Newtral
¿Un comité de expertos transparente? Lo que sabemos y lo que deberíamos saber
Siguiente

¿Un comité de expertos transparente? Lo que sabemos y lo que deberíamos saber

Seguimos sin conocer los nombres de quienes contribuyen a decidir los cambios de fase, a pesar de que la Ley de Salud Pública lo exigiría. Aunque en otros sitios también hay carencias y polémica, la comparación con países de referencia no deja a España en muy buen lugar: falta transparencia en la gestión de la crisis del coronavirus.

Foto | EFE

“No les voy a dar el nombre de ninguna persona del equipo”, dijo Fernando Simón, ante la insistencia de los medios por saber quiénes serían los encargados de evaluar los pasos de fase en la desescalada. “Las presiones que sufre cualquier persona a la que se nombre […] acaban haciendo muy difícil que puedan trabajar con la suficiente libertad […] Lo mejor que podemos hacer es dejar que hagan su trabajo correctamente y de la forma más independiente posible”, añadió. Unos días después, el resultado del trabajo de esos “técnicos que trabajan en la dirección general de salud pública” contribuyó a decidir qué territorios avanzaban en la desescalada, y cuáles no.

Sus nombres siguen sin conocerse ahora que, por segunda vez, han contribuido a dibujar el mapa de España por fases. También siguen sin ser públicos los documentos que justifican ese mapa ni sus ‘notas de corte’. La falta de claridad ha sido otra de las críticas al Gobierno. El socialista Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, reclamó abiertamente “criterios objetivos y transparencia” y criticó que se cambiaran las reglas del juego “a mitad de partido”. 

[Criterios de cambio de fase: lo que dice y no dice el panel de datos de COVID-19]

El Gobierno ha conformado otros grupos de asesores durante el estado de alarma cuyos miembros sí se conocen, pero que también han generado confusión. Es difícil saber cuántos comités hay actualmente—científico, técnico, científico-técnico—, quiénes son sus miembros, cuándo se reúnen, qué informes producen o cuánto peso tienen en las decisiones que toma el Ejecutivo. Otros asesores del Gobierno constan sin mucho detalle en una nota al pie de un pdf de 100 páginas, aunque según EFE serían el consejo de sabios que asesora al Gobierno en la desescalada.

“Tenemos que saber exactamente qué datos se utilizaron para tomar cualquier decisión y qué personas contribuyeron a la toma de la decisión, aunque al final sea una decisión política”, destaca Helen Darbishire, directora de Access-Info. Miguel Ángel Blanes, doctor en Derecho y experto en Transparencia, coincide.

¿Y en otros países?

Como suele ocurrir, la comparación es complicada. En Newtral.es hemos buscado información de países vecinos a través de las embajadas, hemos buceado en sus páginas webs y hemos consultado a expertos.

“El coronavirus ha supuesto un reto para la transparencia en muchos países, no sólo en España”, apunta Darbishire. Algunos como Italia, Bélgica, Portugal o Finlandia también han conformado comités de expertos para asesorar al Gobierno en cuestiones económicas, sociales o de sostenibilidad en relación a la crisis del coronavirus. También Francia, donde la decisión de Macron de reabrir los colegios a pesar de las advertencias de los expertos causó revuelo esta semana. 

Los nombres de quienes conforman estos grupos son por lo general públicos, aunque a menudo la información es también escasa. Una excepción es Reino Unido, con una mayor cultura de transparencia gubernamental, que publica abundante información sobre la actuación del Grupo de Consejeros Científicos para Emergencias (SAGE, por sus siglas en inglés) frente al COVID-19.

En su web constan los nombres y cargos de sus miembros, pero también detalles como las responsabilidades del grupo, las consultas externas realizadas o las evidencias científicas utilizadas en sus recomendaciones. 

No obstante, al comité de expertos británico también se le reclama más transparencia. Y no se ha librado de polémicas. “Hubo mucho secretismo, filtraciones, y gracias a los escándalos ha acabado mejorando”, relata Darbishire. En una entrevista reciente a la revista Science, un antiguo miembro de SAGE, David King, criticaba la opacidad en torno al grupo de expertos oficial: “Deberían salir a explicar al público lo que dicen los grupos, lo que debaten los comités, y cuáles son las conclusiones en cuanto a los consejos dados al Gobierno”. 

Unos días antes, The Guardian publicaba una exclusiva sobre las críticas de científicos británicos por la censura de partes de un informe de SAGE donde los expertos rechazaban las medidas de confinamiento que proponía el Gobierno. Éste acabó reculando y publicó el documento íntegro en la web.

“Cuando el Gobierno dice que sigue el consejo de la comunidad científica, pero ese consejo científico es desconocido para el público, nosotros, el público, no podemos juzgarlo”, proseguía King en la entrevista en Science. En la misma línea se pronunciaba estos días Ismael Peña-López, director general de participación ciudadana y procesos electorales de la Generalitat de Cataluña, en un tuit: los comités científicos o de asesores deben ser conocidos y publicar sus actas y los documentos que debaten y producen. Y concluía: “La transparencia es eso: por qué y en base a qué hemos tomado esa decisión».

La Unión Europea también es un buen ejemplo de transparencia de expertos, con una web donde se registran todos los grupos que asesoran a la Comisión, incluido el panel dedicado al COVID-19. Además, su portal de transparencia sigue recibiendo y tramitando peticiones en estos días, recuerdan desde Acces-Info. Miguel Ángel Blanes destaca igualmente el caso de Nueva Zelanda: “No sólo no ha restringido el acceso durante la crisis del coronavirus, sino que ha animado a sus ciudadanos a hacer peticiones de información”. El portal de transparencia español, en cambio, está parado. Las peticione de información han dejado de tramitarse durante el estado de alarma, como han criticado expertos y organizaciones

Presión a la democracia

“Nosotros creemos que siempre, siempre, tenemos derecho a saber quién toma las decisiones. Más aún si el criterio no es automático”, apuntaban desde Civio. El abogado Javier de la Cueva hablaba de “viejas fórmulas oscurantistas” e ironizaba con el riesgo de que la ‘nueva normalidad’ normalizara sistemas medievales.

Los expertos coinciden en que el argumento utilizado para no hacer pública la composición de un comité que toma decisiones públicas no se sostiene. “si son profesionales deberían saber cómo recibir a las presiones”, afirma Darbishire. “Hay que distinguir entre presión y un debate sano en la esfera pública”. Si la cuestión es evitar presiones, razona Darbishire, no debería haber sesiones parlamentarias abiertas; y todos los juicios deberían ser a puerta cerrada. 

Newtral ha pedido la información sobre el comité al Portal. También lo ha hecho Acces-Info y seguramente una ristra de medios y organizaciones. La tramitación de esas solicitudes se prolongará, pero el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) ya ha dicho algo al respecto: a raíz de una denuncia realizada por Maldita, ha solicitado un informe al Ministerio de Sanidad para que explique por qué no ha hecho público los miembros del equipo que decide los pasos de fase. El CTBG considera que no publicar la lista de miembros podría vulnerar la Ley de Salud Pública.

“La ley es muy clara”, zanja Blanes. El artículo 11 de la Ley General de Salud Pública dice que “será pública la composición de los comités o grupos que evalúen acciones o realicen recomendaciones de salud pública”. El experto explica que esta medida es fundamental para evitar los conflictos de interés. El problema es tanto de salud público como de salud democrática. “Si la gente no sabe, especula”, aumentando la desconfianza de la sociedad en sus instituciones. Y coincide Darbishire: “La solución no es el secretismo”.

7 Comentarios

  • Opino exactamente lo mismo que Csrlos. En España la oposición ha usado todo lo que pudo y más ( cuando no tenían, se lo intentaban )
    Ante tal circunstancia creo que mantener información en secreto es más que justificable. Esto es la Inteligencia de cualquier país.

    • Claro, la mayoría de la gente piensa que hay decisiones politicas entorno a todo lo acontecido con el COVID19, pero no sabemos si otro gobierno con otros partidos hubieran conseguido minimizar o mejorar los datos, como el que tenemos ahora es el que debemos apoyar, para que nos gobierne de forma honorable, deberían darnos mas información ya que la crítica hace mejorar no empeorar, y no es una cuestión de colores, es una cuestión de todos, porque esto es una democracia.

  • Otros países no es España. ¿Han visto en otros países la persecución y la falta empatia y preocupación por la salud de la oposición española? El hecho que sepan los nombres servirá para una persecución de la ultraderecha a ellos y sus familias.

  • Sólo me gustaría matizar que tal como aclaró en la sexta anoche uno de los expertos británicos, y se ha visto también en artículos en The Guardian, no todos los nombres del comité científico en Reino Unido son públicos, dado que se respeta el deseo de privacidad de aquellos no desean que su nombre sea publicado.

    • Me da igual lo que hagan en otros países. Aquí por ley tienen que darlos. Miramos solo fuera cuando nos interesa

  • Como no pueden desmontar esta crítica al gobierno lo que hacen es tratar de justificarla diciendo que es normal en otros países

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente