Newtral
Nahikari García y la ansiedad del gol
Siguiente

Nahikari García y la ansiedad del gol

La delantera ha firmado uno de los mejores años de su carrera, siendo clave en los históricos octavos de final de España en el Mundial 2019 y dando la victoria a la Real Sociedad en la Copa de la Reina. Con solo 22 años, ya es un referente para las niñas.



De pequeña, Nahikari García respiraba fútbol las veinticuatro horas. Leía los periódicos deportivos y hablaba constantemente, pero siempre sobre fútbol. «Mi madre dice que parecía uno de esos señores que se sientan en la barra del bar», bromea. Una niña que estaba al tanto de todo lo que sucedía, conocía a todos los jugadores y seguía los pasos de su ídolo: Raúl González. Ahora es la capitana de la Real Sociedad y una de las claves en el ataque de la selección española de fútbol que llegó a los octavos de final de un Mundial por  primera vez en su historia. Con solo 22 años, se ha convertido en un referente.

Nahikari durante un partido con la selección española de fútbol | Eidan Rubio (RFEF)

El 24 de junio de 2019 fue una fecha histórica para la selección femenina de fútbol. Pese a la derrota ante Estados Unidos (2-1)—que después salió campeona—, era la primera vez que España jugaba los octavos de final de un Mundial. En este hito hubo una protagonista que hasta el descanso del primer partido era inesperada: Nahikari, quien junto a Lucía García revolucionó la segunda parte logrando una remontada necesaria ante Sudáfrica (3-1), que se había ido ganando al descanso.

Los focos se giraron hacia una nueva generación que jugaba sin complejos, y así lo manifestaban las jugadoras con más peso del equipo. Jenni Hermoso, delantera del Barça y autora de tres goles durante el Mundial, tenía claro que Nahikari debía estar en el once si España quería hacer un buen papel, y así lo reclamó públicamente. El seleccionador le dio la titularidad ante Alemania—doble campeona del Mundo y ocho veces de Europa—, convirtiéndose en una pieza esencial durante la primera fase. Frente a una de las favoritas, la delantera Txuri-urdin tuvo dos mano a mano con la portera, Almuth Schult, pero ninguna de ellas entró y España terminó perdiendo ese partido.

La ansiedad no se apoderó de Nahikari. En los días posteriores, mantenía la compostura y manifestaba que las delanteras no solo tenían la labor de meter el balón entre los tres palos. La realidad es que ella ya había aprendido la lección, la necesidad de relativizar los fallos y aislarse del entorno. Solo dos años atrás, en la final de la Eurocopa sub-19, sintió que su carrera terminaba al fallar en el 91’ el que habría sido el empate y una nueva oportunidad de ganar el título.

Trabajo mental contra la ansiedad

El trabajo psicológico posterior y la madurez de sumar encuentros en la élite del fútbol español han dado a la joven jugadora las herramientas para abstraerse de la presión que rodea a quienes deben decidir los partidos. «Somos conscientes de lo que se nos exige y que estamos para marcar goles, pero aportamos muchísimas más cosas y debemos relativizar los fallos y las ocasiones perdidas», explica a Newtral. «En el fútbol parece que o estás arriba o estás abajo. Una misma tiene que mantener un equilibrio: ni cuando las cosas van bien eres la mejor, ni cuando van mal estás en un pozo oscuro. Para lograrlo es ayuda el entorno que tengas, especialmente compañeras que te muestren confianza, y saber que siempre tendrás un momento mejor cuando los goles entrarán».

La delantera guipuzcoana ya no piensa tanto en el exterior. Su mundo se reduce al rectángulo de juego, donde se siente feliz y una persona diferente. «Cuando me meto a jugar no pienso demasiado. Siempre digo que dentro del campo se me ve una persona súper competitiva, muy seria y muy centrada. No es real, porque soy más vergonzosa, fuera no muestro tanto carácter. Ahora tengo esa capacidad de poder centrarme solo en lo que pasa en el partido y es lo que me hace disfrutar. Me encanta jugar al fútbol, me encanta competir, me encanta la adrenalina del partido. Ojalá pueda seguir disfrutando mucho tiempo, que siga viviendo la competición como lo hago para poder seguir sintiéndome yo».

Clave en la selección española

Su primera participación en el Mundial confirmó el relevo generacional en la selección española. Junto a Patri Guijarro y Lucía García, dejó muestras del potencial que tienen de cara a la Eurocopa 2021. Pero si hay algo que no pierde de vista es el origen, la conciencia de que hasta hace muy pocos años las mujeres no podían dedicarse al fútbol. Ella lo descubrió con un recorte de prensa de Vero Boquete, la delantera gallega que estaba recorriendo el mundo jugando en las mejores ligas.

Con la experiencia de veteranas, Nahikari mira hacia el futuro buscando el equilibrio. «Intento escuchar a las dos partes, a las veteranas que han vivido un fútbol totalmente diferente, que sabe de dónde veníamos y que vivió una época en la que no aparecíamos en televisión o no había recursos, y a las jóvenes que tienen mucha ilusión y que vienen de ganarlo prácticamente todo en las categorías inferiores. En la selección, si conseguimos equilibrar eso podemos estar ante algo muy grande, porque hay un mix de ambición y de tener los pies en el suelo, de saber de dónde venimos pero seguir creciendo».

La capitana de la Real Sociedad es una de las estrellas de la liga femenina, pero no pierde la perspectiva para avanzar. «Siempre digo que las jugadoras hemos puesto mucho para crecer, hemos trabajado muchos años en la sombra y hay gente que nos ha abierto el camino. Pero después tenemos la responsabilidad de enganchar a la gente, de hacer un fútbol atractivo y conseguir resultados. El dinero es necesario para cualquier crecimiento y ahora contamos con más recursos, pero es un crecimiento que se tiene que dar de la mano. No hay stop, hay que luchar».

Nahikari García, durante un partido ante el Levante | Real Sociedad

Primer título de la Real Sociedad

En esta tarea de enganchar a los seguidores, los triunfos son clave. El pasado mes de mayo, Nahikari marcó el gol de la victoria en la final de la Copa de la Reina ante el Atlético de Madrid (2-1). En el estadio de Los Cármenes (Granada), se vivió un momento  histórico para los realistas, que veían a su sección femenina ganar su primer título. «Tenía muchos frentes abiertos importantes y la Copa era uno de esos. Desde que llegué a la Real con 16 años, siempre que me preguntaban decía que mi sueño era ganar un título con este equipo. Me siento parte de la historia junto a mis compañeras porque es una final que se va a recordar siempre por ser el primero y sobre todo por cómo se hizo, dónde se hizo y contra quién se hizo».

El resultado le hizo reflexionar y, pese a tener ofertas de otros clubes, ligó su carrera un año más a la Real Sociedad. «La final marcó parte de mi decisión. No el hecho de haber ganado sino abrir los ojos al entorno, al club, a la afición, a lo que se podía conseguir si todos empujábamos y remábamos en la misma dirección. Eso orientó mi decisión. En ese momento sentía que tenía que seguir en ese barco, que podía ayudar al club a seguir creciendo, y ojalá esté ayudando. Veremos hasta dónde llegamos dados de la mano».

El futuro, ligado a la medicina

Pese a ser una de las grandes estrellas del fútbol español, Nahikari es consciente de que su formación es esencial en su futuro. Estudiante de Medicina, trata de compaginar la carrera con un fútbol cada vez más exigente. «Estoy en tercero y es complicado por la exigencia y dedicación, que cada vez es mayor tanto en mi club como en la selección. Hay que saber equilibrarse física y mentalmente, pero los estudios son algo que me ayudan a desconectar de tanto fútbol y que quiero seguir haciendo. Lo voy llevando, que no es poco, pero ojalá en el futuro hable como doctora. Ahora mismo me veo como futbolista porque es mi realidad, pero seguramente podré combinar las dos cosas».

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente