Newtral


Laia Sanz, historia de un sueño cumplido
Siguiente

Laia Sanz, historia de un sueño cumplido


Con 6 años disputó su primera prueba oficial: quedó última. 19 años después ganaba su primer Rally Dakar

De niña las motos eran su hobby y el Rally Dakar su sueño. Con 2 años ya se subía en bicicleta; con 4, la moto de su hermano se convirtió en su mejor caballo de batallas; y con 6 empezó a competir. Su padre la inició en el mundo de la velocidad y su madre la animó a debutar en su primera carrera. Laia siempre recordará el Campeonato de Catalunya de 1992 no por el resultado – acabó última- ni por sus contrincantes, todos chicos, sino porque fue su debut en una prueba de dos ruedas. Desde ese día Laia tuvo claro que su futuro estaría sobre la moto aunque tuviera que trazar un camino nuevo.

Se acostumbró a verse las caras en la línea salida de cada carrera con chicos y con 12 años llegó su primera victoria en categoría masculina. Con esa misma edad participó por primera vez en un trial femenino internacional, algo que se le hacía raro, no estaba acostumbrada a correr con chicas. Un año después se organizó el primer campeonato europeo de trial femenino no oficial y Laia se proclamó ganadora. Una joven que comenzó a triunfar en un mundo en el que la participación de la mujer era mínima. 

Las carreras estaban pensadas para los chicos y Laia empezó a deslumbrar en una categoría que a priori no estaba diseñada para ella: el trial. En el año 2000 ganó el campeonato nacional en la categoría cadete masculino, una de las victorias de las que se siente más satisfecha. Desde ese momento Laia no dejó de bajarse de los podios y verla triunfando en el mundial y el europeo femenino era lo habitual. Lo que empezó como un hobby poco a poco se fue convirtiendo en un modo de vida. 

1o veces campeona del mundo… A los 24

Con tan solo 24 años ya tenía en su palmarés 10 mundiales, 9 europeos y 4 victorias por equipos en el Trial de Naciones y decidió embarcarse en la preparación del Rally Dakar. Pero no fue fácil, aunque los triunfos en el trial le abrieron las puertas para competir por primera vez en la prueba más famoso del mundo, necesitaba dinero para poder acudir a esta cita mundial. No fue fácil conseguirlo y con 26 años, participó por primera vez, y no solo consiguió terminarlo sino que ganó el Trofeo Femenino y acabó en la 39ª posición absoluta: el debut soñado.

Desde ese momento se ha hecho fuerte en esta competición. Ha participado en nueve ediciones y en todas ellas ha llegado a la meta. Debutó con la intención de poder finalizar este duro reto y tras nueve años solo piensa en mantenerse entre los primeros del ránking. Distintos objetivos pero misma meta: continuar triunfando en el Rally Dakar. En 2015, en su quinta participación, consiguió su mejor posición, 9º puesto absoluto y consiguió así el mejor resultado en motos de una mujer en las 37 ediciones de la prueba.

Laia sabe lo que significa esta competición y lo que supone ser mujer en el mundo del motor. Antes de que llegara ella, otras mujeres abrieron el camino, ella supo continuar la senda y ahora anima a las más jóvenes a que se embarquen en esta aventura del Rally Dakar, porque también es un mundo para ellas. En la pasada edición, enero de 2019, las mujeres hicieron historia en esta competición, participaron 17 y España con 4 pilotos fue el país con más representación. Dos en motos, Laia Sanz y Sara García, y otras dos en coches, Cristina Gutiérrez y Rosa Romero.

Con la vista enero de 2020

El Dakar es sinónimo de esfuerzo, superación y situaciones extremas, pero también de desconexión. Laia sabe que esta prueba pone a prueba sus límites. Ella lo tiene claro “algo tendrá que nos hace volver” y después de nueve ediciones Laia ya visualiza el próximo mes de enero, esta vez se disputará en Arabia Saudí. Un país donde las mujeres comenzaron a conducir hace un año y que a priori supone un reto para una sociedad que no permite a la mujer llegar donde llegan ellos. Para Laia es una nueva senda a trazar, tiene la oportunidad de abrir mentes y nuevos caminos y seguir demostrando que las mujeres también pueden. 

A sus 33 años Laia suma 13 mundiales y 10 europeos de trial femenino, 6 títulos en el Trial de las Naciones, 9 victorias en trofeo femenino del Rally Dakar, 5 mundiales de enduro femenino y muchos reconocimientos más. Trabajo, esfuerzo y constancia para llegar hasta aquí y continuar abriendo puertas porque como dice Laia “quien tiene la voluntad, tiene la fuerza”. 


 Vero Boquete: “Gracias al fútbol soy mejor jugadora pero también mejor persona

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente