Newtral
La ciencia no ha encontrado peligro en la radiación del 5G
Siguiente

La ciencia no ha encontrado peligro en la radiación del 5G

2020 supone el despliegue del 5G. Comunicaciones con más capacidad, multidispositivo y menor ‘retardo’, lo que exigirá más antenas y ha despertado temores. La evidencia científica señala que la exposición esperada a las radiaciones no suponen un peligro.



El futuro despliegue de la red 5G ha obligado a desplazar a algunos canales de televisión de su habitual acomodo en nuestros televisores. Esto ya debería darnos una pista del tipo de ondas (bandas) con las que trabaja, UHF y SHF.

Pero eso no quita para que haya despertado recelos, ya que promete un despliegue nunca conocido de antenas y dispositivos pequeños por todos sitios. Pensada para transportar más datos y una pléyade de mini dispositivos conectados (internet de las cosas), ¿tiene algún peligro el 5G?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) marca desde mediados de los 2000 unas pautas claras respecto a las radiaciones electromagnéticas. Mientras que las legislaciones establecen límites legales de exposición, muy por debajo de la evidencia de posibles daños.

El profesor de radiología de la UCLM Alberto Nájera López lleva años divulgando sobre radiaciones electromagnéticas en Radiando, blog destinado a desmontar mitos sobre la afección a la salud de estos dispositivos.

Cree que con el 5G se están repitiendo los miedos, ya desmontados, a partir del despligue de una nueva tecnología, como ocurrió con las antenas del GSM, el 3G y el 4G después, además del wifi. Y ninguna de esta, con base a estudios epidemiológicos, ha devastado poblaciones pese a su impacto a nivel global.

5G, ¿como todos los móviles en la feria de Albacete?

Como explica en su blog, la abundancia de dispositivos que promete el 5G podría compararse a las grandes concentraciones de móviles en lugares como festivales.

Así que, junto a otros colegas, Nájera decidió estudiar el impacto radiológico de las ferias de Albacete, que concentran hasta 50.000 personas por hora usando sus móviles a la vez y tirando de antenas portátiles desplegadas a pie de ferial por las operadoras.

El resultado se publicó en la revista científica Environmental Research . «Muestran que los niveles de radiación durante la Feria duplican a los registrados una vez terminada. Parecen elevados, pero si nos atenemos a los establecidos por la Comisión Internacional para la Protección ante Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP) quedan entre 10.000 y 100.000 veces por debajo», señala el autor, que además hizo una interpretación de los datos en The Conversation.

El 5G no funcionará como las antenas a pie de feria de Albacete. Una de sus características es que, a diferencia de las células convencionales, que radian en todas direcciones con más o menos intensidad, el 5G ‘busca’ al dispositivo al que se dirige. Manda una señal más dirigida.

Menos potencia necesaria

En una onda electromagnética conviene distinguir varias cosas. Intensidad, potencia y longitud-frecuencia. Esto último es lo que determina que provoquen daño en nuestras células, lo que suele referirse como el mayor peligro. Es decir: que produzcan cáncer.

Como explicamos en el vídeo, entre la antena del Pirulí y una bombilla de casa, es la bombilla encendida la que emitirá con una energía mayor, entendida esta como frecuencia o velocidad a la que vibran sus ondas, aunque tenga muchísima menos potencia por superficie al pie de Torrespaña.

Es la frecuencia de su vibración lo que puede romper las cadenas de ADN de una célula y, por tanto, derivar en un cáncer. Ni las ondas de radio-televisión, ni las del móvil, ni las de la luz vibran suficientemente rápido como para tener este efecto.

Distintas radiaciones nucleares | M.V.
Distintas radiaciones ionizantes | M.V.

Sí lo tienen los rayos UVA y UVB del Sol o las consideradas radiaciones ionizantes, como los rayos X o la radiactividad de algunas sustancias, capaces de romper átomos, incluidos los de nuestro cuerpo.

Los organismos reguladores se fijan no sólo en el tipo de radiación (su frecuencia), sino en la potencia (medida en julios o vatios) y la exposición de las personas, que depende de otros elementos, como la proximidad a la fuente de radiación. El Real Decreto 1066/2001 es quien lo regula en España.

A este respecto, tecnologías como el 5G o el la banda del terahercio (quizás, el wifi del futuro), «requieren menos potencia en la fuente emisora (antena)», explica uno de los principales investigadores en esta última tecnología, Josep Miquel Jornet, desde la Northeastern University de Boston (EE.UU.).

De todas formas, no todas las ondas del 5G operarán con la misma energía, como explica a Newtral.es Noelia Miranda, responsable de Desarrollo Técnico y Formación del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT). Es una novedad el uso de bandas milimétricas en telefonía móvil», precisa.

Pero la última resintonización de canales de TV es prueba de que aún se usan bandas de ondas tradicionalmente ocupadas por tecnologías que durante décadas han demostrado su inocuidad, como la FM, la VHF o la UHF de televisión.

En bandas con mucha más energía, «la propagación de estas ondas es más complicada, se atenúa más rápidamente, por eso compensa mandar la señal exactamente a donde toca, con una tecnología muy direccional», añade Jornet.

Es verdad que eso implica una comunicación constante entre el dispositivo y la base para saber en todo momento dónde está y mandar de forma directa la señal, pero eso ya ocurre con las células de telefonía actual.

Otros trabajos ponen el foco en las altas frecuencias, no tanto en la potencia. Se han observado efectos biológicos en células, nadie afirma que las radiaciones sean inocuas. Pero esos efectos se han encontrado en cultivos a los que se ha expuesto directamente en laboratorio.

¿Y el efecto en la infancia?

Pero la preocupación vuelve a centrarse en grupos teóricamente vulnerables, como la infancia. Entre los últimos trabajos con una muestra de población de España, este trabajo de investigadoras del Instituto de Salud Global (ISGlobal) en Environment International.

Las conclusiones del estudio demuestran que el grado de exposición de los más pequeños a las ondas electromagnéticas –aunque fueran 100% inocuas– es, de por sí, muy bajo en relación a los límites legales. Esto incluyó un análisis de las ondas de teléfonos inalámbricos y móviles, estaciones base de telefonía, rúteres wifi y radio y TV en UHF, como la del 5G.

Descubrieron que no son las ondas del móvil o wifi a las que más nos exponemos. Son las de las antenas de telefonía, por su propia naturaleza. La conclusión de las mediciones fue que el promedio de por persona total fue de 75,5 µW por metro cuadrado.

Esto es muy por debajo del nivel de referencia de 4,5 a 10 W/m2 que determina la Comisión Internacional para la Protección contra Radiación No-Ionizante (ICNIRP).

La tecnología 5G cambia en parte este paradigma, ya que la idea es justamente que no sea una antena de gran potencia la que cubra una amplia área.

No son los móviles ni el wifi, sino las antenas de la calle a lo que más nos exponemos, aunque sin peligro

¿Quiere decir esto que está todo bien y podemos olvidarnos del tema? No. Las investigadora del estudio Laura Ellen Birks. explica que «es necesario seguir evaluando la exposición en la población infantil, ya que el uso de nuevos dispositivos y las fuentes seguramente variarán en los próximos años».

Y justamente por eso se han revisado los valores máximos y se han aumentado los controles desde Inspección de Telecomunicaciones. Ahí se muestra un mapa de todas las antenas de telefonía de España, con datos sobre propiedad, los niveles de potencia emisión y cuánto por debajo del límite legal se encuentra.

Según un informe del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias (COIT), «cabe esperar que los niveles de exposición previsibles no cambien significativamente y, en todo caso, no podrán superar los límites máximos permitidos que garantizan la salud pública respecto a emisiones electromagnéticas».

Sí pudo afectar al pronóstico del tiempo

Uno de los efectos más o menos inesperados del despliegue del 5G es que interfiera con los satélites de observación meteorológica. En un artículo publicado en 2019 en la revista Nature, hicieron modelos según los cuales frecuencias del 5G podrían provocar interferencias en las señales de las masas de vapor de agua en la atmósfera.

La agencia meteorológica de Estados Unidos (NOAA) y la NASA negociaron con la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) la protección de las frecuencias que se utilizan para las observaciones terrestres y atmosféricas, pese a que se adjudicó el primer lote del espectro sin considerar este problema.

Aquello derivó en un tremendo guirigay entre republicanos y demócratas en el seno de la Comisión. El tema se abordó globalmente en una conferencia específica en Egipto.

3 Comentarios

  • Disculpen pero olvidaba comentar algo muy importante con respecto a una información que da el Sr. Viciosa en el artículo, en el sentido de que los niños estén muy poco expuestos a la radiación de antenas. Es FALSO, y tiene el objetivo de engañar al lector con respecto a la inocuidad de la radiación. Los niños están tan expuestos como los adultos, con el agravante de que son mucho más vulnerables: su cerebro no está tan protegido como el de un adulto (los huesos del cráneo son más delgados, y también porque sus sistema nervioso central está en pleno desarrollo. Está demostrado que la exposición a CEM afecta a las capacidades cognitivas, la memoria, la atención, en definitiva al aprendizaje. Si las antenas producen más radiación que los dispositivos que tenemos en casa que, por cierto, emiten la misma frecuencia, menor potencia eso sí, pero en campo cercano, porqué se considera inocuo instalar cientos de miles de antenas que se colocarán en las fachadas a una distancia de las cabezas de apenas 2,50 m. como mucho. emitiendo una radiación de hiperfrecuencias sin que podamos saber dónde están instaladas. Negar la evidencia es una locura. Los beneficios millonarios que van a obtenerlas operadoras con el consentimiento inconsciente de la mayoría de la población a esta nueva tecnología no justifican este brutal ataque a la salud. Recuerden, son decenas de miles de afectados, mayoritariamente mujeres que se ha vuelto electrohipersensible, la inmensa mayoría sin derecho a diagnóstico que se están viendo en la tesitura de tener que dejar el trabajo con lo cual su vida se vuelve más precaria cuando no insoportable si hay niños sobre todo. Hay mujeres que han tenido que abandonar el domicilio e irse a vivir a lugares despoblados donde apenas llega la cobertura. Viven sin luz ni calefacción porque su intolerancia a las ondas es muy grave. Como sé que pensarán que esto es una fricada, les ruego se informen de lo que sucede en Suecia, donde los sucesivos gobiernos desde 1998 en que se reconoció la electrohipersensibilidad como discapacidad funcional (puede ser causa de baja laboral), mantienen este reconocimiento con todos los derechos que supone para los afectados, en cuanto al diagnóstico y al tratamiento. Vean a donde llevan a los enfermos muy graves. En 2011 el gobierno declaró tener en el país 298000 personas afectadas de electrohipersensibilidad en menor o mayor grado. Y otras 18000 en estadio muy avanzado que van a vivir a una zona de refugio que el gobierno construyó hace dos décadas en el bosque. Yo tengo una entrevista con una mujer española que en ese momento (2010) vivía en Suecia y que me explicó cómo se trata en Suecia este asunto. Vergúenza para España, uno de los lugares más permisivos para las operadoras y la instalación de infraestructuras donde los medios están amordazados y cuando dicen algo, vemos como los más importantes se convierten en portavoces de estas multinacionales que le han puesto un precio a nuestra salud. La SEXTA no ha dejado nunca espacio para dar voz a estas personas, y viendo ahora lo bien que se lleva con Santillana y Samsung hay que temerse lo peor. «El evento «Grandes profes» tiene que ver con la venta de app de Santillana y con la venta de tablets de Samsung para los alumnos y alumnas de la escuela pública y concertada. !Qué gol nos metió Zapatero y las 12 multinacionales que han visto la escuela como un suculento pastel que hay que repartir! Irradiar a niños y adolescentes durante toda la jornada escolar debería ser un delito contra la salud pública. No se preocupen estamos todavía muy lejos de esto, pero no lo duden, llegará, tiempo al tiempo.

    • Ni una sola prueba, ni una sola cita, ni un solo estudio, solo bla bla bla. Mire, señora, usted haga lo que le dé la real gana, pero la Ciencia es la única que puede emitir y emite sus dictámenes científicos, y estos no le dan a usted la razón, por más que se empeñe con cuentos de asustaviejas.
      Le voy a dar una cifra real, que puede comprobar en cualquier web o libro de Ciencia: la radiación electromagnética del Sol es miles de veces más potente que la de los teléfonos o antenas móviles, y causa cambios fisiológicos y daños en las células, algunos tipos de cáncer, etc. Así que no deje salir a sus hijos a la calle durante el día, no vaya a ser que contraigan algo gordo.
      Y usted lea un poco e infórmese bien antes de soltar el «uyuyuy que vienen las multinacionales».

  • A la atención de Ana Pastor

    Pensaba que Newtral se dedicaba a poner de manifiesto las mentiras, falsedades y engaños de las declaraciones que hacen los políticos especialmente, pero ya veo que también se dedica a crear sus propios fakes.
    Mario Viciosa le hace un flaco favor a la plataforma Newtral que contaba con la credibilidad de cuantos vemos el Objetivo. Ana Pastor ha hecho un buen trabajo que acaba de tirar por tierra este periodista que enzarzado en los argumentos de Alberto Nájera no ha dudado en utilizarlos para dar a entender que el 5G ya está suficientemente investigado y es inocuo.

    Esto es FALSO. Más de 190 entre médicos y científicos han denunciado ante la ONU y la OMS que se esté desplegando el 5G sin estudios previos ni que en este país se haya creado la comisión interministerial tal y como obliga la Ley Gral de Telecomunicaciones.
    Y sí que hay estudios, es de nuevo FALSO el argumento de Viciosa.
    El NTP y el Ramazzini son estudios publicados en distintos países que muestran daños importantes en el corazón de los ratones macho. Un resultado que debería animar a seguir investigando antes del despliegue de esta tecnología cuyo nombre 5G no significa que sea una continuación del 2G, 3G, 4G, sino un salto cualitativo con frecuencias sobre las que los seres humanos, animales ni plantas hemos tenido experiencia de exposición alguna ni entraron en la regulación. Una tecnología que necesitará un número exponencialmente más alto de antenas que las que tenemos ahora que serán instaladas muy cerca de las personas y con muy poca distancia unas de otras.
    Para su conocimiento y vergüenza del Sr. Viciosa, les informo que alberto Nájera es colaborador oficial de CCARS, un comité gestionado por el COIT (Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones) financiado por las operadoras cuyo único objetivo es el despliegue de infraestructuras para el desarrollo ciego y salvaje de la tecnología inalámbrica, es decir ANTENAS. Con el 5G van a tener mucho trabajo. Pues bien, Nájera trabaja sin descanso desde que es colaborador para que no se dé una conferencia importante en ningún sitio de España. Logró que se vetará al Dr. Ceferino Maestú en el Colegio de Médicos de Valladolid y se censurara con suspensión una charla que este médico experto con investigación propia publicada sobre el Síndrome de Sensibilidad Central iba a dar en Valladolid. Nájera insultó a este médico y a todos los enfermos más bien enfermas de este síndrome (cerca de 2 millones en España)a quien tachó de pseudocientífico y a las afectadas por el síndrome de antenofóbicos y enfermos mentales.
    Lo digo para que se sepa qué clase de persona aconseja a este periodista que sin apenas información se atreve a poner en cuestión los estudios sobre daños publicados en el mundo. Viciosa miente ya desde el título dando a entender que la ciencia lo tiene claro con respecto a la inocuidad, «que no ha encontrado peligro en la radiación 5G». La ciencia sí ha encontrado peligro en la radiación que emite el 5G. Es verdad que esta tecnología es muy novedosa, aún así ya hay estudios publicados que muestran daños importantes tanto en los seres humanos como en los insectos y el medioambiente. Algo que ha puesto en alarma a dos centenares de científicos en el mundo y que han publicado un manifiesto para informar al mundo sobre lo que significará ser irradiado con hiperfrecuencias (5G) a partir de ahora.
    Pondré de manifiesto públicamente todas las mentiras y falsedades de este artículo que Mario Viciosa ha publicado en la página de Newtral en base a argumentos que le ha transmitido Nájera como claramente se ve sin haberlos contrastado como debería haber hecho. Nájera no es un investigador en el tema de efectos en la salud producidos por la exposición a radiación. Sus trabajos publicados son estrictamente técnicos y de ellos no se puede deducir de ninguna forma la inocuidad de la radiación que emite la tecnología inalámbrica ni mucho menos la que emite el 5G sobre la que no ha publicado ningún experimento a los que tan dado es este profesor de física.
    Con el deseo de que Mario Viciosa recifique públicamente, me despido de usted Ana Pastor, con un cordial saludo.
    Asunción Laso
    PS.: Hay pantallazo sobre este artículo. No nos conformaremos con que lo eliminen. Mario Viciosa debe rectificar aunque solo sea por la credibilidad de Newtral

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente