Newtral
‘Reserva nacional’ en Alemania y 10 semanas de mascarillas en Francia: ¿qué hacen otros países para prevenir una segunda oleada de COVID-19?
Siguiente

‘Reserva nacional’ en Alemania y 10 semanas de mascarillas en Francia: ¿qué hacen otros países para prevenir una segunda oleada de COVID-19?

Tanto Francia como España piden priorizar la compra de material sanitario a fabricantes locales

Un trabajador en un almacén de mascarillas. | Foto: Shutterstock

Cinco semanas de consumo. Este es el cálculo realizado por el Ministerio de Sanidad para tener una reserva estratégica de mascarillas a nivel autonómico. Frente a la apertura de fronteras y los actuales rebrotes del virus, el Gobierno quiere tener un «stock» a nivel nacional para que no pase lo que ha pasado: escasez de mascarillas, guantes y otro material de protección por un lado y especulación de los precios por otro. El objetivo, explica Sanidad en una nota de prensa, es hacer frente a «necesidades futuras». ¿Qué hacen los otros países europeos en vistas a una segunda oleada de la pandemia?

10 semanas de reservas recomendadas en Francia

El Gobierno francés también se prepara para una segunda oleada de COVID-19 y ha pedido a las empresas que pongan de su parte. El primer día de julio, la secretaria de Estado para la economía Agnès Pannier-Runacher anunció que iba a pedir a las compañías prever 10 semanas de reservas de mascarillas para sus trabajadores. 

“Diez semanas es un tiempo confortable para volver a producir nuevas mascarillas en caso de necesitarlas, porque ahora somos productores de mascarillas sanitarias. Es decir que no necesitaremos a China para resistir, por lo menos durante un tiempo y eso es lo que hemos querido construir en términos de soberanía”, ha dicho en declaraciones a BFMTV, subrayando que es una recomendación y no una obligación.  

«Las empresas tienen la responsabilidad de asegurar la seguridad de sus asalariados en el trabajo», detalla el Ministerio de Economía a Newtral.es. El objetivo es «anticipar» y no bajar la guardia, según la política francesa. 

El país galo responde así de cierta manera a la polémica que generó la destrucción de la reserva estratégica de mascarillas antes de la pandemia. Tras la aparición del virus H5N1 en 2005, Francia se había comprometido a acumular una gran reserva de material. En 2009, el Estado disponía de un total de mil millones de mascarillas quirúrgicas y 700 millones de mascarillas FFP2. Sin embargo, a inicios de 2020, el ministro de salud Olivier Véran anunció que el país tenía una reserva insuficiente. Solo quedaban 150 millones de mascarillas quirúrgicas y ya no había mascarillas FFP2. Según recoge el diario Le Monde, la epidemia afectó al país menos que lo previsto y la ministra de salud de la época fue acusada de haber derramado el presupuesto estatal. Resultado: las reservas fueron disueltas y la nueva estrategia consistió en reponer el material cuando era necesario.

Desde el Ministerio de Economía francés no nos han dado datos sobre la cantidad de material disponible actualmente. «En su calidad de empleador, el Estado también dispone de existencias para equipar a sus trabajadores no sanitarios  (mascarillas textiles con filtración garantizada) y sanitarios (mascarillas quirúrgicas y/o FFP2)», han resaltado. Por su parte, Pannier-Runacher aseguró el 1 de julio en el Senado: «Tenemos muchos stocks a nivel estatal». 

Alemania prepara una reserva nacional

La estrategia del Gobierno alemán frente a una segunda oleada y sobre todo frente a futuras emergencias pasa por una reserva nacional. “No existe una manera de prepararse al 100% [frente a una pandemia]. Habrá algo en cada crisis que no se pudo haber previsto. Ahora estamos construyendo una reserva nacional de máscaras y materiales de protección”, dijo el ministro de Salud alemán Jens Spahn a un periodista del diario südwestpresse el pasado 22 de junio.

Junto a los de Defensa e Interior, el Ministerio de Salud ha tomado medidas para adquirir equipos de protección individual destinados al sistema de salud. A finales de junio, distribuyó cerca de 380 millones de mascarillas a las distintas regiones y médicos residentes, según informa el Ministerio a Newtral.es.   

 Un estante con mascarillas y gel desinfectante. |Foto: Shutterstock

En su página web, el Ministerio explica que las cantidades adquiridas por el momento son suficientes y que por ello, la adquisición ha sido interrumpida el 3 de junio. Pese a ello, algunas clínicas y consultorios médicos denuncian que todavía les falta material y que este no ha llegado, según recogen al menos tres medios de comunicación. 

Además de intentar fomentar la producción local de equipos de protección, el Gobierno cerró contratos por más de 500 millones de mascarillas FFP2/KN95/FFP3 y más de mil millones de mascarillas quirúrgicas. De estas, cerca de 600 millones ya han sido distribuidas o están en manos del Gobierno. El resto, según explica el Ministerio de Salud, será enviado próximamente al país y constituirá la base de la reserva nacional para «cubrir las necesidades del sector de la salud durante varios meses y poder proporcionar ayuda humanitaria a la Organización Mundial de la Salud y terceros países». 

‘Nueva reserva estratégica de equipos’ en Portugal

«No se puede bajar la guardia ante la enfermedad», dijo la ministra portuguesa de Salud el pasado 7 de junio en la conferencia de prensa diaria sobre la situación del virus en el país. Durante el acto, la ministra Marta Temido informó de que se estaba «preparando una nueva reserva estratégica» de equipos y materiales de protección. 

Desde Newtral.es, hemos pedido más detalles sobre este plan al Ministerio de Salud luso, que nos ha señalado que están en «preparación constante» ante una eventual segunda ola y que el refuerzo de las reservas incluye material de protección, equipos como ventiladores y medicamentos. No han ofrecido cifras sobre este «stock». 

Reforzar el sistema de salud en Grecia

Grecia ha sido uno de los países europeos menos afectados por la pandemia en parte por haber implementado medidas de contención de manera preventiva. La primera muerte por COVID-19 en territorio griego se confirmó el 12 de marzo y el Gobierno ya había ordenado la suspensión de clases en las instituciones educativas dos días antes. El 22 de marzo, el país se encontraba prácticamente paralizado y en cuarentena. 

Ya ha empezado el verano y Grecia se promociona ahora como un destino ejemplar por su gestión de la crisis del coronavirus. El turismo representa entre un 25% y un 30% del PIB nacional. Sin embargo, el Gobierno se ha comprometido a reforzar el sistema nacional de salud frente a una posible segunda ola y después de haber quedado diezmado por la crisis económica de 2010. 

«El esfuerzo ha continuado y continúa a un ritmo acelerado», afirmó el portavoz del Gobierno Stelios Petsias el pasado 2 de julio. En julio de 2019, el país solo tenía 557 camas de cuidados intensivos y actualmente tiene un total de 1.017, según el portavoz. El objetivo es llegar a 1.200 UCI a finales de 2020.

El ministro de Sanidad griego, Vassilis Kikilias, también aseguró en una entrevista al diario El Mundo que el Gobierno ha contratado a más de 4.000 nuevos profesionales de la salud. «Estas personas vinieron para quedarse, no para irse», afirmó el primer ministro Kyriakos Mitsotakis. El Sistema Nacional de Salud griego (ESY, por sus siglas en griego) se enfrentaba efectivamente a una escasez de personal después de que una parte de aquel emigrara a otros países durante la crisis.

Reforzar el sistema nacional de salud también pasa por la previsión de una reserva de mascarillas. En ese sentido, el Gobierno subraya el hecho de que dos empresas griegas hayan restablecido sus líneas de producción utilizando materias primas de Grecia y «con la posibilidad de producir 300.000 mascarillas quirúrgicas al día». 

55 millones de mascarillas en los almacenes italianos

Aunque el Gobierno italiano no ha emitido ningún comunicado oficial sobre reservas de material sanitario en vistas a una segunda oleada del virus, el comisario para la emergencia Domenico Arcuri aseguró que había 55 millones de mascarillas en los almacenes de las regiones. 

“La especulación que hemos observado se ha ido y no volverá”, aseguró además en una rueda de prensa después de que Federfarma -la federación que representa a más de 19.000 farmacias privadas del servicio nacional de salud- denunciara escasez de material sanitario en los establecimientos del país. Arcuri había pedido que se limitara el precio de las mascarillas quirúrgicas a 0,50 céntimos de euro+IVA el pasado mes de abril.  

Desde Newtral.es, hemos contactado con Invitalia, la agencia nacional de desarrollo perteneciente al Ministerio de Economía y cuyo director ejecutivo es justamente Arcuri, pero no hemos obtenido respuesta.

El 2 de julio, el ministro de Sanidad Roberto Speranza alertó de la posibilidad de una segunda oleada del virus y pidió mantener las medidas de precaución. Al mismo tiempo quiso dar un mensaje de calma y aseguró que “con el plan de control territorialmente articulado” el país está en condiciones de afrontar los próximos meses “con relativa tranquilidad”. 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente