichas mascarillas con la normativa de la UE y otras especificaciones técnicas que aparecen tanto en la propia mascarilla como en la documentación que se entrega junto a ella. 

ASEPAL observa varios hechos relevantes en relación a la adecuación de la mascarilla con el reglamento (UE) 2016/425 tales como que “no se adjuntan instrucciones de limpieza, revisión o desinfección”, tampoco se “especifica el embalaje adecuado para su transporte” ni existe “ninguna referencia al Reglamento (UE) 2016/425″. También se destaca que “no se identifica el nombre, dirección y el número de identificación del organismo que ha realizado los procedimiento de evaluación de la conformidad”. 

Por otro lado, en relación al cumplimiento de la norma armonizada 149:2001+A1:2009, ASEPAL observa otros hechos destacables como por ejemplo que tanto en el embalaje como sobre el producto: “no se identifica al fabricante, no se indica la clase apropiada (FFP1, FFP2 O FFP3), ni la indicación “R” que identifica a una mascarilla que puede ser reutilizable”, tampoco se se da “una indicación acerca de la expiración de su vida útil”. En total el informe acomete 19 puntos y llega a la conclusión que estas mascarillas “no se ajustan a los requisitos marcados e información requeridos en las normas para las cuales alega cumplimiento”. ASEPAL aún no ha obtenido respuesta por parte de Consumo. 

En cuanto a la información sobre las supuestas “mascarillas fakes” Newtral.es se ha puesto en contacto con el Gobierno de la Comunidad de Madrid y a la hora de la publicación de este artículo no hemos obtenido respuesta. 

Fuentes:

  • Gobierno de la Comunidad de Madrid
  • Cofares
  • Asociación Madrileña de Salud Pública
  • Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social
  • Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo
  • Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente