Newtral
Los mejores enemigos negocian para encontrar un gobierno en Bélgica
Siguiente

Los mejores enemigos negocian para encontrar un gobierno en Bélgica

Nacionalistas flamencos y socialistas francófonos han recibido el encargo del rey para formar un gobierno estable después de más de un año sin Ejecutivo

Parlamento belga | Foto: Shutterstock

La víspera de la fiesta nacional, el rey Felipe de Bélgica anunció que encargaba a los líderes de los partidos más votados del país —nacionalistas flamencos y socialistas francófonos— formar un nuevo Gobierno. Los ciudadanos belgas llevan más de un año sin Ejecutivo, después de que la última coalición de cuatro partidos saltara por los aires en diciembre de 2018 por diferencias sobre la gestión de la inmigración. 

Ahora, con un gobierno en funciones dirigido por la liberal Sophie Wilmès, el monarca ha pedido un gobierno “decidido y estable” para hacer frente a las consecuencias del virus. ¿Logrará Bélgica formar Gobierno o deberá convocar nuevos comicios? 

Lo más importante

  • Bélgica lleva más de un año sin Gobierno. Las últimas elecciones federales del 26 de mayo de 2019 agrandaron la fractura entre el norte flamenco y el sur valón del país. Mientras las regiones de Valonia y Bruselas votaron principalmente a la izquierda, en Flandes ganaron los conservadores nacionalistas de la N-VA junto con Vlaams Belang, el partido de extrema derecha que triplicó sus votos. 
  • Desde entonces, los enésimos intentos de dotar a Bélgica de un Ejecutivo estable han fracasado. Después (y antes) de los últimos comicios. Antes de este encargo, el líder socialista Paul Magnette había dicho que no negociaría con los nacionalistas flamencos de la N-VA y pedía otras coaliciones. Ambas formaciones salieron como primera y tercera fuerza, respectivamente. 
  • Tras el anuncio del rey, el líder de los nacionalistas flamencos, Bart de Wever, declaró que «no hay ninguna garantía de éxito», pero que cree necesario explorar esta vía y asumir la responsabilidad. En un vídeo difundido en su cuenta de Twitter, ha recalcado que el país está «a la deriva en un barco sin timón» y que es hora de abordar los problemas frente a la crisis económica que viene.  
  • Por su parte, el líder de los socialistas francófonos, Paul Magnette, dijo que quedaban por delante “50 días para encontrar una solución”. En el caso de que no logren un acuerdo, cree que “habrá que convocar nuevas elecciones”. También ha difundido un vídeo en su cuenta de Twitter en el que explica que ha aceptado la misión del rey pese a saber «lo difícil que es». «No podemos responder a una crisis tan grave y que se prevé larga, sin gobierno», ha recalcado. 
  • Ambos líderes deberán informar regularmente al rey del avance de las negociaciones. En un comunicado, el palacio real ha informado de que el primer informe está previsto para este viernes 31 de julio. Según la radio televisión belga francófona, ambos partidos llevan tres semanas hablando. 

¿Cuál es el contexto?

  • En marzo, Bélgica asumió un Gobierno de emergencia para hacer frente a la pandemia. El Ejecutivo estaba en funciones desde finales de diciembre de 2018 y nueve partidos decidieron respaldar a la primera ministra Sophie Wilmès para que pudiera tomar medidas sin pasar por el Parlamento. Estos «poderes especiales» conferidos a la política finalizaron el 30 de junio. Bélgica vuelve a su particular normalidad, con un gobierno en minoría (38 diputados de 150) en funciones. Se necesitan 76 escaños para lograr una mayoría parlamentaria. 
  • El país ha sido fuertemente golpeado por el coronavirus. Con 11,5 millones de habitantes, tiene más de 65.700 casos positivos y más de 9.800 personas han fallecido. En abril, Bélgica fue el Estado con más muertos por millón de habitantes, según recoge este artículo de El País. En la última semana, el número de infecciones ha crecido un 71% y preocupa al Gobierno. 
  • El déficit del Estado ha aumentado de 10.000 millones a 52.000 millones de euros en pocos meses. Además, se calcula una caída del producto interior bruto (PIB) de más del 12%. En ese sentido, si Bélgica quiere obtener el dinero del fondo de reconstrucción de 750.000 millones, tiene que tener un gobierno capaz de elaborar un proyecto nacional para la Comisión Europea. 
  • Tanto De Wever como Magnette han subrayado la necesidad de un Gobierno para hacer frente a la crisis desde el punto de vista sanitario pero también económico y social. «Somos el único país de Europa que no tiene un plan de urgencia», dijo el líder del Partido Socialista en referencia a una posible segunda ola. 

¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Los belgas están acostumbrados a largos periodos con un Ejecutivo en funciones. El país tiene tres lenguas oficiales y una clase política marcada por la eterna rivalidad entre socialistas francófonos y nacionalistas flamencos, lo que le ha llevado varias veces al bloqueo institucional. 
  • Existen varios factores que explican cómo el país puede seguir funcionando sin Ejecutivo: el modelo de Estado es muy descentralizado (tres regiones) y con un gobierno en funciones el parlamento federal puede seguir tomando decisiones. 
  • La separación lingüística e ideológica del país se ha traducido en el norte (mayoría de la población) en 25 escaños para la N-VA, de los 150 que componen el Parlamento federal, seguidos de los 18 de la ultraderecha flamenca del Vlaams Belang, 12 de los democratacristianos de la CD&V, otros 12 de los liberales del Open Vld, 9 de los socialdemócratas flamencos y 8 de los ecologistas de Groen. En el sur, los socialistas tienen 20 escaños, seguidos por los 14 de los liberales del Movimiento Reformador, 13 diputados de los medioambientalistas de Écolo, 12 del izquierdista Partido de los Trabajadores y 4 de los conservadores del Centro Democrático Humanista (CDH). 
  • N-VA y PS necesitan aliarse con otras formaciones políticas para conseguir una mayoría parlamentaria y tienen hasta el 17 de septiembre, que es la fecha en la que se calcula que el Gobierno de la primera ministra Wilmès podría perder el voto de confianza de la cámara. 

 #Fact 

Bélgica cuenta con un récord de días consecutivos sin gobierno. Durante la crisis política de 2010-2011, el país estuvo 541 días sin Ejecutivo, superando a Irak y Camboya y logrando así la marca mundial de país sin Gobierno.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente