Newtral


No, no hubo un fraude electoral en una mesa de Cantabria
Siguiente

No, no hubo un fraude electoral en una mesa de Cantabria

Circula por redes sociales una imagen de un acta de sesión electoral en Cantabria donde se puede ver que hay 685 personas censadas pero más de 1.000 votos. El texto que acompaña la foto afirma que ha habido un “fraude electoral y que por eso “se están volviendo a contar las actas de varias mesas electorales en Cantabria. Aunque el acta es real, el contenido del texto es engañoso. No ha habido fraude ni recuento sino que los votos de esta mesa no han computado.

En la imagen del acta de sesión del distrito censal 2 sección 7 de Santander, se puede ver que hay 685 personas censadas, 3 votos nulos y 11 votos en blanco. Desde Newtral, hemos contactado con la Junta Electoral Provincial de Cantabria, la responsable del recuento definitivo, que nos ha asegurado que el acta no se ha tomado en cuenta por tener más votos que personas censadas. “La Ley dice que cuando hay más votos que votantes, estas actas no se computan y es lo que hemos hecho”, explican.  

El artículo 105, párrafo 4 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) especifica que en el caso de que el número de votos que figure en un acta exceda al de los electores que haya en la Mesa según las listas del censo electoral y las certificaciones censales presentadas, con la salvedad del voto emitido por los Interventores, la Junta tampoco hará cómputo de ellas.

La Junta Electoral Central también nos ha confirmado que no se han tenido en cuenta los votos de esta mesa para el escrutinio definitivo porque se hizo una reclamación del acta. Pero no ha habido fraude. Un supuesto fraude se investiga cuando una candidatura no está de acuerdo con el escrutinio final y presenta un recurso.

Doble recuento

Como explicamos aquí, los resultados que se dan el día de las elecciones son provisionales, según el artículo 98.2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), son los datos del primer recuento. Ahí, el presidente de la mesa extrae uno a uno los sobres de cada urna y lee en voz alta los resultados. A continuación, enseña cada papeleta a los vocales, interventores y apoderados. Después, se elabora el acta de escrutinio. Esta ley también señala que las papeletas se destruyen en presencia de los concurrentes, excepto aquellas que no hubieran sido consideradas válidas o las que hubieran sido objeto de alguna reclamación, las cuales se unen al acta y se archivan con ella.

El segundo recuento se hace en base a los resultados de cada acta. Es el escrutinio oficial y definitivo que se realiza por las Juntas Electorales Provinciales. Comienza tres días después de los comicios, no debe concluir más tarde del sexto día posterior al de las elecciones e incluye el voto de los residentes ausentes (CERA). Cuando termina, los representantes de las candidaturas pueden presentar reclamaciones, pero solo aquellas referidas a las incidencias recogidas en el acta de sesión de las mesas o del escrutinio de la Junta Electoral. 

Ambos escrutinios son públicos y cualquier persona, sea o no elector, puede estar presente en dichos actos. Por tanto, un segundo recuento no se realiza porque pueda haber un fraude , como lo asegura la publicación, sino porque así lo estipula la ley electoral.

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente