Newtral


¿Qué está ocurriendo en Hong Kong? Preguntas y respuestas
Siguiente

¿Qué está ocurriendo en Hong Kong? Preguntas y respuestas

Los ciudadanos de Hong Kong llevan más de dos meses con movilizaciones para pedir que se paralice el proyecto de extradición a China, exigir una «democracia plena», una investigación sobre el comportamiento policial y la dimisión de la jefa del Gobierno, Carrie Lam.

Hong Kong vive este verano un clima de tensión después de que los ciudadanos se hayan organizado para pedir que se paralice el proyecto de extradición a China y otros países. Lo que comenzó como movilizaciones pacíficas pasó rápidamente a ser una batalla con la policía. Además, las peticiones de los manifestantes se han ido ampliando en el tiempo que llevan con movilizaciones. Entre sus demandas, piden la dimisión de la jefa del Gobierno, Carrie Lam.

La escalada de las tensiones en las últimas jornadas ha llevado a que la policía detenga a algunos de los activistas y legisladores más destacados en las protestas contra el gobierno autónomo de los últimos tres meses. Entre ellos está el activista hongkonés Joshua Wong (impulsor de las revueltas de los paraguas de 2014) y la dirigente del partido prodemocrático Demosisto Agnes Chow. Están acusados de participar e incitar a la participación en una concentración no autorizada que rodeó la sede de la Policía local el 21 de junio. Tras prestar declaración, han sido puestos en libertad bajo fianza con restricciones y la vista de su caso se ha pospuesto al 8 de noviembre. La policía también ha prohibido que se celebre la marcha multitudinaria que se había convocado para el sábado 31 de agosto por «razones de seguridad».

¿Por qué empezaron las manifestaciones?

Las manifestaciones comezaron al final del mes de marzo, pero no fue hasta junio cuando se volvieron masivas. Estas comenzaron en contra de una proposición de ley que promovieron las autoridades de Hong Kong para autorizar las solicitudes de extradición hacia China, Taiwán y Macao, regiones con las que no había ningún tipo de acuerdo. La primera manifestación multitudinaria se convocó el 9 de junio y, según las cifras de los organizadores, acudió 1 millón de personas.

La medida, que se aplicaría a criminales sospechosos de delitos como homicidio y violación, se propuso después de que un hombre de 19 años residente de Hong Kong fuera acusado de asesinar a su novia embarazada cuando estaban de vacaciones en Taiwán, en febrero de 2018. El individuo huyó a Hong Kong y no podía ser extraditado al país donde cometió el crimen para ser juzgado.

¿Qué piden los manifestantes?

La jefa del Gobierno autónomo de Hong Kong, Carrie Lam, aceptó retrasar indefinidamente la ley que proponía la extradición. Sin embargo, los manifestantes continuaron con sus protestas y piden que se pare indefinidamente. Los detractores de la ley aseguran que esta podría permitirle al gobierno de Pekín perseguir a sus opositores políticos -como denuncia Human Rights Watch– y, de paso, terminar con la independencia judicial de esta ciudad semiautónoma. Además, aseguran que las personas estarían sujetas a la detención arbitraria, al juicio injusto y a la tortura bajo el sistema judicial chino.

Además, los manifestantes han ido incrementando sus demandas para incluir exigencias como el relanzamiento del proceso de reformas democráticas en Hong Kong, suspendido hace cinco años. También, a raíz del uso de la fuerza de la policía para disolver una concentración estudiantil ante la sede del Parlamento autónomo, exigen una investigación sobre el comportamiento policial, la puesta en libertad de los detenidos en las protestas y la dimisión de Lam.

¿Por qué estas protestas son tan relevantes?

Las manifestaciones al inicio fueron noticia porque fueron pacíficas y multitudinarias. Sin embargo, el sentimiento inicial se ha ido diluyendo tras varios encontronazos con la policía. Los organizadores han denunciado la utilización de gases lacrimógenos, cañones de agua y violencia. Además, llevan más de dos meses con concentraciones, en algunas de las cuales calculan que se han reunido más de 2 millones de personas.

También tuvo lugar en agosto la primera huelga general en 50 años en el país, que paralizó el transporte público de la ciudad y llevó a que se cancelaran más de 270 vuelos.

¿Qué relación tienen Hong Kong y China?

Las relaciones entre Hong Kong y el gobierno central, en Pekín, son complejas y están en constante evolución. Hay que tener en cuenta que Hong Kong es parte de China, que retomó el control del país -que anteriormente fue colonia británica-  en 1997. Con la devolución, se estableció una relación por la que el territorio iba a recibir cierta autonomía. Entre estas ventajas se encuentra un Internet sin censura -a diferencia del resto de China-, y un sistema judicial diferente, entre otros.

Así, China y Hong Kong tienen un sistema político diferente: la segunda es una democracia limitada y, aunque ambos territorios comparten el mismo presidente como cabeza del estado, Xi Jinping, Hong Kong tiene su propio gobierno. Lo mismo ocurre con el sistema judicial, que es distinto, y los derechos civiles como libertad de expresión, de reunión y de prensa.

Esa autonomía, que está garantizada por el estatuto corto de la Ley Básica de Hong Kong, caduca en 2047, pero se ha ido debilitando y gran parte de la ciudadanía de Hong Kong critica a Pekín de interferir cada vez más en sus asuntos. Aún así, la Ley Básica garantiza que las autoridades chinas no pueden reprimir la desafección en Hong Kong de la misma manera que en el territorio continental, algo que temen que ocurra en Hong Kong si se aprueba la ley de extradición. Los manifestantes critican que con la ley cualquier persona en la región podría ser detenida en Hong Kong y llevada a China continental, donde los tribunales se atienen a las órdenes del Partido Comunista chino. Así,su temor es que la ley no solo sirva solo contra homicidas, sino contra cualquier activista político.

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente