Newtral


Colau abre la puerta a cobrar un peaje por circular en Barcelona en 2020
Siguiente

Colau abre la puerta a cobrar un peaje por circular en Barcelona en 2020

La alcaldesa de Barcelona ha supeditado esta medida de tarificación variable a que no funcionen otras iniciativas contra la contaminación

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (En Comú Podem)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha dejado una puerta abierta a un peaje de circulación por algunas zonas de la ciudad. Lo hizo en una entrevista con ‘Els matins’ de TV3 el miércoles, cuando comentó que el consistorio estudia la medida de cara a julio de 2020. Esta posibilidad ya se había planteado en los últimos años, aunque, según ha reconocido, en este momento “está sobre la mesa”. ¿Acabará tomando esta medida? ¡Haz tu pronóstico! [Si aún no tienes la app, descárgala aquí]

Eso sí, solo en caso de que la zona de bajas emisiones permanente (ZBE) “no sea suficiente”. Esta área restrictiva de 95 km2, delimitada por las rondas de Dalt y Litoral y que excluye el aeropuerto y zonas industriales, funcionará como un veto a los coches más contaminantes. En ese caso, dijo, se deben “estudiar otras medidas como el peaje, que es una de las propuestas de las entidades [ecologistas]. Nos ponemos ya a estudiarlo”.

¿Por qué es importante?

La contaminación gana terreno como uno de los ejes del segundo mandato de Colau. La semana pasada, la alcaldesa anunció una batería de diez medidas para preparar el terreno de cara a enero de 2020. Es entonces cuando está previsto que se declare un estado de emergencia climática y se ponga en marcha la zona de bajas emisiones (ZBE), que hasta el momento no hay supuesto ningún corte de tráfico. Días atrás, el diario británico The Guardian citaba un estudio que proyectaba que en 2050, Londres podría tener un clima similar al de Barcelona.

¿Cuál es el contexto?

A principios de julio, toda Cataluña vivió un episodio de alta contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) que se quedó cerca de motivar una activación de restricciones de tráfico en la zona comprendida entre las rondas de Barcelona. Este pico coincidió con un anticiclón, ausencia de viento y precipitaciones . Por otra parte, la Comisión Europea exigió a Madrid y a Barcelona que se aborden medidas más drásticas y afeaba al incumplimiento de los niveles legales de dióxido de nitrógeno en la capital y en el área metropolitana barcelonesa. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

El peaje urbano es ya una realidad en Londres (desde 2003), Estocolmo (2006), Milán (2008) y Gotemburgo (2013). Un estudio de Idencity que extrapolaba los datos de las anteriores ciudades señalaba en febrero que de aplicarse este modelo en Barcelona, la congestión del tráfico bajaría del 30,7% al 20% aproximadamente y la concentración de la contaminación atmosférica pasaría de 20,89μg/m3 en el 2018 a valores próximos a 18,5μg/m3.

#Fact check

La meta de Colau es reducir 210.000 toneladas de CO2, que representaría un 6% del total anual según el consistorio. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente