Newtral


Las otras investiduras de la democracia
Siguiente

Las otras investiduras de la democracia

En la historia democrática, solo un candidato a presidir el gobierno no superó la sesión de investidura. Fue Pedro Sánchez en 2016. Este 23 de julio el líder socialista vuelve a pedir el apoyo de la Cámara Baja para convertirse en presidente. 

Desde 1979, el Congreso ha vivido 14 plenos de investidura. En 9 de ellos, el candidato fue investido en primera votación. Las tres excepciones son Leopoldo Calvo-Sotelo en 1981, José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 y Mariano Rajoy en 2016, que además tuvo que presentarse dos veces. La mayoría más holgada la tuvo Felipe González en 1982, con el apoyo de 207 de los 350 diputados.

1979: la primera investidura

Tras la legislatura constituyente, Adolfo Suárez fue el primer candidato de la España de la Constitución de 1978 investido presidente. Lo logró en primera votación con 183 votos a favor, 149 en contra, las 8 abstenciones de CiU y 10 ausencias. Unión de Centro Democrático, el partido de Suárez, logró sumar el voto de Coordinación Democrática, el Partido Socialista Andaluz (más tarde rebautizado como Partido Andalucista), el Partido Aragonés Regionalista (PAR) y Unión del Pueblo Navarro (UPN). En contra votaron PSOE, PCE, PNV, Euskadiko Ezkerra, ERC, Unión Nacional y Unión del Pueblo Canario.
Los ocho diputados de Convergència i Unió, una alianza sellada en septiembre de 1978, se abstuvieron. Lo más peculiar de aquella primera investidura fue que no hubo debate parlamentario sobre el programa de Gobierno del candidato. El reglamento todavía provisional dejaba un vacío que despertó las quejas de la oposición. Dos años después, Suárez dimitió.

1981, 2008 y 2016: investidos en segunda votación

La votación de 1981, tras la dimisión de Suárez, estuvo marcada por el golpe de Estado del 23-F, y es el único caso en que el ‘no’ a un candidato en primera vuelta acaba convirtiéndose en una mayoría absoluta en segunda. Después de la votación fallida, la segunda la interrumpió la entrada del teniente coronel Antonio Tejero en el Congreso al grito de «¡quieto todo el mundo!». Se retomó dos días más tarde y Calvo Sotelo logró mayoría absoluta (186 votos a favor).

También en 2008, segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, el socialista no logró la mayoría absoluta de la primera vuelta y tuvo que esperar a la segunda para ser investido presidente. El PSOE tenía 169 diputados y fueron los únicos apoyos que obtuvo. En 2016, la última investidura, Mariano Rajoy tuvo que presentarse como candidato dos veces. Y en la segunda, consiguió ser presidente en segunda votación gracias a una abstención histórica del PSOE.

1982: la mayoría más holgada

La investidura de Felipe González en 1982 es la que ha contado con más apoyos en la historia de la democracia española, al obtener 207 votos a favor. González ya obtuvo el que sigue siendo el mayor resultado en escaños de los socialistas en todo su historia, 202, por lo que la investidura estaba asegurada. Aún así, sumó el apoyo del PCE, CDS y EE. Y el presidente del Congreso, el socialista Gregorio Peces Barba, no votó. 

1986: mayoría absoluta en 173

La votación de investidura se celebró tres meses después del referéndum sobre la OTAN y fue la única en la que Felipe González sólo obtuvo el apoyo de los 186 diputados de su partido, que le bastaban para la mayoría absoluta. Además, ésta se había rebajado a 173 diputados, puesto que solo habían prometido o jurado acatar la Constitución —convirtiéndose así en diputados— 345 de los 350 electos. Los cinco de Herri Batasuna no se habían convertido en miembros de pleno derecho del Congreso.

1989: 18 diputados menos por problemas con los resultados electorales

Felipe González decidió adelantar las elecciones tras la huelga general de 1988 y el PSOE perdió la mayoría absoluta. El día de la sesión de investidura, faltaban 18 diputados que no habían jurado el cargo. Se habían impugnado las elecciones en Murcia, Melilla y Pontevedra, y la investidura llegó sin resolución judicial sobre los comicios. A los cuatro diputados de Herri Batasuna, cuya fórmula de acatamiento «por imperativo legal» acabó en pleito, se les consideró «diputados ausentes». González logró los apoyos suficientes en la primera votación de investidura.

Sin esos 18 diputados, la Cámara quedaba formada por 332 y la mayoría absoluta se rebajó a los 167 diputados, exactamente los que logró Felipe González en primera votación. El líder socialista prometió someterse a una cuestión de confianza en cuanto la Cámara estuviese al completo, que llegó cuatro meses después y en la que venció.

2016: la investidura fallida

En la democracia, solo ha habido un candidato propuesto por el rey que no ha pasado el examen de la investidura. Fue Pedro Sánchez en 2016. También es la única vez que el candidato no pertenecía a la lista más votada en las elecciones generales, que fue la del PP. Después de un pacto con Ciudadanos, el socialista no logró más apoyos que la suma de ambos partidos, 131 diputados. Aquella investidura fallida acabó con la disolución de las Cortes y una nueva convocatoria electoral, y con la investidura de Mariano Rajoy… al segundo intento.

 

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente