Newtral


«Aquí se ha valorado de ‘riesgo bajo’ a mujeres que después han sido asesinadas»
Siguiente

«Aquí se ha valorado de ‘riesgo bajo’ a mujeres que después han sido asesinadas»

Hablamos con Flor Redondo, trabajadora social forense en un juzgado madrileño de violencia de género

Flor Redondo, trabajadora social forense

Esta entrevista forma parte de un especial de Newtral por el 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Puedes leer también: Entrevista con la médica forense Eva Bajo | Entrevista con la jueza Lara Esteve | La ley de violencia de género, a examen


Desde hace 13 años, Flor Redondo ejerce como trabajadora social en el Juzgado número 5 de Madrid, especializado en violencia de género —uno de los 23 que hay en toda la Comunidad—.

Redondo, como trabajadora social, debería estar integrada en una Unidad de Valoración Forense Integral, pero en Madrid estas unidades no se han creado como tal, sino que funcionan como equipos psicosociales.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre una UVFI y un equipo psicosocial?

Respuesta: Una UVFI está integrada en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLCF). Lo ideal sería que hubiese una unidad por cada juzgado especializado en violencia de género. Así, por ejemplo, todas estas unidades estarían adscritas al IMLCF pero cada una sería un grupo de trabajo destinado a su juzgado especializado y trabajaría en los casos de violencia de género que llegan a ese juzgado.

En una UVFI, la trabajadora social, la psicóloga y la forense trabajaríamos de manera conjunta. Ahora lo intentamos, pero la realidad es que estamos como desmembrados, no formamos parte de una misma unidad. A veces tenemos que trabajar a destiempo. Es decir, llega un caso y primero lo analiza la psicóloga, yo hago mi parte cuando mi carga de trabajo me lo permite y la forense, igual.

Con el sistema actual de «equipo psicosocial», la mayoría de las veces, aunque lo intentemos, no hacemos un informe conjunto, sino que cada trabajador entrega el suyo. Así se pierde coordinación y visión de grupo. Esto se traduce también en una demora de las valoraciones y en una devaluación de la calidad. Y esto tiene un impacto directo en la vida de una víctima porque se usa el sistema policial VioGén como método de evaluación, un sistema que aquí, en mi juzgado, ha valorado de «riesgo bajo» a mujeres que después han sido asesinadas.

Este sistema no analiza el contexto de forma conjunta, sino que es como un custionario donde vas macando casillas. Y a veces ocurre que marcar determinadas casillas te da como resultado un «riesgo bajo» para una mujer que, de haber analizado de manera integral toda la situación, habríamos visto que era «riesgo alto».

P: La valoración integral es un mecanismo para, entre otras cosas, evitar o predecir casos así.

R: Claro, porque es una evaluación mucho más precisa que, además, evita que haya victimización secundaria. Ahora mismo, en mi juzgado —y, en general, en los juzgados especializados de Madrid— no es una unidad, sino una suma de trabajos. No hay una misma metodología de trabajo ni una coordinación. Intentamos que la haya, pero no siempre la hay porque cada una lleva sus tiempos en función de su carga de trabajo, algo que se evitaría si fuésemos una unidad.

P: ¿Qué tipos de informes debe emitir una UVFI?

R: Cuando el juez o la jueza nos pide un informe, nos indica el objeto de la pericial, es decir, aquello que quiere que se investigue. A veces te piden información sobre la situación sociofamiliar, también sobre las secuelas en la mujer o en los menores, o sobre el riesgo de que el agresor reincida. 

También podríamos elaborar informes de riesgo de vulnerabilidad, es decir, el riesgo de que una mujer sea asesinada a manos de su pareja o expareja. Pero nos piden poquísimos. Eso, muchas veces, habría que hacerlo en el marco de las guardias para que cuando hay un juicio rápido sobre un caso en el que hay que tomar una decisión casi en el mismo día, podamos asesorar a jueces y fiscales.

Pero no estamos en las guardias, así que no existe ese asesoramiento fuera del horario de oficina —un horario en el que llegan muchos casos— y, por tanto, se toman decisiones con menos información. Estos informes de peligrosidad serían clave para evitar muertes.

P: A veces, el proceso judicial puede resultar hostil para las víctimas. ¿Las unidades integrales también están pensadas para evitar eso?

R: Exacto: la gente se hastía por la demora y por tener que contar una y otra vez lo mismo. Testifican primero en comisaría, luego frente a la psicóloga, después con la trabajadora social… Se nos pierden en el proceso. Las trabajadoras de una unidad entrevistarían a la víctimas (o a las víctimas, si hay menores) a la vez.

Ahora, al menos, hemos conseguido una cámara Gesell para explorar a los menores porque los niños y niñas, cuando vienen al ámbito judicial, están en un contexto hostil a priori. Esta cámara parece un salón: tiene plastilina, juegos, cuadros, un sofá… Y tiene un doble cristal tras el cual están el juez, el fiscal y el abogado, que pueden ir indicando en el mismo momento de la declaración del menor qué quieren saber.

Así, las trabajadoras especializadas podemos interrogar al menor según nuestra metodología, en un entorno amigable e intentando recabar la información necesaria para instruir el expediente. Todo esto se graba, de manera que no tienes que hacerle venir a testificar varias veces.

Esto evita la revictimización y, además, no le haces contar lo mismo una y otra vez. Esto es importante porque cuando relatas la misma historia varias veces, cambias datos: introduces elementos, quitas otros… Forma parte de lo natural, pero restaba credibilidad.

Hemos evolucionado un montón, pero creo que es conveniente tener un espíritu crítico cuando siguen siendo asesinadas cerca de 50 víctimas al año. Exige una reflexión desde los organismos judiciales para saber qué hacemos bien y qué hacemos mal.


Puedes leer también: Entrevista con la médica forense Eva Bajo | Entrevista con la jueza Lara Esteve | La ley de violencia de género, a examen

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente