Newtral


La abstención cardinal de ERC para la coalición de Sánchez e Iglesias
Siguiente

La abstención cardinal de ERC para la coalición de Sánchez e Iglesias

La posición de los independentistas catalanes es capital para sacar adelante la investidura y materializar el “Gobierno de coalición progresista” que acordaron los líderes de PSOE y Unidas Podemos

Página web de Gabriel Rufián

El preacuerdo que anunciaron el martes el presidente en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no es suficiente para formar un “Gobierno de coalición progresista” y requiere el apoyo de más fuerzas políticas. Para alcanzar la mayoría suficiente que le permita ser investido, Sánchez debe sumar a otros partidos al pacto. Y todas las combinaciones aritméticas redundan fundamentalmente en dos opciones: o conseguir el sí de Ciudadanos, que ha descartado su secretario general, José Manuel Villegas, o bien convencer a ERC para que se abstenga.

Lo más importante

A pesar de que el PSOE prefiera sacar adelante la investidura sin depender de los independentistas catalanes, el rechazo ya expresado por Ciudadanos a un Gobierno de Sánchez en coalición con Unidas Podemos ha provocado que la abstención de ERC sea la alternativa más viable para obtener la mayoría suficiente en el Congreso de los Diputados que materialice una investidura.

Los republicanos se abstendrán solo si el presidente del Gobierno en funciones acepta regresar al documento consensuado resultante de la cumbre de Pedralbes que se celebró el 20 de diciembre en Barcelona. Es decir, si se compromete a “crear una mesa de negociación política entre iguales, entre las instituciones catalanas y el Estado”, para abordar una salida política al conflicto independentista catalán, según ha explicado el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès.

¿Cuál es el contexto?

Esquerra ha dado un giro a la postura manifestada el martes por su portavoz oficial, Marta Vilalta, quien avisó a Sánchez de que su partido mantenía el ‘no’ a la investidura salvo que el presidente en funciones se abriera a negociar la “autodeterminación y la amnistía”. Vilalta recordó la actitud dubitativa del candidato socialista respecto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y exigió a Sánchez que asumiera que el problema en Catalunya es político con el Estado y no interno, de “convivencia”, como remarca el punto 9 del pacto firmado con Iglesias.

Este miércoles, Aragonès ha concretado que esa negociación tendría que abordarse en una mesa de partidos al margen del Parlament y del Congreso para dar continuidad a la reunión bilateral mantenida en diciembre entre Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau de Pedralbes. “Sólo así nos podremos plantear facilitar el Gobierno”, ha precisado.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El PSOE y Unidas Podemos reúnen un total de 155 escaños de los 350 del Congreso. La mayoría absoluta se encuentra en las 176 actas, aunque reunir dicha cantidad de diputados solo es necesario para que la investidura salga adelante en una primera votación. De no darse esta circunstancia, se celebraría una segunda consulta en la que Sánchez podría ser elegido presidente si obtiene más síes que noes en la Cámara Baja.

Si los republicanos catalanes se abstienen, Sánchez e Iglesias necesitarían sumar el voto a favor del PNV (6 diputados), de Más País (3) y de varios partidos regionalistas y nacionalistas. Solo con esas dos formaciones, la mayoría alcanzaría las 164 actas. Si a ella se sumaran cinco diputados más, las 13 abstenciones de ERC vehicularían que hubiera más votos a favor que en contra a la investidura de Sánchez.

Las negociaciones con ERC estarán marcadas por el juicio contra Torra por desobediencia. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) decidió suspender la vista fijada para los días 25 y 26 de septiembre y aplazarla al próximo 18 de noviembre. La decisión del tribunal se debió a la imposibilidad material de tramitar la recusación presentada por la defensa del jefe del Govern contra dos magistrados de la sala.

#Fact

En la investidura fallida de Sánchez del 25 de julio, ERC se abstuvo en la segunda votación. Pero al término de la sesión plenaria, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, lanzó un mensaje de advertencia y avisó de que el otoño no sería un buen momento para la política, con la rémora de la sentencia del ‘procés’. “Septiembre nos complica la vida política a todos y el otoño no será un buen momento para hacer política, por motivos obvios”, previno el portavoz republicano.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente