Newtral


Elecciones regionales en una Colombia dividida
Siguiente

Elecciones regionales en una Colombia dividida

Los asesinatos de candidatos y el proceso penal contra el expresidente Álvaro Uribe ponen en riesgo los comicios regionales del 27 de octubre a tres años del proceso de paz

Colombia celebra elecciones regionales el 27 de octubre para elegir nuevos gobernadores, diputados, alcaldes, concejales y ediles. Los ciudadanos acuden a las urnas después de una tensa y violenta precampaña y campaña en la que siete candidatos han sido asesinados. La crispación social sigue presente, derivada del proceso penal contra el tan admirado como vilipendiado expresidente y senador Álvaro Uribe, el primero contra un exmandatario, acusado de delitos de soborno de testigos y fraude procesal por sus supuestos vínculos con la génesis de los grupos paramilitares.

Aunque estuvo cerca de rozar la paz hace tres años con la firma de los Acuerdos de Paz de La Habana entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el país no ha logrado apagar la violencia. Desde la firma del tratado, la ONU ha registrado 147 homicidios, 12 desapariciones y 21 intentos de asesinato.

Lo más importante

La Misión de Observación Electoral (MOE), un grupo de la sociedad civil que hace seguimiento de los comicios en Colombia, hizo público la semana pasada un preocupante balance. Desde el 27 de julio, fecha en la que se registraron los candidatos, hasta el 16 de septiembre, un total de 54 candidatos fueron víctimas de la violencia política: 40 amenazados, 2 secuestrados, 5 sufrieron atentados y 7 fueron asesinados.

Los partidos de oposición son los más afectados por la violencia electoral. Según un estudio de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), del total de los ataques a miembros de formaciones políticas, el 30% corresponde a partidos de oposición –Colombia Humana y el Partido Verde–, el 21% a coaliciones de gobierno encabezados por el Centro Democrático –partido al que pertenece el presidente de la República, Iván Duque–, el 18% a partidos independientes –Partido Liberal y Cambio Radical– y el 31% a candidatos sin filiación política.

¿Cuál es el contexto?

El Acuerdo de Paz de la Habana intentó dar un paso decisivo para acabar con el conflicto armado en Colombia. Desde 1960, guerrillas, grupos paramilitares, fuerzas estatales, bandas armadas y cárteles de la droga llevan a cabo un enfrentamiento armado con trágicas consecuencias para la población civil. Además de las FARC, otros grupos rebeldes del conflicto son el aún activo Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Movimiento 19 de Abril (M-19) y el Ejército Popular de Liberación (EPL), los dos últimos desmovilizados en 1990 y en 1991, respectivamente.

El conflicto también integra grupos paramilitares de extrema derecha que surgieron en la década de 1980 para combatir a la guerrilla. Financiados por terratenientes y narcotraficantes, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) se consolidaron en 1997 y fueron el grupo criminal que más víctimas ha dejado en Colombia, con 94.754 asesinatos –más del doble de muertos que las guerrillas, a quienes se les atribuyen 35.683 muertos–, según un informe de agosto de 2018 del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). El narcotráfico ha sido el motor de financiación de varios grupos armados insurgentes y contrainsurgentes. Los sociólogos Daniel Pecaut, Alfredo Molano y Gustavo Duncan colocan al narcotráfico como el “factor de mayor mutación del conflicto”.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Al clima de violencia se añade la agitación social originada del proceso judicial abierto contra el expresidente Álvaro Uribe. El líder y fundador de Centro Democrático es acusado de manipular testigos para que declararan en su favor y desvincularlo a él y a su hermano Santiago de supuestas denuncias por paramilitarismo. Uribe rindió declaración judicial (indagatoria) el pasado martes 8 de octubre, lo que llevó a múltiples movilizaciones en la calle de sus seguidores y detractores.

De acuerdo con el diario colombiano El Tiempo, el plazo para que la Corte Suprema decida si debe llamar o no a Uribe a juicio y si impone medidas cautelares expira el 23 de octubre, pero cabe esperar que la deliberación se alargue. Tras declarar, Uribe ofreció un largo discurso en el que pidió a los colombianos que apoyaran a sus candidatos y que no dejaran que sus asuntos judiciales traspasen al campo electoral.

#Fact

Las elecciones del 27 de octubre contrastan con las celebradas hace cuatro años. Según la Organización de los Estados Americanos (OEA), los comicios regionales del 25 de octubre de 2015 fueron las “más pacíficas” de los últimos 30 años. Dicha organización internacional, que desplegó 40 observadores de 19 países en 22 departamentos, se apoyó en los datos de la Policía Nacional de Colombia que cifraron en un 60% la disminución de los actos de violencia electoral con respecto a las elecciones de 2011. En cuatro años, las amenazas a candidatos cayeron un 75% y los atentados terroristas, un 64%, según las autoridades colombianas.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente