Newtral


Jair Bolsonaro, el “Trump brasileño” favorito a ocupar la silla presidencial
Siguiente

Jair Bolsonaro, el “Trump brasileño” favorito a ocupar la silla presidencial

El líder ultraderechista del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, ha ganado con un 46% de los votos en la primera vuelta de las elecciones brasileñas. Sin embargo, al no alcanzar el umbral dorado del 50%, se enfrentará en una segunda ronda al candidato progresista y sucesor de Lula, Fernando Haddad, que consiguió un 29% de los votos.

¿Qué sabemos de Bolsonaro, apodado el “Trump Brasileño”?

Jair Bolsonaro nace un 21 de marzo de 1955 en el Estado de São Paulo. Militar de carrera, se pasó a la reserva para dedicarse a la política y fue elegido concejal del Ayuntamiento de Río de Janeiro en 1988.

José Bolsonaro en su etapa como Capitán del Ejército brasileño

Desde entonces, en estos últimos 30 años ha cambiado hasta siete veces de partido y llegó a ser el diputado más votado en Río de Janeiro en 2014. Debido a sus salidas de tono y comportamiento polémico se ha ganado los apelativos de misógino, homófobo y xenófobo. También ha defendido la tortura.

Hasta en dos ocasiones, en 2003 y en 2014, Jair Bolsonaro increpó a la diputada Maria do Rosàrio diciéndole que no la “violaría” porque “no se lo merece”.  Unas palabras por las que fue condenado a pagarle una indemnización de 2.250 euros por daños morales.

Durante una entrevista en televisión en 2011 le preguntaron qué haría si tuviera un hijo gay. Bolsonaro respondió que eso no le sucedería porque sus hijos “tienen una buena educación”. De nuevo, estas declaraciones supusieron una condena a pagar una multa de 33.450€ por daño moral colectivo.

Defensor de la dictadura militar de 1964, dedicó su voto a favor del impeachment contra Dilma Rousseff en 2016, al Coronel responsable de torturar a la propia expresidenta entre los centenares de casos resueltos por la Justicia brasileña.

Un año más tarde, durante una conferencia, Bolsonaro dijo que los negros y las comunidades quilombolas “no sirven para nada, ni siquiera para procrear”.  Sus ofensas supusieron una condena por daños morales al colectivo de 11.219,50 €.

Dilma Rousseff durante la toma de posesión de su segundo mandato, el uno de enero de 2015 Foto: Pedro França/Agência Senado

 

Se presentó a las elecciones de 2018 con un difícil rival al que batir: el expresidente Lula da Silva. Lula encarcelado por corrupción desde abril, quedó inhabilitado por los tribunales al confirmarse su sentencia en septiembre.

Con la primera línea de la carrera presidencial despejada, Bolsonaro rápidamente empezó a liderar las encuestas con un 35% de los votos, a 12 puntos de su principal contrincante y sucesor de Lula: Fernando Haddad.

A pesar de todas las polémicas que le rodean, actualmente cuenta con 3,6 millones de seguidores en Instagram, 6,8 en Facebook y 1,2 en Youtube.

Sin embargo, Jair Bolsonaro cosecha tanto apoyo como rechazo. A principios de mes, el candidato del PSL sufrió un ataque en un acto de campaña con un cuchillo. El atacante fue detenido rápidamente y Bolsonaro conducido al hospital.

Tras llegar ser intervenido quirúrgicamente, su hijo Flavio Bolsonaro confirmó que se encontraba estable al tiempo que denunciaba el “atentado” que había sufrido su padre.  El resto de candidatos cancelaron sus campañas temporamente y condenaron el ataque.

La agresión no le impidió proseguir la carrera pero dio lugar a multitud de noticias falsas: unas dirigidas a desprestigiar al propio Bolsonaro y otras a culpar a sus rivales del ataque. La Agencia Lupa y Aosfotos , ambos equipos de fact-chequers brasileños, han hecho una cobertura especial para desmentirlas.

Además, a una semana de la primera vuelta, el movimiento “Mulheres Unidas contra Bolsonaro” consiguió sacar a cientos de miles de personas en todo el país bajo el lema “Ele não” (“El no”). Una imagen que fue protagonista en los principales periódicos del país al día siguiente.

Paradójicamente, las encuestas de intención de voto que se dieron a conocer esta semana, y después de las manifestaciones, mostraron un aumento en la intención de voto en el candidato presidencial principalmente entre las mujeres, pero también entre la población negra y los más pobres.

Mientras llega la segunda vuelta el próximo 28 de octubre, los dos candidatos, Bolsonaro y Haddad seguirán pasando por el Fact-Check de la Agencia Lupa para neutralizar mentiras y desinformaciones.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente