Newtral
Vox y la candidatura gallega ‘sin líder’
Siguiente

Vox y la candidatura gallega ‘sin líder’

El partido de Santiago Abascal se presenta a las elecciones autonómicas del 5 de abril sin un cabeza de cartel aspirante a presidir la Xunta de Galicia

Santiago Abascal fue reelegido este sábado como presidente de Vox. Ninguna otra candidatura logró reunir los avales suficientes para presentarse contra él. “Somos la única alternativa con capacidad para defender a España de los enemigos de la nación”, aseveró en el mitin de Vistalegre III, celebrado el día posterior a su ratificación en el mando y que también coincidió con el 8M.

Galicia tuvo parte de protagonismo en el acto multitudinario. El secretario general de la formación ultraderechista, Javier Ortega Smith, afirmó que la exitosa dinámica electoral del partido le hace augurar buenos resultados el próximo 5 de abril, fecha de los comicios gallegos y vascos. “Ya sabéis, entraremos en el Parlamento de Galicia y en el País Vasco”, aseguró después de retratar unas regiones en las que “falta libertad” debido al “nacionalismo totalitario”.

Dos semanas antes, Vox anunció que concurriría a las elecciones autonómicas únicamente con listas provinciales. No presentará ni candidato a la Xunta ni a lehendakari debido a las “escasas posibilidades” de presidir los Ejecutivos regionales. El partido de Abascal será así la única formación sin cabeza de cartel el 5 de abril. Esta tesitura, inédita en Galicia, deja al líder ultraderechista sin un homólogo en tierras celtas.

Lo más importante

Vox modificó in extremis la configuración de su candidatura por A Coruña y anunció el 4 de marzo que su número uno sería finalmente el coordinador del partido en Ferrol, Ricardo Morado Fajardo. Una semana antes, no obstante, la formación había oficializado que repetiría como cabeza de lista el abogado coruñés Miguel Ángel Fernández López, quien no logró obtener un escaño en el Congreso el 10N ni el 28A. El cambio obedeció a una “decisión estratégica” vinculada a la intención de dar a conocer perfiles nuevos del partido, según explicó la dirección a Europa Press. En A Coruña también se barajó la opción de presentar a Manuel Fraga Pedroche, nieto del fundador del Partido Popular y expresidente de la Xunta, pero fue descartada a la postre por el comité nacional.

El resto de candidaturas se mantienen sin alteraciones. En Lugo será cabeza de lista la responsable de la gestora provincial, Sonia María Teijeiro Pérez. Su homóloga en Ourense, María Jesús Fernández Rodríguez, hará lo propio en su circunscripción. Y en Pontevedra, Vox echará mano de su vicepresidente territorial, Antonio Ramilo Rodríguez, hijo del que fue alcalde de Vigo durante el franquismo y presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, Antonio Ramilo Fernández-Areal.

¿Cuál es el contexto?

Vox ha iniciado una campaña coral contra el presidente del PP gallego, actual titular del Ejecutivo autonómico y aspirante a la reelección, Alberto Núñez Feijóo. Ortega Smith ha prometido “echarlo de la Xunta” por ser “el Torra de Galicia” y practicar “la misma política” que los nacionalistas catalanes y vascos.

En una entrevista en El Mundo, Núñez Feijóo admitió que no será presidente de la Xunta si el electorado de Vox no le vota. “Yo comparto que hay que aunar a los votantes de Vox, antiguos votantes del PP. Sin duda. Por eso le voy a pedir el voto a los que votaron a Vox en las últimas elecciones generales en Galicia y les voy a decir que, si no me votan, no seré presidente de la Xunta (…) y entrarán el PSOE, Podemos y el nacionalismo. Sin esos votos yo no puedo revalidar la Xunta y a ellos me voy a dirigir”, reconoció el líder del PP gallego.

Hace dos semanas, Abascal tildó al dirigente popular de “nacionalista” y lo acusó de defender que “Galicia es una nación sin Estado”. “Feijóo dice que Vox está contra Galicia”, afirmó. Sus declaraciones se situaron en la misma línea que las del portavoz de su bancada en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, que en febrero achacó al presidente de la Xunta haber convertido Galicia en una “comunidad nacionalista” donde no se puede ir a la Administración sin hablar gallego.

En cuanto a la posibilidad de pactar después del 5 de abril, Abascal ha asegurado que su relación con el PP “no es irreversible” y que Vox puede llegar a un acuerdo con Núñez Feijóo siempre que se garantice la libertad lingüística y se acabe o “atenúe” la legislación “progre”. El dirigente popular, por su parte, ha rechazado pactar con Vox.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El censo en los comicios gallegos del 5 de abril es de 2.699.505 electores. Para lograr un escaño en el Parlamento autonómico de 75 asientos, Vox necesitará el 5% de los votos, o lo que es lo mismo, 134.976 papeletas.

En su entrevista en El Mundo, Núñez Feijóo admitió estar convencido de que el partido de Abascal no conseguirá ningún diputado, pero temió que la división del voto de la derecha le deje sin el escaño del que puede depender su cuarta mayoría. “Vox sí puede evitar que el PP tenga mayoría absoluta. Si el 3% o el 4% de los votos va a Vox, ellos no van a obtener escaño, pero imposibilitarán que el PP de Galicia obtenga ese 45% o 46% necesario”, explicó.

Dicho en otros términos, si Vox consiguiera reunir 60.000 papeletas, por ejemplo, cosecharía el 2,2% de los votos y no entraría en el hemiciclo gallego, pero dejaría al PP por debajo de los 38 escaños (44% mínimo del apoyo en las urnas) que marcan la mayoría absoluta.

Un factor a tener presente es la posición de Podemos y de sus confluencias gallegas. En Marea no participará en las elecciones del 5 de abril y lo hará en su lugar una coalición heredera formada por los mismos socios de base: Galicia en Común-Anova-Mareas. La alianza está integrada por Podemos Galicia, Esquerda Unida y Anova, con el apoyo de las mareas municipalistas.

Ciudadanos, por su parte, que nombró a Inés Arrimadas presidenta del partido este fin de semana, concurrirá en solitario tras el intento fallido de presentarse en coalición con el PP. La “alianza de fuerzas constitucionalistas”, planteada inicialmente para “afrontar la amenaza del nacionalismo” en Galicia, Euskadi y Cataluña, finalmente no se materializará en territorio de Núñez Feijóo después del ‘portazo’ del mandatario popular.

En las elecciones generales del 10N, Vox fue el quinto partido más votado en Galicia con 114.834 papeletas (7,80%), a tan solo 4.763 apoyos (0,33%) del Bloque Nacionalista Galego (BNG), cuarta fuerza con 119,597 votos (8,13%). Si repitiera el 5 de abril ese resultado, conseguiría nada menos que cuatro escaños.

La última encuesta de GAD3 para ABC, sin embargo, arroja un Parlamento gallego sin Vox. La formación de Abascal reuniría el 2,5% de los votos, la mitad del 5% necesario para obtener un escaño. Por su parte, el PP mantendría su hegemonía con una mayoría absoluta por la mínima para Núñez Feijóo, que sumaría entre 38 y 40 diputados (44,7% de papeletas) en un hemiciclo de 75 asientos. Los populares perderían músculo con respecto a las elecciones de 2016, cuando lograron 41 escaños y el 47,5% de los votos.

El sondeo de Sigma Dos para El Mundo plantea un horizonte idéntico. El PP alcanzaría la mayoría absoluta con 38-40 diputados (45,9%) y el PSOE y el BNG, con 19-21 (24,1%) y 12-13 escaños (17,5%), respectivamente, adelantarían a Podemos y sus confluencias, que se situarían como cuarta fuerza con 3-5 diputados (6,9%). Vox, con el 1,8% de la intención de voto, y Ciudadanos, con el 1,3%, no conseguirían entrar en el Parlamento gallego.

No obstante, la aritmética puede cambiar, notablemente en el debate electoral que la Corporación de Radio e Televisión de Galicia (CRTVG) emitirá el 23 de marzo, primer lunes de campaña. Acudirán los cuatro partidos con representación parlamentaria, además de Vox y Ciudadanos.

#Fact

Galicia y Euskadi, las dos comunidades autónomas que celebran elecciones el 5 de abril, presentan la singularidad de ser, por el momento, dos escollos importantes para Vox. Junto con Navarra, son las regiones donde el partido de Abascal, tercera fuerza en el Congreso, cosecha sus peores resultados en votos. Ni en Galicia ni en Euskadi logró escaño alguno en las elecciones generales. Tampoco obtuvo un solo concejal en los comicios municipales.

En total, concurrirán 55 candidaturas repartidas entre las cuatro circunscripciones gallegas. Serán tres menos que en las anteriores elecciones autonómicas, donde se presentaron 58, según los datos recabados por Europa Press.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente