Newtral


Gobierno de coalición y posible vicepresidencia para Pablo Iglesias
Siguiente

Gobierno de coalición y posible vicepresidencia para Pablo Iglesias

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han llegado este martes a un principio de acuerdo para un “Gobierno progresista”

Flickr del PSOE

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han alcanzado un acuerdo para formar un “Gobierno de coalición progresista” para sacar adelante la investidura, tal y como explicaron ambos este martes en rueda de prensa desde el Congreso de los Diputados. Los dos líderes se reunieron al día siguiente de la cita electoral y avanzaron en el entendimiento hasta alcanzar un preacuerdo para un Gobierno presidido por Sánchez. Aunque se ha avanzado que no habrá anuncios oficiales sobre el organigrama hasta que se concrete el nuevo Ejecutivo, los medios de comunicación apuntan a que el líder de Unidas Podemos ocupará una vicepresidencia social de las tres previstas. Lo que fue imposible durante seis meses se ha desbloqueado en menos de 48 horas. Ahora falta buscar el resto de apoyos parlamentarios.

El nuevo Gobierno, de conseguir el aval del Congreso, tendrá como prioridades afrontar la crisis territorial y la justicia social, según ha anunciado Iglesias, y será “la mejor vacuna contra la extrema derecha”.

Lo más importante

La figura de un vicepresidente de Unidas Podemos fue un gran obstáculo en las negociaciones de la anterior investidura fallida. Sánchez llegó a admitir incluso, antes del primer debate de julio, que la entrada de Iglesias en el Gobierno era “el principal escollo” para llegar a un acuerdo. Una vez que el líder morado dio un paso a un lado, el PSOE ofreció una coalición a Unidas Podemos con una vicepresidencia para Irene Montero y tres ministerios, modelo que los morados rechazaron y no se repitió en la intentona de septiembre.

Pero en la comparecencia de este lunes después de las elecciones, Sánchez ha anunciado que el preacuerdo con Iglesias es “tan ilusionante que supera cualquier tipo de desencuentro” y aspira a sentar las bases para crear un “Gobierno estable” que dure cuatro años. El líder de Unidas Podemos, por su parte, ha asegurado que su homólogo socialista puede contar con “toda la lealtad” de su partido, cuyos miembros darán “lo mejor” de sí mismos en un Ejecutivo que combinará “la experiencia” del PSOE con la “valentía” de Unidas Podemos.

¿Cuál es el contexto?

Son varios los políticos que se han manifestado sobre esta alianza.

“Es justo lo contrario de lo que necesita España”, indicó Pablo Casado, al lamentar que Sánchez no le haya llamado. El líder del Partido Popular reivindicó que “la única alternativa es el PP”, mientras que el secretario general de su partido, Teodoro García Egea, ironizó con el hipotético nuevo Gobierno de Sánchez, que «tendrá una gran oportunidad para hacer a Iglesias vicepresidente o a Errejón ministro de Interior».

El presidente de Vox, la tercera fuerza en el Congreso de los Diputados, ha acusado al PSOE de “abrazarse al comunismo bolivariano” y ha señalado que hará “responsable” al partido de Sánchez “de cada daño que produzcan a la convivencia y al orden constitucional”.

El diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto, por su parte, ha manifestado que la suma entre PSOE y Unidas Podemos, “una vez más”, es “insuficiente para gobernar” y se produce, además, “con menos escaños que en abril”. “Interesante ver cómo pretenden ser investidos”, expresó.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha tirado de refranero popular para arrancar su tuit: “Nunca es tarde si la dicha es buena (…) Saludamos el preacuerdo y trabajaremos para que sume mayoría”.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El preacuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos no es suficiente para la investidura de Sánchez y requiere del apoyo de más fuerzas políticas. Tras las elecciones del 10 de noviembre, los socialistas cuentan con 120 diputados y Unidas Podemos, con 35, lo que suma 155 apoyos, a 21 escaños de los 176 que marca la mayoría absoluta.

Sánchez ha incidido en la rueda de prensa en que la voluntad ahora es lograr “el respaldo de la Cámara”. El PSOE abrirá una ronda de contactos con el resto de los grupos para conseguir la mayoría parlamentaria necesaria para una investidura que no se iniciará antes del 3 de diciembre, día de la constitución de las Cortes Generales.

A tenor de las posiciones defendidas hasta ahora por los distintos partidos y salvo que se produzca un cambio drástico en sus planteamientos, la propuesta de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos recibirá la oposición del Partido Popular (88 escaños), Vox (52), Ciudadanos (10) y Navarra Suma (2), a los que previsiblemente se sumarán Coalición Canaria (2) y los independentistas catalanes Junts per Catalunya (8) y la CUP (2). En total, 164 votos en contra. Para sacar la investidura adelante, Sánchez necesitará al menos 165 votos a favor, suma que podría alcanzar mediante alguna de las siguientes combinaciones:

  • Si el PSOE y Unidas Podemos consiguen el voto favorable de Más País, ERC y PNV, Pedro Sánchez superaría la mayoría absoluta y saldría investido en primera votación con 178 votos.
  • Con los votos a favor de Más País y ERC a la coalición entre el PSOE y UP, Pedro Sánchez lograría 171 apoyos y le bastaría la abstención del PNV y de EH Bildu.
  • Si a los votos a favor del PSOE, UP, Más País y PNV (165) se sumasen las abstenciones de ERC, EH Bildu, Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Bloque Nacionalista Gallego (BNG) y Teruel Existe.
  • Con los votos a favor de PSOE, UP, Más País, EH Bildu (165) y dos votos favorables y una abstención de los tres escaños que tienen PRC, BNG y Teruel Existe, junto a las abstenciones de ERC y el PNV.

Pero con la tensión incendiada por el ‘procés’, Sánchez se ha mostrado reacio a dialogar con partidos independentistas y ERC, a su vez, tiene difícil apoyarle con elecciones autonómicas en el horizonte. Si la vía catalana se bloqueara y ERC decidiera negarse a investir a Sánchez, los votos en contra de los republicanos, de JxCat y de la CUP junto al bloque de derecha y Coalición Canaria representarían la mitad del hemiciclo (175), con lo que la gobernabilidad quedaría bloqueada una vez más.

#Fact

Con el pacto entre PSOE y Unidas Podemos, España se sumaría a una fórmula corriente en numerosos países europeos, donde las coaliciones son habituales, y que, hasta el momento, era práctica normalizada en Ejecutivos plurales en comunidades autónomas y ayuntamientos.

Desde la llegada de Adolfo Suárez a la Moncloa en 1977 al frente de la UCD en las primeras elecciones legislativas después del franquismo, se han sucedido Gobiernos en solitario, tanto en etapas de mayoría absoluta, como en las de minoría.

Ha habido varios intentos de conformar gabinetes de coalición desde los años 90, si bien todas han caído en saco roto. El socialista Felipe González fue el primero, en 1993, que planteó una propuesta para romper la tradición de los gobiernos en solitario tras perder la mayoría absoluta. Con 159 escaños, el PSOE se vio obligado a pactar con Convergència i Unió (CiU) y el PNV para que su líder fuera investido por cuarta vez. González dio el paso de ofrecer a los entonces presidentes de CiU, Jordi Pujol, y del PNV, Xabier Arzalluz, la entrada en el Consejo de Ministros. Sin embargo, ni los nacionalistas catalanes ni los vascos aceptaron y se inclinaron por un pacto de legislatura.

El intento más serio de sellar un Ejecutivo plural se fraguó en la campaña de las elecciones de 2000, en la que, por primera vez, PSOE e IU fueron en tándem con sus respectivos líderes, Joaquín Almunia y Francisco Frutos, para formar Gobierno.

Sin embargo, la izquierda no solo fracasó en su proyecto, sino que Aznar ganó con mayoría absoluta, lo que allanó el camino para construir un Gobierno monocolor.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente