Newtral


Tarradellas, el símbolo que anticipó la democracia
Siguiente

Tarradellas, el símbolo que anticipó la democracia

El regreso a Cataluña del presidente de la Generalitat en el exilio supuso la recuperación de la normalidad institucional y un primer paso hacia el regreso el Estatuto de Autonomía.

23 de octubre de 1977. Josep Tarradellas i Joan, presidente de la Generalitat de Cataluña en el exilio desde 1954, vuelve a Barcelona por la restauración provisional del gobierno catalán, suprimida por Franco en 1938. Desde el balcón del la Plaza de Sant Jaume Tarradellas pronuncia un histórico discurso que inicia con “Ciutadans de Catalunya, Ja Sóc aquí”, o lo que es lo mismo, “Ciudadanos de Cataluña, ya estoy aquí”. 

Josep Tarradellas se había pasado 38 años en el exilio, 23 de ellos como president pero sin Generalitat. Y además había llegado al puesto en una dudosa y alejada elección de la comunidad autónoma, en México, donde ocho diputados catalanes más un contado número de votos por correo sin validación le nombraron presidente y heredero del imperio de Josep Irla, cuyo predecesor había sido el conocido Lluís Companys. No obstante, Tarradellas volvió a Barcelona como president de la Generalitat un 23 de octubre de 1977 y, pese a todo, quedó revalidado por el apoyo popular. Aunque ya existía un interés implícito de la propia sociedad catalana por restaurar su gobierno autónomo.

Prueba de todo ello fueron los más de un millón de personas que salieron a las calles de Barcelona al grito de “llibertat, amnistia i Estatut d’autonomia” para reivindicar la identidad catalana pocos días antes, el 11 de setiembre de 1977, día de la Fiesta Nacional de Cataluña. Aunque ya en el 76 se había  ratificado el interés catalán en Sant Boi de Llobregat, donde nació Rafael Casanova y símbolo del nacionalismo catalán. Fue la primera Diada legal desde 1939. La sociedad pedía un cambio. 

AsÍ pues, dieciocho días después de la celebración de la Diada del 77 se restablece provisionalmente la Generalitat. Iniciativa del gobierno de transición de Adolfo Suárez, que consiguió un Real Decreto que firmó el ahora rey emérito Juan Carlos I de Borbón el 29 de septiembre de 1977 y que restauraba la autonomía de Cataluña, aprobada primeramente por la Segunda República en 1932 y después suprimida por el gobierno franquista el 5 de abril de 1938

Ni un mes después, el 23 de octubre, el president de la Generalitat saludaba a los “ciudadanos de Cataluña”, que no catalanes, desde el balcón del Palau en la Plaza de Sant Jaume. Al día siguiente, el 24 de octubre, Tarradellas tomó posesión de su cargo. Suárez le entregó el bastón de mando de la Generalitat en el Salón Sant Jordi. Se considera el acto de mayor apoyo del restablecimiento del Govern de carácter preconstitucional.

Ahora bien, la implicación del gobierno de la transición por este hecho, aunque en sí misma también estuvo motivada por “establecer la más estrecha responsabilidad colectiva en el trato de la cosa pública”, como decía el profesor e historiador Vicens Vives, también venía influida por contener a las izquierdas. Ya que en las elecciones constituyentes del 15 de junio de 1977 ganaron los socialistas en Cataluña pero los comunistas fueron la segunda fuerza. Y Tarradellas era el símbolo perfecto de la reconciliación. Tenía experiencia política derivada de la guerra civil, había vivido la derrota y el exilio, pero había sobrevivido y tenía prometido un gran futuro en la democracia. 

Josep Tarradellas y Adolfo Suárez | Ministerio de la Presidencia

No obstante, Tarradellas no fue una marioneta. Porque aunque cumplió todos los protocolos de audiencias con el Rey, Suárez, los ministros, las visitas al Congreso de los Diputados y hasta el alojamiento en n el Palace, que también puede considerarse una acción protocolaria puesto que era una tradición de Francesc Macià y Companys alojarse allí cuando tenían que tratar con el gobierno estatal, Tarradellas siempre se mantuvo fiel a su pensamiento, que no era otro que establecer pactos pero no compartidos, sino como gobiernos. Un planteamiento similar al actual pero con grandes diferencias programáticas. 

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente