Newtral


La homeopatía tampoco cura ya en el diccionario
Siguiente

La homeopatía tampoco cura ya en el diccionario

La Real Academia Española retira de la definición de homeopatía su poder curativo, en una iniciativa de la comisión de la RAE en la que estaba Margarita Salas.

El diccionario de la RAE cambia la definición de homeopatía

Cerco a las pseudociencias en el diccionario. La última revisión de la RAE ha incluido el cambio de definición de homeopatía. Hasta ahora se consideraba un «sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir».

Desde este jueves, en la web de la RAE (desde enero en la edición impresa) la homeopatía es una «práctica que consiste en administrar a alguien, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían supuestamente en la persona sana síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir».

El proceso se inició en 2017, en la comisión en la que participaba la científica y académica Margarita Salas

La lucha contra las pseudociencias en el diccionario se inició en 2017, dentro de la Comisión del Vocabulario Científico y Técnico, a la que pertenecía la recientemente fallecida Margarita Salas.

Junto a ella, Guillermo Rojo (lingüista), José Manuel Sánchez Ron (periodista), Antonio Fernández de Alba (arquitecto), Pedro García Barreno (médico), Juan Gil (filólogo), Miguel Sáenz (traductor) y Manuel Gutiérrez Aragón (cineasta).

La homeopatía (distinta de terapias basadas en plantas) carece de respaldo científico y no se ha podido demostrar, con tal metido, ningún poder de curación.

Según la Organización Médica Colegial, una pseudoterapia como la homeopatía «puede ser un campo legítimo de estudio sin resultados concluyentes todavía, pero que se presenta como ya validado ante la sociedad». El efecto placebo generado al sentirse cuidado «disfraza la falta de efectividad de dichas técnicas», apuntan.

La acupuntura no será terapeútica y la osteopatía, complementaria

Además de la homeopatía, aparecen otros términos relacionados con pseudoterapias sin aval científico curativo. En la definición de acupuntura la enmienda añade que se trata de una técnica «tradicional china». Pero no «técnica terapéutica» como hasta ahora. Ahora sostiene que «consiste en  introducir agujas en puntos determinados del cuerpo del paciente», sin entrar en sus efectos.

Por su parte, la osteopatía pasa a ser una «terapia de medicina complementaria consistente en aplicar masajes y otras técnicas de manipulación de los músculos y las articulaciones con el fin de restablecer el funcionamiento normal del cuerpo humano». En este caso, la enmienda viene con el añadido complementaria a medicina.

De esta manera, la entrada medicina complementaria aparece por primera vez como «conjunto de prácticas terapéuticas que se emplean como complemento de la medicina convencional».

Analérgico, mal aire, andropáusico…

También ha introducido novedades en otros términos clínicos o científicos. Por ejemplo, en la etimología de la palabra malaria, que viene de mala aria ‘mal aire’.

Aparece analérgico/ca, que significa «que no produce alergia», derivado de alérgico (de an- y alérgico) y pone como ejemplo dentífrico analérgico.

Además, incluye la palabra andropáusico para definir al hombre «que está en la andropausia», es decir el climaterio masculino; e incluye como acepción aquellas definiciones perteneciente o relativo a ésta.

Por primera ve incluye el término médico aniridia que define como la «falta congénita del iris del ojo».

Los cambios propuestos en 2017 por la Comisión del Vocabulario Científico y Técnico han tenido que pasar por las restantes academias de la lengua española (ASALE) y la comisión delegada del pleno.

La batalla del Gobierno contra las pseudoterapias

Hace ahora casi justo un año que los ministerios de Ciencia y Sanidad presentaron un plan con medidas para facilitar a la ciudadanía información veraz sobre el conocimiento científico relacionado con las malas prácticas o pseudoterapias.

La idea, aún por concretar normativamente, es eliminar de los centros sanitarios las prácticas no contrastadas y se garantizar que sólo los profesionales con titulación oficial realicen las actividades en los centros de salud. La palabra sanitario deberá desaparecer de los centros que ofrezcan terapias alternativas.

Pedro Duque, en Newtral: «No se va a prohibir nada»

En febrero lanzó la campaña y web coNprueba.es e inició los trabajos para crear una lista de pseudoterapias, es decir, prácticas que científicamente se pueda asegurar que no dan resultado en el tratamiento de dolencias. El proceso de investigación sigue en marcha, y según explicó el ministro de Ciencia Pedro Duque en esta entrevista para Newtral (minuto 4:40), «no se va a prohibir nada»:

Aunque en 2011 se empezaron a hacer trabajos sistemáticos desde las instituciones públicas, a fecha de febrero, de las 139 técnicas analizadas, 73 no tienen ningún ensayo clínico aleatorizado, revisiones sistemáticas o meta-análisis sobre su eficacia o seguridad, por lo que «no se apoyan en el conocimiento científico con metodología suficientemente sólida para acreditar su eficacia y seguridad, y se consideran pseudoterapias», según los ministerios de Ciencia y Sanidad.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente