Newtral


El Supremo condena a nueve líderes del ‘procés’ por sedición y a tres por desobediencia
Siguiente

El Supremo condena a nueve líderes del ‘procés’ por sedición y a tres por desobediencia

Junqueras tendrá que hacer frente a 13 años de prisión, la máxima pena que ha impuesto el tribunal presidido por Marchena, que ha descartado de forma unánime el delito de rebelión

Descartado de manera unánime el delito de rebelión. El Tribunal Supremo ha condenado por sedición y malversación a Oriol Junqueras (13 años de prisión), Jordi Turull, Raül Romeva y Dolors Bassa (12 años para cada uno). De otro lado, Jordi Cuixart, Jordi Sànchez, Josep Rull y Carme Forcadell han sido condenados por sedición también, pero no malversación. La expresidenta del Parlament deberá cumplir una pena de 11 años y medio, los exconsellers de 10 años y medio; y a Sánchez y Cuixart a nueve años. Todos ellos han sido inhabilitados para ejercer el cargo público durante el tiempo que han sido condenados.

Por último, cierran las condenas Santi Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó, a los que se les ha condenado por un delito de desobediencia, un delito sin penas de prisión, por el que tendrán que enfrentarse a un año y ocho meses de inhabilitación especial y diez meses de multa con un cuota de 200 euros diaria.

Descartado el delito de rebelión

La sentencia, publicada este lunes por la mañana, asume así la calificación jurídica que la abogacía del Estado defendió durante el juicio: el delito de sedición. Queda así descartada la piedra angular sobre la que versaba el juicio ya que el tribunal presidido por Manuel Marchena ha considerado que los líderes del procés no instigaron la violencia que se produjo en las jornadas más críticas de septiembre y octubre de 2017, aunque sí los considera promotores de estas movilizaciones.

«Dicho con otras palabras, es violencia para lograr la secesión, no violencia para crear un clima o un escenario en que se haga más viable una ulterior negociación», afirma el tribunal en la sentencia. Esta es la conclusión principal a la que ha llegado el Tribunal Supremo para descartar el delito de rebelión que solicitaba la Fiscalía.

El delito de sedición, que se recoge en el artículo 544 del Código Penal, castiga a «sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales».

La sentencia explica que el objetivo político de derogar, suspender o modificar la Constitución no es constitutivo de delito, pero sí lo es «movilizar a la ciudadanía en un alzamiento público y tumultuario» que, además, impide la aplicación de las leyes y obstaculiza el cumplimiento de las decisiones judiciales. «No se pueden dejar impunes comportamientos que si bien no encajan en la rebelión, sí en otros tipos penales», concluyen los magistrados.

El tribunal concluye que los condenados idearon una «estrategia concertada» con «reparto de papeles» para alcanzar la independencia. La sentencia desgrana el papel de cada uno de los condenados, además de otros protagonistas y destaca el liderazgo de Junqueras para cumplir con el objetivo de la independencia. Considera al resto de exconsellers encargados de ejecutar la «concertada actuación sediciosa» desde sus respectivos departamentos.

Cinco absueltos por malversación

La sentencia absuelve a cinco acusados (Rull, Forn, Vila, Mundó y Borràs) del delito de malversación, rebajando así la pena de prisión de los dos primeros y libra de la cárcel a los tres que estaban en libertad condicional. Es cierto, según el tribunal, que todos ellos suscribieron un acuerdo del Govern para asumir de forma solidaria los gastos que se promovieran para la realización del referéndum. Sin embargo, de acuerdo con la sentencia, no ha quedado probado que hubieran puesto la estructura de los departamentos que dirigían al servicio de gastos para la celebración del 1-O.

El tribunal señala que es «indispensable» que el copartícipe realice actos materiales, nucleares o no, de ejecución. “Pues bien, no ha quedado acreditado -pese al esfuerzo probatorio desplegado por las acusaciones que la Borras, Forn, Rull, Vila y Mundó hubieran puesto la estructura de los departamentos que dirigían al servicio de gastos concretos justificados para la celebración del referéndum ilegal”, sentencia el tribunal.

Protestas y cargas en El Prat

Tras la publicación de la sentencia, se han puesto en marcha distintas movilizaciones en apoyo a los condenados, acciones que han provocado distintas alteraciones en el transporte público. Además, agentes antidisturbios de Policía Nacional y Mossos han cargado contra grupos de manifestantes concentrados en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona. Según el servicio de emergencias médicas de Cataluña, 13 personas han sido atendidas, pero sin sufrir heridas de gravedad.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente