Newtral
Illa ve «normalidad» en la vuelta al trabajo de los no esenciales y la oposición, «desconcierto»
Siguiente

Illa ve «normalidad» en la vuelta al trabajo de los no esenciales y la oposición, «desconcierto»

El ministro de Sanidad asegura en su comparecencia ante el Congreso que se ha duplicado la capacidad de realizar PCR, pasando de una media diaria de 20.000 a más de 40.000

Congreso de los Diputados

Salvador Illa ha comparecido una semana más en la Comisión de Sanidad del Congreso para explicar las últimas medidas llevadas a cabo por el Gobierno respecto a la crisis del coronavirus. 

El titular del Ministerio ha considerado que la vuelta al trabajo de los sectores no esenciales tras la hibernación decretada por el Gobierno se produjo sin incidentes, entre el lunes y el martes: “Se ha desarrollado con normalidad, con un comportamiento ejemplar y respetando el distanciamiento social”. 

Una señal que -ha valorado- demuestra la buena adaptación a las circunstancias que están demostrando los españoles: “Se constató una nueva normalidad, la ciudadanía ha interpretado que vivimos en unas condiciones muy especiales y ha interiorizado bajo mi punto de vista que hay que comportarse de una forma distinta”. 

Un punto -la buena conducta ciudadana- en el que han coincidido los partidos de la oposición que, por otro lado, han criticado la gestión del Gobierno de este retorno o, directamente, la vuelta a la actividad de los sectores no esenciales. 

En opinión del PP, “se generó desconocimiento y descoordinación” tanto por quién debía ir a trabajar -se publicó un Real Decreto en el BOE el domingo por la noche que restringía la actividad de ciertas obras de construcción- como en las condiciones en que debieron hacerlo los trabajadores. En esta línea también se han manifestado Navarra Suma y el PNV.

Han ido un paso más en las críticas formaciones como ERC, EH Bildu o el BNG, partidarios de que el Ejecutivo prolongara la paralización de estos sectores. En palabras de Gabriel Rufián: “No se entiende que la gente en este país no pueda enterrar a sus padres pero en cambio sí que pueden ir en un metro a trabajar”. Por su parte, Maite Aizpurua, de EH Bildu, ha expresado que debería haberse invertido la secuencia de actuación por parte del Ejecutivo: “Hacer primero el estudio [de seroprevalencia] y enviar después a los trabajadores de empresas no esenciales al trabajo por encima de las presiones de la patronal que nos tememos es lo que realmente ha determinado la decisión”.

Recomendación del uso de mascarillas 

La recomendación gubernamental de utilizar mascarillas ha sido otros de los temas de la comisión, en la que la oposición ha pedido al Gobierno que asegure el abastecimiento de las empresas para que puedan certificar las medidas de higiene de sus trabajadores. La más crítica en este sentido ha sido la portavoz popular, Cuca Gamarra: “A los empresarios les imponía cumplir algo que por desabastecimiento era imposible. No queremos decir que no haya que cumplirlo, decimos que usted tiene que garantizar este abastecimiento”. 

El ministro previamente había explicado que en la Guía de Buenas Prácticas publicada por el Ejecutivo se recomendaba el uso de mascarillas solo en el caso de que no se pudieran mantener los preceptos de seguridad sanitaria referidos al distanciamiento social y a la higiene de las manos. Preguntado por el cambio de criterio del Gobierno, lo ha atribuido a la actualización de criterios percibida en los organismos internacionales: “El miércoles pasado, la OMS y el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC)”.

Sin “más información” sobre el estudio de seroprevalencia 

La petición de datos y plazos respecto al estudio de seroprevalencia que Illa anunció hace semanas ha sido unánime por parte de los partidos, que no han logrado que el ministro ofreciera más detalles de los ya conocidos: “No tengo más información que trasladarles en este momento más que seguimos trabajando desde un punto de vista técnico para hacerlo lo antes y lo mejor posible”. 

El titular de Sanidad sí ha ratificado las nuevas cifras en relación a los PCR comunicadas este jueves por la mañana en la rueda de prensa de los responsables técnicos: desde el inicio de la crisis se habrían realizado 930.230 pruebas de este tipo en España. “En las últimas tres semanas hemos conseguido pasar de las 20.000 PCR diarias a una cifra de entre 40.000 y 47.000, según el consumo estimado que nos proporcionan las comunidades autónomas”, ha especificado. A estas, hay que sumar el cribado ejecutado a través de los test rápidos de detección de anticuerpos, empleado para la detección de casos en colectivos de alta prevalencia. 

Por otro lado, Illa ha justificado la decisión del Gobierno de poner a disposición de las comunidades los centros de diagnóstico privados buscando una “única red de diagnóstico” que garantice los criterios de “equidad” y “cohesión” en todo el territorio. Fruto de esta medida, los PCR solo podrán realizarse por prescripción médica y todos los centros de este tipo están obligados a notificar los casos detectados. Además, el Gobierno también se garantiza que no se produzcan abusos en los precios de las pruebas diagnósticas, tras haber detectado algunos “muy puntuales”. 

Con todo, las formaciones han señalado como prioritaria en la lucha contra el coronavirus que se masifique la realización de estas pruebas diagnósticas, así como que se comunique a diario el números total de estas y las personas a las que se les ha hecho.

“Consolidar la segunda fase” antes de la etapa de la desescalada

Ha coincidido en la importancia de la “detección precoz” de los casos el ministro Illa, que se ha referido a los datos de recuperaciones y la tasa de crecimiento de nuevos casos para ilustrar la mejoría que experimenta el país. Un avance que, sin embargo, no implica que España se encuentre ya en una etapta de desescalada: “El objetivo ahora es mantener las medidas estrictas de distanciamiento social para consolidar la segunda fase en la que los casos continúen descendiendo y consigamos doblar la curva”.

Sobre la preparación de esta segunda fase, los partidos han presentado diversas propuestas con el fin de que, como ha expuesto el portavoz de Ciudadanos, “se pacte el desescalamiento” y la decisión no la tome el Ejecutivo de forma unilateral. En este sentido, ERC y el PP han coincidido al pedir que el Gobierno impida la subida de precios del material sanitario mediante la supresión o reducción temporal del IVA de estos productos, respectivamente.

Una vez más, se ha mencionado la situación que atraviesan los más pequeños en este confinamiento, la cual el ministro Illa se ha comprometido a mejorar en cuanto lo permitan las condiciones sanitarias: “Somos conscientes de que el confinamiento afecta también a su salud. Es necesario actuar con cautela por la salud del conjunto de la ciudadanía, pero desde el ministerio de Sanidad estamos siguiendo día a día la evolución de la pandemia para que en cuanto sea posible y de forma ordenada los niños puedan salir a la calle”.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente