Newtral
Pedro Sánchez rompe una costumbre de más 10 años de hacer balance político tras el último Consejo de Ministros del año
Siguiente

Pedro Sánchez rompe una costumbre de más 10 años de hacer balance político tras el último Consejo de Ministros del año

El año pasado sí respetó la dinámica instalada por José Luis Rodríguez Zapatero en 2006 de rendir cuentas tras la última reunión del Ejecutivo del año

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no hará balance político tras el último Consejo de Ministros del año que se celebra, como cada viernes, en el Palacio de la Moncloa. Rompe así una tradición que sí respetó el año pasado: la de rendir cuentas en la última reunión del Ejecutivo del año. 

La dinámica de que el presidente del Gobierno comparezca ante los periodistas para hacer balance del año tras el último Consejo de Ministros del año la instaló el socialista José Luís Rodríguez Zapatero en el año 2006, cuando compareció el viernes 29 de diciembre. Dejó claro que lo hacía “cumpliendo con el compromiso” establecido con los periodistas y la opinión pública. 

Desde ese año, todos los presidentes han respetado esa costumbre, salvo Rajoy en 2011, puesto que fue investido ese mismo diciembre. El propio Rajoy, estando en funciones desde diciembre de 2015 -la misma situación que Sánchez atraviesa ahora-, no evitó comparecer tras el último Consejo de Ministros del año. 

Sánchez sí respetó ese compromiso el año pasado, cuando echó la vista atrás e hizo balance político. En 2018 ganó la moción de censura tras la sentencia de la Gürtel. “El triunfo de la moción de censura representó un ejemplo de salud democrática y de madurez de nuestro marco constitucional”, decía el presidente en aquel momento. Llevaba apenas siete meses durmiendo en la Moncloa pero para él ya había “hecho más por los asuntos que preocupan a los ciudadanos que el anterior en 7 años”. 

Este 2019, la última vez que Sánchez respondió a los medios fue en Bruselas a mediados de diciembre, antes de la reunión del Consejo Europeo. Tan solo unos días antes, tras su designación por parte del Rey como candidato a la investidura, los periodistas afearon al líder socialista la limitación de preguntas en su comparecencia posterior. 

Los casos de González y Aznar 

A principios de diciembre de 1983, cuando tan solo llevaba un año como presidente del Gobierno, el socialista Felipe González ofreció una “improvisada conferencia de prensa” ante los periodistas con la que hizo un repaso “de los temas más candentes” de ese primer año, como publicó en su momento El País. 

González vivió en la Moncloa hasta 1996, concretamente hasta el 4 de mayo, cuando llegó José María Aznar. El encargado de hacer el balance político en diciembre de ese mismo año fue Josep Piqué, por entonces ministro de Industria y Energía y portavoz del Gobierno. “El balance de estos ocho meses, a juicio del Gobierno, es claramente positivo. La definición de lo conseguido hasta ahora quizás esté en esta palabras: estabilidad, diálogo, transparencia, austeridad, eficacia y la revitalización de las instituciones democráticas”, aseguraba Piqué. 

Más tarde, en diciembre de 1998, el mismo Piqué seguía siendo el encargado de hacer el balance político del año. En ese momento, el Consejo de Ministros tuvo que adelantarse al miércoles 23 porque el viernes caía en 25. El discurso del portavoz del Gobierno estuvo marcado por la banda terrorista ETA, que en septiembre de ese mismo año había anunciado una tregua indefinida. 

“El Gobierno ve una evolución de la situación que permite mantener la esperanza en que va a ser posible la consecución definitiva de la paz y, por lo tanto, el abandono de las armas por parte de ETA”, aseguraba el portavoz del Ejecutivo. 

Los últimos balances anuales de Zapatero, marcados por la crisis 

El líder socialista llegó a la Moncloa en abril de 2004. El último viernes de ese año, que cayó en 30, no hubo balance del año político. “No es el momento ahora de hacer balances del año que acaba de terminar o que está a punto de terminar”, decía la por entonces vicepresidenta y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. “Sí decirles que en unos días, a principios del año que entra, el Presidente del Gobierno comparecerá ante ustedes para hablarles, no sólo de ese balance, sino de las perspectivas y los compromisos de futuro del Gobierno en los próximos meses”, zanjó. 

Zapatero compareció, efectivamente, el sábado 8 de enero de 2005 pero no para hacer balance del año. Lo hizo para informar de la decisión de enviar un importante contingente de efectivos de las Fuerzas Armadas y de medios materiales y logísticos por el terremoto y maremoto sufrido el 26 de diciembre en el Sudeste asiático. 

El primer balance anual tras el Consejo de Ministros que hizo Zapatero fue un año más tarde, en diciembre de 2006, empezando así la tradición. El presidente hizo balance “cumpliendo con el compromiso” establecido con los periodistas, comenzó diciendo. 

“Lo primero que quiero afirmar es que el año 2006 ha sido muy positivo para España. Estamos en un momento de un gran crecimiento económico, de una gran creación de empleo, de una estabilidad y superávit en las cuentas públicas, que nos dan una gran confianza y una gran seguridad sobre nuestro devenir económico y en materia de bienestar”, prosiguió. 

ETA marcó los días posteriores. El sábado 30 de diciembre, tan solo 24 horas después del primer balance anual de Zapatero, fue el atentado con una furgoneta bomba en los aparcamientos de la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas. Lo que provocó que el presidente volviera a comparecer de forma extraordinaria. 

Y año tras año, Zapatero dio después de cada último Consejo de Ministros del año una conferencia de prensa para hacer balance. Las última marcadas evidentemente por la crisis económica, como por ejemplo el 30 de diciembre de 2009. “El gran tema de esta Legislatura no es otro que la crisis económica, la crisis de empleo y la recuperación”, empezaba. 

Rajoy: de “no engañar a los españoles” con la crisis a “las Navidades de la recuperación” 

Con Mariano Rajoy ya en la Moncloa, se mantuvo la tradición de los balances anuales, menos en 2011. El líder popular no lo hizo ese año puesto que fue investido a finales de diciembre

Los siguientes estuvieron todavía muy marcados por la crisis económica. Por eso una de las frases más importantes, en diciembre de 2012, fue la siguiente: “No hay que engañarse, ni mucho menos intentar engañar a los españoles: tenemos todavía por delante un año muy duro”. 

Pasó un año y en 2013 fue más optimista: “Quiero comenzar esta intervención haciendo un reconocimiento expreso a la actitud de todos los españoles en un año que ha sido difícil, pero en el que pienso que ya se han comenzado a ver los resultados de tanto esfuerzo”. 

Ya en 2014, un año antes de las elecciones del 20 de diciembre que provocaron la irrupción Podemos y a Ciudadanos, Rajoy ya hablaba de recuperación económica. La crisis ya era algo más del pasado que del presente, según el líder popular. “En resumen, como ya he dicho en alguna ocasión, éstas son las primeras Navidades de la recuperación: recuperación en términos de empleo, de crecimiento económico y de actividad”, aseguró. En 2015 una de sus primeras frases durante su comparecencia –el martes 29 de diciembre– fue su voluntad de formar Gobierno: “Creemos que la voluntad de los españoles sobre quién debe gobernar es clara. Creemos que hay un mandato y yo, desde luego, insisto, cumpliendo con la obligación y con el encargo de los españoles, voy a intentar formar Gobierno”. 

Y así llegamos hasta 2016, y el primer balance político donde el bloqueo político y las palabras ‘en funciones’ tomaron más peso. Rajoy se pasó la mayor parte del año en situación de interinidad -desde el 20 de diciembre de 2015 y hasta el 30 de octubre de 2016- y aún así hizo balance de lo que había supuesto. “El Gobierno en funciones hizo todo lo posible para paliar las consecuencias del bloqueo político”, insistía Rajoy. 

Su último balance fue el 29 de diciembre de 2017, muy centrado en “la mayor, por no decir la única, sombra” que se cernía -a juicio de Rajoy- sobre la economía española: “La inestabilidad que genera la política en Cataluña”. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente