Newtral


Una posible cuarta cartera para Izquierda Unida
Siguiente

Una posible cuarta cartera para Izquierda Unida

Hasta después de la investidura no se conocerán los detalles concretos, pero las primeras informaciones apuntan a que el Gobierno de coalición puede tener entre 18 y 22 ministerios

Fotos: PSOE, IU y Podemos | Montaje: Newtral.es

Las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos para diseñar un programa de Gobierno y su correspondiente organigrama avanzan con sigilo, con un plazo mental que se fija en Navidad. “Espero que la próxima Nochebuena los españoles puedan cenar con un Gobierno”, predijo este jueves el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, tras entregar su credencial de diputado. Este pronóstico es lo único que avanzó. Evitó dar detalles sobre los ministerios que recaerían en su formación y sobre lo que ya informan algunos medios de comunicación.

En la última semana, por ejemplo, ha trascendido que se baraja una cuarta cartera para Unidas Podemos, además de la vicepresidencia social, con el objetivo de encajar mejor las competencias de Gobierno. Según El Confidencial, el cuarto ministerio lo ocuparía un dirigente de Izquierda Unida. Con Yolanda Díaz para dirigir Trabajo, el candidato a asumir dichas responsabilidades sería el coordinador federal del partido, Alberto Garzón.

Lo más importante

El hipotético Gobierno de coalición podría fragmentarse en una horquilla de entre 18 y 22 carteras, de acuerdo con La Vanguardia, frente a las 17 del Ejecutivo en funciones. El preacuerdo firmado hace dos semanas entre Sánchez e Iglesias se desarrolló sobre la base de que los morados ocuparían una vicepresidencia social bajo la dirección del líder de Podemos y tres carteras dependientes de este cargo, con compartimentos estancos para cada formación.

Según han apuntado a El Confidencial fuentes cercanas a las negociaciones, la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, dirigiría Igualdad, y la diputada de la confluencia Galicia en Común Yolanda Díaz, el Ministerio de Trabajo. Con respecto a la cartera de Ciencia, Innovación y Universidades, cuyas competencias se mantendrían conjuntas como hasta ahora, fuentes cercanas a la negociación han afirmado a La Vanguardia que caería bajo la dirección de un miembro de la confluencia catalana En Comú Podem, de la confianza de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Según estas fuentes, los nombres con mayor fuerza para dirigir la cartera son el de la historiadora Rosa Lluch y el del teniente de alcaldía de Barcelona Joan Subirats.

El eventual cuarto ministerio estaría vinculado a asuntos económicos, aunque la decisión todavía no está tomada, según las fuentes consultadas por La Vanguardia. De llegar a materializarse la propuesta, la persona al frente del nuevo departamento sería Alberto Garzón. Hasta ahora, la presencia del líder de Izquierda Unida en el Gobierno se había perfilado como titular de un alto cargo, como una secretaría de Estado.

¿Cuál es el contexto?

Los planes para un Gobierno de coalición entre socialistas y morados solo se materializarán si Sánchez e Iglesias reúnen los apoyos necesarios en el Congreso para superar la investidura. Este jueves, los equipos negociadores del PSOE y ERC tuvieron una primera reunión en la que los republicanos se instalaron en el ‘no’. No obstante, el próximo martes 3 se volverán a encontrar. De momento, tanto el PSOE como Unidas Podemos cuentan con el aval mayoritario de sus militantes para intentar esta coalición.

  • Las bases de Unidas Podemos lo apoyaron al 96,8%, con una participación del 59% del censo de inscritos e inscritas activos y del 25,7% sobre el total de militantes.
  • El 92% de los militantes del PSOE avalaron el preacuerdo, con una participación del 63,1%.
  • El 88,07% de los inscritos en Izquierda Unida, con un 31,20% del censo de participación. En Galicia, se cosechó un respaldo del 86,82%, con una participación del 32,17%.
  • El apoyo de Catalunya En Comú alcanzó el 94,65%, con una participación del 36%.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La estructura del Consejo de Ministros del que sería el primer Gobierno de coalición tras el fin de la dictadura apenas variará con respecto al actual, según las fuentes de El Confidencial. La mayoría de ministros de Sánchez se mantendrá en sus cargos. Los únicos nombres que peligrarían serían los de María Luisa Carcedo (Sanidad), Magdalena Valerio (Trabajo) y Pedro Duque (Ciencia). Iglesias y Sánchez acordaron desde el principio que no habría vetos cruzados respecto a los nombres elegidos por cada formación para ocupar las carteras que les correspondiesen.

Sobre un hipotético cuarto ministerio, Garzón se ha pronunciado en distintas entrevistas. El economista ha asegurado que estará “dispuesto a asumir cualquier responsabilidad” y que afrontará lo que “democráticamente considere” su organización.

No obstante, las mismas fuentes consultadas por El Confidencial han señalado que han surgido dudas a medida que se ha ido bajando al detalle de las competencias de las distintas carteras, hasta el punto de plantearse ciertos cambios en la estructura del programa de gobierno. Dichas modificaciones vendrían motivadas también por las renuncias de miembros de Unidas Podemos a llevar a cabo algunas de sus medidas ante las resistencias de los socialistas.

Según El Confidencial, los de Iglesias descartaron dirigir carteras como Vivienda, Sanidad y Transición Ecológica por la falta de consenso para implementar en el programa medidas encaminadas a controlar el precio de los alquileres en las zonas especialmente tensionadas, a bajar el precio de la luz e impulsar la creación de una empresa pública eléctrica.

#Fact

En las negociaciones posteriores a las elecciones del 28 de abril, Iglesias defendió que la única alternativa que tenía Sánchez a un acuerdo de investidura con la derecha pasaba por un “un programa progresista y un Gobierno de coalición”. Hace seis meses, el líder de Unidas Podemos reivindicaba que el Consejo de Ministros de un Ejecutivo de tales características debía configurarse “en proporción a los votos” obtenidos en las elecciones generales y a la representación en el Congreso.

Iglesias no ha aclarado si el preacuerdo firmado con Sánchez tras el 10-N incluye las condiciones que planteaba en verano. Dichas exigencias supondrían hoy, en términos de votos, cerca de un tercio del Ejecutivo, ya que el PSOE obtuvo 6,8 millones de votos y Unidas Podemos, 3,1 millones. Atendiendo a los escaños, se traduciría en cerca de un cuarto de las carteras del Gobierno, puesto que los de Sánchez lograron 120 diputados y los de Iglesias, 35.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente