Newtral
¿En qué consiste la reforma laboral del PP que quiere derogar el Gobierno?
Siguiente

¿En qué consiste la reforma laboral del PP que quiere derogar el Gobierno?

Las medidas que tomó Rajoy en 2012 para acelerar la contratación postcrisis están en la agenda del gobierno de coalición

Pixabay

«El objetivo del Gobierno es facilitar la contratación, con especial atención a los jóvenes y a los parados de larga duración, potenciar los contratos indefinidos frente a los temporales y que el despido sea el último recurso de las empresas en crisis». Así presentó el Ejecutivo de Mariano Rajoy la reforma laboral de 2012, que además buscaba «acabar con la rigidez del mercado de trabajo» y «sentar las bases para crear empleo estable».

Ahora, el Gobierno de Pedro Sánchez se plantea derogar la ley, o al menos partes de la ley, como han ido anunciando algunos de sus ministros como Yolanda Díaz o María Jesús Montero. Además, se trata de una medida que venía recogida en el programa de Unidas podemos.

[Empleo: Lo que ha cambiado y lo que no tras 11 años de la crisis]

¿Qué cambios introdujo la reforma laboral de 2012?

Entre otras, una de las medidas principales o más trascendentes de Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero que introdujo la reforma laboral de 2012, está la reducción de la indemnización por despido improcedente de 45 días por año de servicio con un límite máximo de 42 mensualidades, a 33 días por año de servicio y un límite de 24 mensualidades, según explica a Newtral.es José Antonio Ayala, director del departamento de Derecho Laboral en Unive Abogados.

«Esta medida pretendía aliviar la carga económica que para las empresas supone que un despido se declare improcedente, y así incentivar a la contratación indefinida de los trabajadores», aclara Ayala. Que añade, por el contrario, la medida «perjudica a los trabajadores» que pueden «ser despedidos de forma improcedente, reduciendo sensiblemente su indemnización».

La reforma laboral de 2012 permitió que se pudiera despedir por descenso de los beneficios aunque no hubiera pérdidas

Otra de las medidas que también se diseñó para fomentar la contratación indefinida a costa de una menor indemnización de los trabajadores, según explica el abogado, fue la ampliación de las causas económicas que permitieran los despidos. «O más bien la matización de estas», alega Ayala.

Así, se estableció que «la disminución persistente de ingresos durante tres trimestres consecutivos» sería motivo suficiente para recurrir al despido objetivo por causas económicas del trabajador. Antes de esta reforma «solo se permitía realizarlo en caso de pérdidas, y no solo por descenso de beneficios», explica el director del departamento de Derecho Laboral de Unive Asociados.

También se suprime la necesidad de autorización administrativa previa para que las empresas puedan realizar despidos colectivos (ERE), mediante la modificación del apartado 1 del artículo 64 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre. «Esta medida digamos que supone quitar seguridad a los trabajadores y facilitar los despidos colectivos a las empresas», empieza el abogado, pero matiza que «en la práctica los trabajadores siguen teniendo el respaldo y el control de la Justicia si consideran que sus despidos no están justificados o si la empresa no ha cumplido con el procedimiento y la normativa específica para llevarlos a cabo».

Fomentar la contratación de colectivos en riesgo

Una gran parte de la reforma se dirige a fomentar la contratación de jóvenes, parados de larga duración mayores de 45 años, mujeres y discapacitados. Entre estas estaban las bonificaciones para las empresas. «Esta medida benefició a las empresas por el ahorro de costes y benefició a estos colectivos que se encontraban un poco estigmatizados por lo ya comentado», explica Ayala.

Junto a esto se crea el contrato para la formación y el aprendizaje con el objetivo de reducir el desempleo juvenil. Un contrato de hasta 3 años que permitía compatibilizar la formación con el trabajo y estaban bonificadas en la cuota empresarial de la Seguridad Social en hasta el 100%.

Esta medida proponía beneficios para ambas partes: el joven tiene un primer empleo donde adquirir experiencia profesional y cobrar un salario que nunca sería inferior al Salario Mínimo Interprofesional. Por otra parte, las empresas tenían beneficios fiscales.

«En la práctica las empresas se aprovechaban de este contrato alargándolo lo máximo posible para, durante este tiempo, tener un trabajador a un coste mucho menor, pese a que el joven desempeñara ya su trabajo de forma autónoma», denuncia el abogado.

¿Cómo afectó la reforma de 2012 al empleo?

La reforma laboral de 2012 fomentó la creación de empleo tras la crisis económica de 2008, pero el abogado de Unive matiza estos datos: «El crearse empleo también dependió mucho de que a partir de 2012 fue un poco la salida de la crisis económica que se inició en 2008 ya fue creciendo un poco la economía», explica.

Lo que sí le otorga a la reforma de Rajoy es que «dio más seguridad al empresario al reducir ciertas cargas que suponían la reforma anterior». De hecho, el Banco de España dio el visto bueno a la reforma del 2012 y ha pedido que no se derogue en varias ocasiones.

El gobernador Pablo Hernández de Cos defendió en una conferencia en 2018 que «es importante no revertir las cosas que se han hecho bien». «Y hay que hacer una valoración positiva de las reformas laborales del 2010 y del 2012. Han permitido rebajar la tasa de paro del país y contribuir al crecimiento económico», añadió.

No obstante, el propio Banco de España llegó a la conclusión en el Informe trimestral de la economía española del primer trimestre de 2019 de que la reforma laboral que llevó a cabo Mariano Rajoy no ha servido para revertir la «excesiva temporalidad» del mercado laboral español. Una de las características que hace precario el empleo en España.

«El mercado laboral español sigue adoleciendo, a pesar de los profundos cambios normativos observados a lo largo del período considerado, de una excesiva temporalidad y rotación del empleo, algo que incide negativamente no solo sobre la productividad, sino también sobre la desigualdad de los ingresos laborales, lo que sugiere la conveniencia de potenciar el atractivo de la contratación indefinida, sin que ello vaya en detrimento de la creación de empleo».

Informe trimestral de la economía española del primer trimestre de 2019 del Banco de España

«Entiendo que tras una enorme crisis económica mundial era necesaria una reforma laboral que fomentara la contratación y aliviara parte de las cargas económicas a las empresas para fomentar que estas contrataran, lo que no comparto la totalidad de las medidas implementadas», comenta José Antonio Ayala. Aún así, explica que «el espíritu» de las medidas «si era el de fomentar la contratación de forma indefinida y la de personas de los colectivos que más les costaba encontrar empleo».

De hecho, entre sus medidas estaban la eliminación de poder encadenar contratos temporales durante más de 24 meses y las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social para las empresas o autónomos con menos de 50 trabajadores que contrataran trabajadores indefinidos, aumentando el periodo de prueba hasta el año.

«La medida pretendió fomentar la contratación indefinida, pero muchas empresas la utilizaron como un contrato temporal de un año», alega el abogado. Con esto, además de reducir costes sociales a las empresas, estas podían prescindir de los trabajadores contratados bajo esta modalidad hasta el primer año de contrato sin tener que pagar ningún tipo de indemnización.

Por su parte, sindicatos como UGT denuncian que la reforma laboral de 2012 «no sirvió para crear empleo». «Promovió su destrucción en la fase de crisis al abaratar los despidos y al hacerlo, favoreció el autoritarismo frente a la flexibilidad negociada. La creación de empleo desde 2014 no se debe a la reforma, sino a la mejora económica», explican en su informe Los daños de la reforma laboral de 2012. Además, defienden que «ha sido una de las grandes responsables del aumento de la precariedad laboral en España».

¿Qué nueva reforma quiere hacer el Ejecutivo?

Aún no está claro qué reforma laboral quiere llevar a cabo el Ejecutivo de Pedro Sánchez, sin embargo, lo que sí ha trascendido es que no se trata de eliminar por completo la reforma del 2012. «Nunca se puede derogar una reforma laboral en su totalidad, dado que todas tienen elementos añadidos», ha explicado María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno.

Así, Unidas Podemos —que defendía en su programa electoral su derogación por completo— también propone derogar sus aspectos más lesivos. «Las reformas laborales no se derogan completamente, en eso hemos cometido errores», aseguró Alberto Garzón, ministro de Consumo, en una entrevista en El Objetivo de La Sexta.

En cuanto a la forma en la que se llevará a cabo, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, explicó que la reforma laboral se derogará en dos fases y no rechazó elevar el coste del despido. En una primera fase se atendería a los puntos que consideran son «de urgencia» como el que permite el despido por acumulación de bajas justificadas por enfermedad.

En la segunda se buscará «proponer un marco legislativo diferente», según adelantó Díaz. Aquí entrarán elementos como «la contratación, las modificaciones sustanciales, o la causalidad», entre otros.En el pacto del gobierno de coalición, se definen las medidas que, “en concreto y con carácter urgente”, se llevarían a cabo: la derogación de la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad, la derogación de las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo y la derogación de que sea prioridad la aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

Fuentes:

2 Comentarios

  • Todo el artículo está totalmente manipulado la gráfica que hay de abandono escolar es muy sencilla de entender ahora no te dejan abandonar directamente una vez que repites dos veces pasas de curso sí o si la educación es obligatoria no es posible abandonar

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente