Newtral
«Yo dono mi mascarilla»: una iniciativa para ayudar a quienes quedan excluidos de la recogida gratuita
Siguiente

«Yo dono mi mascarilla»: una iniciativa para ayudar a quienes quedan excluidos de la recogida gratuita

Varias farmacias y asociaciones se han organizado para animar a la población no vulnerable a donar las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid. Las destinarán a migrantes sin papeles o profesionales sanitarios

Imtiazul, vecino de Lavapiés, donando su mascarilla | Foto: N.L.Trujillo

“¿Es aquí donde se donan las mascarillas?”, pregunta Imtiazul, de 28 años, en la Farmacia Lavapiés (Madrid). Aquí, las farmacéuticas iniciaron una campaña el pasado lunes para la donación voluntaria de mascarillas por parte de la ciudadanía que quisiese renunciar a la suya. 

Imtiazul, vecino de Lavapiés y dueño de uno de los bazares de alimentación del barrio, recogió ayer martes tanto su mascarilla como la de su mujer y la de su hija pequeña, de dos años. Después, las donó: “Vi en la página de Facebook de Valiente Bangla [una asociación que lucha por los derechos de las personas migrantes] que se podían donar las mascarillas. Nosotros hemos querido donar las nuestras porque ya tenemos de estas [señala la que lleva, una de las quirúrgicas]”. “Mi niña es muy pequeña aún, no creo que se la pongamos, así que la vamos a donar también”, explica a Newtral.es.

Imtiazul Hoque, vecino de Lavapiés, dona su mascarilla, la de su mujer y la de su hija | Foto: N.L.Trujillo

Estas mascarillas son las que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha destinado de manera gratuita a la población, una por persona. La ciudadanía las puede recoger, en cualquiera de las 3.000 farmacias donde se han distribuido, desde el pasado lunes 11 de mayo mostrando su tarjeta sanitaria. Según el Gobierno regional, se han “adquirido 14 millones de mascarillas FFP2” y se ha iniciado un primer reparto de “siete millones”

Sin embargo, una de las sanitarias de Farmacia Lavapiés advertía de que de este sistema quedan “excluidas muchísimas personas que no tienen tarjeta sanitaria física”. “Por eso hemos habilitado una caja, para que todos aquellos que queráis donar vuestras mascarillas, las depositéis aquí y nosotras las hagamos llegar a las personas que han quedado excluidas de este sistema. Yo dono mi mascarilla, ¿y tú?”, relataba esta sanitaria en el vídeo que han promovido a través de redes sociales.

Imtiazul y su familia han decidido donar sus mascarillas precisamente para destinarlas a la población migrante en situación administrativa irregular: “Nosotros tenemos suerte de que tenemos papeles, pero hay gente desprotegida que no tiene derecho a cogerlas gratis. ¿Por qué no han dado mascarillas a todos, también a la gente sin papeles? Es derecho a la salud”, apunta este vecino de Lavapiés.

Después de él, entra Elisa, una estudiante de 20 años. Es de Pontevedra pero decidió no regresar a casa porque su padre es “población de riesgo”: “No quería contagiarle”, señala. En Farmacia Lavapiés le comunican que, al ser de otra comunidad autónoma, a pesar de tener tarjeta sanitaria, no tiene derecho a mascarilla. “En realidad había venido a donarla… Por suerte, salgo poco y con las quirúrgicas me vale. Pero entiendo que hay gente que no puede pagarse las mascarillas”, apunta. 

Miguel, de 41 años, hace cola en Farmacia Lavapiés. Por la mañana recogió su mascarilla en una farmacia más cercana a su casa, pero se ha acercado a esta porque vio “que era la que estaba promoviendo la donación”. “Me parece bien que se la den tanto a personal sanitario como a vecinos que no se la pueden permitir o que no tienen tarjeta sanitaria”, reconoce. Igual que Elisa y que Imtiazul, Miguel dice que tiene “suficiente con las mascarillas quirúrgicas”.

Miguel, donando su mascarilla en Farmacia Lavapiés | Foto: N.L.Trujillo

Población excluida del sistema sanitario

María Esteban es una de las farmacéuticas que trabaja en Farmacia Lavapiés. En conversación con Newtral.es cuenta que la iniciativa surgió cuando sus compañeras y ella se dieron cuenta de que “mucha gente se quedaba fuera”: “Creemos que la sanidad es para todos y todas. Conocemos bien el barrio y sabemos que hay vecinos, migrantes sin papeles, que no van a poder acceder a este derecho a pesar de que muchas veces es la población que menos recursos tiene”, apunta. 

Con dinero es más fácil cuidarse. A veces la salud tiene que ver más con el distrito postal que con la genética”, apostilla Esteban. La farmacéutica explica que ya antes del reparto gratuito de mascarillas habían observado que “las personas sin hogar o la población migrante sin papeles no pueden comprar mascarillas o gel desinfectante”.

María Esteban, farmacéutica de Farmacia Lavapiés | Foto: N.L.Trujillo

“Vemos que hay migrantes trabajando en primera línea en tiendas de alimentación y que no tienen medios para protegerse. Del sistema quedan fuera incluso gente que tiene NIE pero que al estar actualizando su documentación, aún no aparece en el listado”, señala la farmacéutica. Según el sistema de la Comunidad de Madrid, los ciudadanos deberán presentar “la tarjeta sanitaria, puesto que irá contemplada [la recogida de la mascarilla] por receta electrónica”.

Solo entre el lunes 11 y el martes 12 a mediodía, Farmacia de Lavapiés ha conseguido “50 mascarillas”. La donación se puede hacer en persona, pero también por teléfono, o por correo electrónico.

En esta farmacia van a destinar todas las mascarillas donadas “a aquellas personas que quedan excluidas del sistema sanitario”, apunta María Esteban, pero señalan que “hay otras farmacias que recogen donaciones para personal sanitario”. “También hay clientes que las recogen y las llevan directamente a su centro de salud”, añade.

Una de las farmacias que está haciendo llegar este material de protección individual a los sanitarios es la de Bonnín, en la zona de Atocha: “Ya lo creo que las donamos”, explican por teléfono a Newtral.es. “Hay una compañera, Jessica, que tiene una hermana enfermera en el Hospital de Alcorcón, y ahí es donde las donamos. Jessica las recoge y se las da a su hermana para que las reparta entre el personal sanitario”. 

[El 76% del personal sanitario contagiado por COVID-19 son mujeres]

Desde Farmacia Argumosa 19 y desde la farmacia de la calle Miquel Servet (ambas en Lavapiés), indican que no tienen ningún método concreto para donar las mascarillas. En la de Argumosa han dispuesto una caja para donar productos de higiene y alimentos para distribuir a través del Banco de Alimentos. 

“Sí que es verdad que ya han venido varias personas diciéndonos que si donamos las mascarillas. Les hemos dicho que las dejen en la caja del Banco de Alimentos y les indicaremos que las repartan entre población que las necesite”, apunta a Newtral.es la farmacéutica de Argumosa. 

Caja de donaciones en Farmacia Argumosa 19, cuyo contenido había sido recogido unas horas antes | Foto: N.L.Trujillo

Desde la farmacia de Miquel Servet indican a Newtral.es que no pueden “facilitar la donación”. “Tiene que ser cada persona la que retire su mascarilla y la lleve a un hospital o centro de salud”. La farmacéutica explica por teléfono que “es necesario retirarlas, sino se quedan en un limbo”: “Quiero decir que las que no se recojan, nosotras no podemos donarlas. Por eso es importante que cada uno retire la mascarilla que le corresponde y, si quiere, que la done”.

Desde Farmacia Usera 24h, situado en el madrileño barrio homónimo, apuntan que no habían “reparado en lo de la donación”: “Si algún vecino quiere dejar la suya, podemos dársela a algún vecino que la necesite y no tenga derecho a ella”, añaden.

Mascarillas para el personal sanitario

“Dona tu mascarilla FFP2 a un sanitario y evita que tenga que trabajar sin ellas cuando no se les dota o usar la misma durante varios días seguidos”. Con esta frase, la Asociación Madrileña de Enfermería (AME) animaba a la población a ceder su mascarilla para los trabajadores sanitarios.

La enfermera y presidenta de AME, Alda Recas, explica a Newtral.es que la iniciativa tenía como objetivo en primera instancia “llamar la atención sobre la falta de material en los centros sociosanitarios y sanitarios”. “Es una mascarilla indicada para el personal sanitario, no para la población general”, añade Recas.

“Ha sido un boom, hay mucha gente queriendo colaborar, aunque de momento tenemos dudas sobre la calidad de las mascarillas”, señala la presidenta de AME. Aun así, reconoce que “están recibiendo consultas por e-mail, teléfono y redes sociales”: “La gente está siendo muy generosa. A una de nuestras enfermeras que trabaja en el hospital de Puerta del Hierro, una niña pequeña que tenía consulta hoy le ha llevado las cinco mascarillas de su familia”.

Como recomendación, Recas propone acudir a la farmacia más cercana y preguntar si allí recogen donaciones, y si no, “retirar la mascarilla y llevarla al centro de salud, hospital o residencia de mayores que tengas más cerca”. “Siempre respetando las medidas de seguridad, claro”, añade.

Una niña dona su mascarillas y las de su familia a una enfermera del Hospital de Puerta del Hierro | Foto: cedida por la Asociación Madrileña de Enfermería

También la Asociación PAMA de Alcorcón, que ayuda a menores en riesgo de exclusión, ha promovido la donación de mascarillas a personal sanitario. Su presidente, Álvaro Redondo, indica a Newtral.es que “PAMA las está destinando a los sanitarios del hospital de Alcorcón”. 

“Aunque la campaña la lanzamos a lo largo del lunes, el martes por la mañana ya habían venido a nuestra sede cerca de 30 personas a donar su mascarilla”, cuenta Redondo. “A partir de ahora preferimos que nos escriban al correo para coordinar y que no se generen aglomeraciones”.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente