Newtral


1 de mayo, del blanco y negro al color
Siguiente

1 de mayo, del blanco y negro al color

Fue una jornada violenta a la que precedió una calma tensa. El 1 de mayo de 1886 un grupo de sindicalistas inició en Chicago una huelga que se extendió por todo Estados Unidos y que se prolongó hasta el 4 de mayo con la sangrienta Revuelta de Haymarket.  Varios sindicalistas fueron ejecutados. El fin era lograr la jornada laboral de ocho horas que ya establecía la ley, pero que la patronal incumplía. No sería hasta tres años después cuando se fijaría el 1 de mayo como el Día del Trabajo durante el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional celebrado en París. Un año después, en 1890, se celebró por primera vez este día.

En España, la jornada fue secundada desde que se instauró hasta la dictadura de Primo de Rivera, cuando las manifestaciones públicas de todo tipo estaban totalmente prohibidas. No sería hasta la llegada de la Segunda República cuando el Día del Trabajo volvió a ser conmemorado en las ciudades españolas.

La imagen es del 1 de mayo de 1936 y está datada en Madrid. Fue tomada menos de dos meses antes de que se produjera el golpe de Estado que daría lugar a la Guerra Civil y, tres años después, a la dictadura de Francisco Franco. Con el régimen este día volvió a la sombra.

El 13 de abril de 1937, el 1 de mayo volvió a ser laborable. Tal y como puede leerse en el BOE publicado aquel día, se modificaba el calendario del «nuevo Estado Español» y cesaba aquellas celebraciones que «se revisten de carácter marxista o se fijaron pera mediatizar páginas de nuestra historia». Casi un año después, el 10 de marzo de 1938, el dictador proclamaría el 18 de julio, cuando se inició la sublevación contra la República, como Fiesta de la exaltación del Trabajo

No sería hasta el 1 de mayo de 1977, año y medio después de que el dictador muriese, cuando las manifestaciones volvieron a las calles de forma más multitudinaria. Pero en muchas ciudades se prohibieron los mítines y protestar seguía siendo ilegal, por lo que la represión en muchos lugares de España fue violenta.

Un año después, España volvería a celebrar el 1 de mayo con libertad y sin represión

Desde aquel año, cuando la crónica de El País cifraba en cientos de miles las personas que salieron a celebrar el Día del Trabajo en las calles españolas, la festividad cambió oficialmente al color al salir de la clandestinidad. Los sindicatos mayoritarios llevan cuarenta años protestando en esta jornada, pero la precariedad del empleo, las horas extra sin cobrar y la falta de conciliación siguen a la orden del día en 2019.

 

 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente