Newtral
Ian Stewart, los Rolling Stones y los ‘feos’ del rock
Siguiente

Ian Stewart, los Rolling Stones y los ‘feos’ del rock

Ian Stewart en The Rolling Stone, Dave Evans en AC/DC y otros casos de músicos que se quedaron a las puertas del estrellato

12 de diciembre de 1985. En la sala de espera de una clínica, fallece quien fuera uno de los fundadores de The Rolling Stones por un ataque al corazón. “El sexto Stone” había muerto, aunque pocos reconocieran su rostro.

Ian ‘Stu’ Stewart era un tecladista escocés que respondió de los primeros al llamamiento de Brian Jones cuando en 1962 buscaba formar una banda de rythm&blues. De gran estatura y peso crucero, ‘Stu’ era un hombre incapaz de pasar desapercibido: no solo su imponente físico le ganaba muchas miradas, su capacidad de mantener un boogie-woogie le hizo ser el primer admitido para The Rolling Stones. Poco después llegarían Mick Jagger, Keith Richard, Charlie Watts…

Pero el mánager del grupo, Andrew L. Oldman, no veía en ‘Stu’ a un Stone. “Eres demasiado feo”, le llegó a decir el directivo. De esta manera, el “primer Stone” quedó relegado a un segundo plano por su aspecto físico y su vida alejada de las drogas. Casi 30 años después, The Rolling Stones homenajeó a su excompañero en la canción Boogie 4 Stu.

Seis cuerdas para The Police

Era 1976 y Henry Padovani, un joven fargelino, llegaba a un Londres deseoso de música. En la capital inglesa fue donde el músico conoció a Stewart Copeland, quienes coincidieron en formar un terceto, junto con Gordon ‘Sting’ Summers, de punk: The Police.

Durante un año, Padovani fue la guitarra de un grupo que, aún, no gozaba de demasiado éxito, aunque él tampoco tenía una gran presencia. En los primeros singles de la banda, era Copeland quien se encargaba de realizar la melodía con las seis cuerdas, mientras que Padovani ponía música a los solos.

Todo cambió con la llegada de Andy Summers. ‘Sting’, el bajista del grupo, veía en los nuevos dedos una mejor baza que en los de Padovani. En 1977, tras intentar ser una banda a cuatro, ‘Sting’ decidió dar puerta a Padovani y mantener a Summers. Sería en 1978 cuando el grupo daría su primer paso hacia lo que, ahora, es uno de los grupos más reconocidos de la historia: estrenaban el single Roxanne. El resto ya es más que conocido.

Pero aún Padovani le quedaba una guardia con la placa de The Police. Un 29 de septiembre de 2007 el grupo, durante la gira por el 30 aniversario, dio un concierto en París que había logrado aunar a más de 79.000 personas. En mitad del espectáculo, Andy Summers dio pasó a una viejo police man: Henry Padovani volvía a compartir escenario con el que fue su primer grupo.

La carga eléctrica de los egos

Año nuevo de 1973. Los bajos fondos de Sidney bailan al compás de un nuevo grupo de rock: AC/DC. Los hermanos Angus y Malcom Young han fundado una banda mucho alejada, musicalmente, de la que ha pasado a la historia. Junto a ellos, están Larry Van Kriedt, Colin Burgess y Dave Evans, el primer vocalista y el primer olvidado.

Dave Evans fue el primero en poner voz a una banda que aún no había cargado bien sus baterías. El desapercibido estreno del grupo no alegraba a la mayoría de los integrantes y los hermanos Young tampoco veían en el rythm&blues su mejor opción para electrificar los escenarios.

La actitud de los hermanos provocaba muchas chispas entre los integrantes. El primero en caer fue Dave Evans, que no se vio capaz de continuar soportando a los Young y decidió aislarse: abandonó el grupo en 1975 para formar el suyo propio, Rabbit.

Tras él, llegaría la primera gran voz de AC/DC que terminó de alejar al grupo de las melodías suaves para dar paso al hard rock que les haría saltar a la fama: Bon Scott.

Kiss(es) y abrazos

1984, lejos de la distopía e George Orwell, el grupo de Kiss despide a su guitarrista Vinnie Vicent. Ante la inminente grabación de su álbum Animalize, el grupo liderado por Gene Simmons decide contratar a un guitarrista académico, maestro en jazz y música clásica: Mark St. Johns.

La imagen que daba el profesor era perfecta para el grupo y las seis cuerdas lograron hacer de Heaven’s On Fire un pequeño éxito para la banda. Parecían haber dado en el clavo, pero la mala suerte, o no tan mala, tenía otros planes. Tan solo 13 meses después de maquillarse como un Kiss más, se veía obligado a abandonar el grupo al contraer una artrosis temprana en las manos.

A pesar de ello, en una entrevista Johnson llegó a afirmar que “fue una bendición”. “Fue el peor momento de mi vida”, explicó el guitarrista que criticó la actitud de los demás integrantes del grupo.

A partir de entonces, y hasta su fallecimiento en 2007, Johnson continuó en grupos más pequeños de metal glam.

Fuentes

  • La historia de Dave Evans, el primer vocalista de AC/DC, de Nación Rock.
  • The Life and Death o Kiss Guitarist Mark St. Johnson, de UCR.
  • El ‘rolling stone’ feo, de José Fajardo en El Mundo.
  • Henry Padovani, el policía secreto, de Maximiliano Poter en Medium.
  • POTER, Maximiliano; Losers: Historias de famosos perdedores de el rock, EDICIONES B, 2018.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente